Páginas

lunes, 26 de octubre de 2015

ELIANE





Durante muchos años pedía a los reyes la misma muñeca. Era rubia preciosa y se llamaba Eliane.

Lo fabuloso de aquella muñeca, no era el color de su pelo ni su nombre. Lo mejor de ella era que andaba, seguro que los niños de ahora se reirían al verla andar ya que lo hacía como una especie de robot. Yo tenía unos diez años y alucinaba con aquellas piernas alineadas y perfectas así como en los pasitos que iba dando.
Durante muchos años soñé con aquella muñeca, pero era una muñeca demasiado cara para mi familia y nunca me la pudieron regalar. En cada Navidad des del hospital me sentía dolida y decepcionada porque los reyes no me la regalaban.


Un año, hubo una niña a quien se la regalaron. Negocié con ella y le ofrecí todos mis juguetes, y todo lo que más apreciaba. Pero cuando hicimos el cambio vino una monja e hizo que se la devolviera, lloré muchísimo, no entendía porque aquella niña podía tenerla y yo no. Seguí mirando a Eliane en los anuncios de los tebeos casi hasta hacerme mayor. No era la muñeca, eran sus piernas, ella podía andar y yo no, cuando volví a caminar pude olvidarme de Eliane.

2 comentarios:

  1. Yo también tengo recuerdos sobre una muñeca parecida y el día de Reyes a mi vecina y amiga le regalaron la que andaba a pilas. La mía tenías que cogerla de un brazo para que caminara a duras penas. Me llevé un gran disgusto y mucha desilusión. Cogí una rabieta tremenda, porque me parecía que mi muñeca era falsa y no era la que yo había pedido. Mi madre no se permitía esos lujos y yo me quedé con las ganas de tenerla, además, mi vecina no era muy generosa con sus juguetes, los guardaba y jugaba con los míos. Siempre tuve la sensación de que ella tenía mejores juguetes que yo, aunque los míos salían a la calle a jugar, como yo y eran compartidos con los demás...

    ResponderEliminar
  2. Sensible y doloroso a la vez. Una cruda realidad muy bien descrita desde la percepción de una niña, sus deseos que parecen nimios pero no lo son... ANDAR... pero el tiempo, al que no le da piernas le da ALAS

    ResponderEliminar