lunes, 21 de marzo de 2016

PALABRAS DE SINDEL, CONTANDO SEMANAS, SEMANA 12 DE 52


UNA PALABRA


Dedicado a mí hermana, una de las personas más importantes de mi vida.


¿Como definir con una sola palabra el dolor y la impotencia? ¿como decirte y hacerte sentir que estoy aquí y que te quiero muchísimo? ¿Como extenderte mi mano y tirar de ti para hacerte salir de este pozo tan oscuro?

Busco una palabra y son tantas las que se agolpan en mi mente, tantos recuerdos, tantos momentos…..y es que cuando yo nací tú ya estabas aquí y desde ese mismo instante pasaste a formar una de las partes más importantes de mi misma. Sí, porque yo no podría ser la misma que soy sin ti, sin una de las partes más dulces de mi infancia. Alguien que siempre estuvo aquí y con quien siempre podía contar y compartir lo que sentía.

Hoy son tiempos difíciles para ti, momentos para no pensar, para dejar pasar los momentos sin esperar nada, permitir que la vida corra alrededor y robarle una sonrisa a un instante.

Busco una palabra y miro aquella foto que hace solo unos meses descubrí en una caja en la que guardabas un mundo de imágenes vividas. Te veo a ti tan responsable, intentando esbozar una sonrisa. Y allí estoy yo llorando ¿Quién dijo que la vida fuera fácil?. Me explicas que lloraba porque era uno de aquellos días en los que había venido el medico a hacerme rehabilitación, esos días que yo tanto odiaba. Fue un instante en el tiempo, el de tu media sonrisa junto a mis lágrimas, seguro que deje pronto de llorar porque lo que más recuerdo de ti era la paciencia con la que eras capaz de apaciguarme. Así que en momentos como aquellos o como estos mucho más duros que te tocan vivir solo hay una palabra posible: AMOR. Mi amor incondicional, siempre y en todo lugar, aquel amor que tu derrochaste conmigo desde el mismo momento en que me conociste.

Tu eres parte de mi memoria y de mis recuerdos, de hecho eres la guardiana de muchos de ellos, ya sabes que llevo un tiempo intentando escribir, este trocito de escrito ya forma parte de mi libro…..

Los recuerdos más dulces de aquellos años son los de mi hermana Mari. Yo la veía como una adulta, pero con alma de niña. Le encantaba tenerme entre sus brazos besarme y morderme las mejillas:

-      -  Anda déjame….solo una vez.

Yo me resistía entre risas, para finalmente dejar que me mordiera, luego hacia ver que lloraba, ella inocente me miraba:

-      - De verdad te he hecho daño, perdona yo no quería….

Creo que me hubiera comido a besos, mordiscos y abrazos de tanto como me quería. Mari mi adorada hermana casi diez años mayor que yo me explicaba lo que pasó el día que yo nací:
-       Estábamos en Córdoba, en la habitación del otro lado del patio, eran las siete de la mañana y vino la tita Rafi y nos dijo – habéis tenido una hermanita – Yo estaba en la cama saltando de alegría y Víctor llorando porque quería un hermanito….

Recuerdo a mi hermana siempre trabajando, siempre liada con las tareas de la casa, yo no era consciente porque la veía tan grande! Pero en realidad era solo una niña. Las enfermedades primero de Víctor y después mí polio la obligaron a crecer deprisa, a asumir responsabilidades que por edad no le tocaban. Por las noches compartíamos la cama, cuando pienso en ella siempre me recorre un sabor cálido: los cuentos que me explicaba por las noches antes de dormir. Las noches en que me despertaba con terror y ella dulcemente me decía:

-       -Piensa en cosas bonitas, imagínate que estamos en la feria, vamos a subir a los caballitos……

Continuaba así, haciéndome revivir momentos dulces, hablándome casi en un susurro, después cuando me veía dormida, callaba e intentaba dormir.”



14 comentarios:

  1. Las hermanas son importantes, cuando las tenemos cerca nos hacen rabiar, pero pasado el tiempo cada día las queremos mas. Abrazos

    ResponderEliminar
  2. Qué recuerdos más cálidos y entrañables los que compartes de tu hermana, la has hecho un precioso homenaje describiéndola con tanto AMOR, esa es la única palabra para definir tus sentimientos hacia ella.

    Qué entrañable y bella tu entrada, MOLI.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  3. Qué hermoso texto, me encanta leer estas cosas tan tuyas que compartis con nosotros y que tanta emoción provocan en quienes te leemos.Es hermoso cuando las hermanas son así, unidas y amorosas, siempre protegiendo a la otra, cuidando de ellas.
    Gracias por tu aporte, tan tierno, tan lindo.
    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  4. Un bello texto lleno de ese cariño que hay en tu interior y que forma parte de tu misma esencia que os une por siempre.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. ¡Qué emotivo relato Moli!...has logrado emocionarme de verás...¿sabes me hubiera gustado tener una hermana? Con ese amor, con ese cariño, muy tierno amiga te felicito y espero acabes de escribir ese libro, gracias por regalarnos un anticipo.

    Besos primaverales con mi cariño.

    ResponderEliminar
  6. Moli, qué bien has relatado esos momento mágicos de tu vida en que tu hermana estaba cerca, como una madrecita...Me alegro por ese amor agradecido que te mantiene cerca de ella y que vas a seguir hasta el final...Te dejo mi abrazo y mi ánimo, amiga.(gracias por tu visita)
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  7. Moli, qué bien has relatado esos momento mágicos de tu vida en que tu hermana estaba cerca, como una madrecita...Me alegro por ese amor agradecido que te mantiene cerca de ella y que vas a seguir hasta el final...Te dejo mi abrazo y mi ánimo, amiga.(gracias por tu visita)
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  8. Que sentimientos más bonitos los que expresas hacia tu hermana. Ha sido como una madre para ti. Seguro que ella te agradecerá infinitamente estas palabras que le has dedicado, y ese amor que le procesas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Que lindo relato sobre una hermana preciosas palabras me gusto mucho leerte.

    Un gran abrazo feliz semana, gracias por tu visita.

    ResponderEliminar
  10. Solo hay una palabra: Hermana. Pero se viste de tantas otras, de otros mil sentimientos... que no hay palabra pero basta con sentir.
    Felicidades.

    Un beso muy, muy grande.

    ResponderEliminar
  11. Tienes tantísima razón...no hay ni habrá palabras que describan el amor de tu hermana que mas que hermana mayor parecía una madrecita...hermoso tu homenaje para ella...bss

    ResponderEliminar
  12. Me emocionaste, no hay palabra para tanto amor.
    Un beso

    ResponderEliminar
  13. Yo también me he emocionado. Bonita historia de amor, la vuestra. De AMOR con mayùsculas.
    Un fuerte abrazo, amiga.

    ResponderEliminar
  14. Un/a hermano/a es el mejor regalo que pueden darnos nuestros padres... me has emocionada y hecho pensar cuánto extraño al mío.

    Besos.

    ResponderEliminar