miércoles, 6 de julio de 2016

UN BARCO EN LAS MIESES

Esta semana es la amiga Leonor quien nos convoca y nos invita a viajar en barco, des de su blog MI BLOG DE FOTOS, esta es mi aportación juevera de esta semana.


UN BARCO EN LAS MIESES


 Cabello ondulante al viento, alrededor solo agua, un mar entre azul y verde hacía mover aquel barco inmenso siguiendo de los vaivenes del viento.

-         -  Todos a estribor.

Y veía como toda la tripulación corría, aun y no tener claro, donde estaba estribor o babor. 

Las enormes velas, se despegaban inexorablemente cada tarde de verano. El sonido  de las olas, se tapaba con los clamores de la ventisca y en los días más cálidos con los cánticos de las sirenas.

¿Qué sabia Gala del mar? Sabia de la música de las olas que yacían escondidas en la enorme caracola del abuelo. Sabia de su olor, por aquella muñeca que le regalo su tía y que había cruzado el océano. Sabia de su color entre verdoso y azul porque este era el color de los ojos de su madre. Pero sabiendo tan poco, cuando cumplió los ocho años decidió su destino: seria capitana de barco.

Por aquellos años y en el pueblo, eran pocas las películas en las que el mar fuera el máximo protagonista. Así que junto con los chicos, consiguió unas cuantas cajas de madera y las llevaron al campo. Allí en medio de las mieses construyeron su propio barco.



Extensa estepa manchega, donde en primavera las espigas bailan verdes todas con puntitos rojos y amarillos.  Peces de colores que surcan las aguas, corales mágicos que destilan colores en pos del océano.

Grandes olas amarillas, rompen el mar en verano, y los campos de trigo en el fondo van desperdigando sus granos. Ventiscas de paja, que surgen volando en pos de la azada, mientras los jornaleros trabajan y sudan, los marineros levan popa en aquel buque imaginario.



Gala tiene ocho años, vive en la Mancha y nunca ha viajado hasta el mar. La mayor cantidad de agua que la pequeña ha visto ha sido las pocas veces que el Azuer generoso ha dejado desbordar sus aguas. Gala no sabe nadar, la mayor cantidad de agua donde se zambulle en verano es un barreño que cada día de verano se calienta al sol.

-        -  ¿Cómo es el mar abuelo?

-          Mira los campos, a lo lejos ¿ves cómo se pierde la vista en el horizonte? ¿Ves cómo se mueve el trigo siguiendo los vaivenes del viento? El mar está aquí, solo queda que imaginarlo.
Gala sueña junto a su tripulación, juntos en su enorme barco. Puede que sea capitana, puede que no, de momento el mar es su infancia.


17 comentarios:

  1. Madre mía qué bonito tu relato, MOLI, la verdad es que me ha encantado.

    La protagonista con ocho años y sin que nunca haya visto el mar, haya imaginado el desbordar de las aguas, sin saber nada Gala ha llevado el barco y nos ha llevado en él con su imaginación.

    Bellísimo tu relato.

    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  2. Precioso relato, pera contarlo como cuento a mis nietas. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Con la imaginación se pueda llegar donde uno quiera, y esos campos ¿por qué no pueden ser el mar?. Bendita imaginación.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Muy bonito relato, todo hay que saber mirarlo con los ojos adecuados.
    Hace tiempo me tocó escribir sobre "el rompeolas de secano" y, de haber conocido esta historia, te la habría tomado para hacer un relato mejor que aquel que hice.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  5. Impresionante. Yo supe lo que era el mar amarillo cuando viajé a la Península. Ese sí es otro mar. No cabe duda. La inocencia de Gala es todo un océano por descubrir, y si a eso le ponemos la sabiduría del abuelo... Qué decir. Un viaje increíble. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Es un relato muy hermoso Inma. Ya otro juevero ha visto el mar en el cielo, tú lo has encontrado en los campos de Castilla, con esas olas doradas. Cuánto saben los abuelos y qué felices hemos sido los que pasamos nuestra infancia con ellos.

    Gracias por participar.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Es un relato muy hermoso Inma. Ya otro juevero ha visto el mar en el cielo, tú lo has encontrado en los campos de Castilla, con esas olas doradas. Cuánto saben los abuelos y qué felices hemos sido los que pasamos nuestra infancia con ellos.

    Gracias por participar.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Una verdadera hermosura. Felicidades. Me has hecho estremecer. Ese mar de oro del trigal, en la imaginación de la niña capitana es un mar tanto o más maravilloso que el real.
    Me encantó.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Qué belleza de texto! me encantó, no sólo por su esencia sino por el encanto para narrarlo. Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  10. Es importante esa capacidad de imaginar.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Una ternura infinita se desprende de tus letras, y emociona mucho. Una maravilla!

    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Una ternura infinita se desprende de tus letras, y emociona mucho. Una maravilla!

    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Otra foema preciosa de ver el mar.

    ResponderEliminar
  14. Eres toda una reina de los relatos..siempre me voy con el corazón lleno de emociones cuando te leo...un beso enorme desde esta distancia

    ResponderEliminar
  15. Tu mar es de lo más bonito. Te lo aseguro. Y para la ilusión de un niño, no hay límite alguno.
    Bonito, bonito... Bonito.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  16. Me ha emocionado porque me ha recordado mi infancia, yo tambien buscaba al mar entre los campos de trigo, en la tierra seca de los olivos con mi tripulación dispuesta a mis órdenes...aaaiissss.
    besos

    ResponderEliminar
  17. Me ha emocionado porque me ha recordado mi infancia, yo tambien buscaba al mar entre los campos de trigo, en la tierra seca de los olivos con mi tripulación dispuesta a mis órdenes...aaaiissss.
    besos

    ResponderEliminar