Páginas

miércoles, 1 de noviembre de 2017

HALLABLOGWEEN 2017 convocatoria juevera, jueves 1 de noviembre desde el blog de TERESA CAMASELLE

LO QUE NO SE VE


SANDIA LUMINOSA



¿Así que aquel era el secreto? ¿Por eso habían estado los mayores cuchicheando a sus espaldas?. La lámpara mágica se alzaba danzante en los brazos de su tía, los figuras cual imágenes incandescentes parecían flotar en el aire mientras ella, la pequeña de la casa a punto de cumplir siete años intentaba descifrar el enigma de cada una de las imágenes.

Un gato, un perro, el sol, la luna, centenares de estrellas……nunca en su vida pudo imaginar una sandía luminosa. Salió renqueando de casa del abuelo, alborotada, casi a trompicones; ante ella la oscuridad de la calle solo una bombillita al final.

Y esa noche, noche de difuntos, supero sus miedos y abrazo junto a su pecho el preciado tesoro fijando sus ojos en la escuálida luz de la vela interior. A pocos pasos de la casa volvió a sentir sus risas y sus palmoteos, nunca la había visto pero sabía que era ella por su olor.
 
Olor de jazmines y dama de noche, olor de clavo y azafrán, olor de canela y de pimienta. Fragancias que se mezclan en una única esencia, con el paso de los años solo quedara en la pequeña esa imagen: la sandía luminosa dando giros en el aire y el perfume miles de veces aspirado en el regazo de la abuela. La misma abuela que había marchado para siempre no hacia aún un mes.


* En muchos lugares de Andalucia se hacían farolillos con sandias en la noche de difuntos, eso fue muchos años  antes de que aquí se conociera Halloveen.

16 comentarios:

  1. Preciosa historia Molí , y me ha encantado la imagen final , además no sabía que hace tiempo se hacían con las sandias las calabazas .. siempre se aprende algo .
    Un abrazo enorme y feliz noche.
    Con tu permiso te cojo prestada la imagen me ha gustado mucho gracias.

    ResponderEliminar
  2. Haces presente a ese personaje que ya no está de una manera casi física. Transmites que nunca se irá del todo. Una historia muy emotiva.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Se fue pero a la vez sigue presente.
    Emotivo y bien contado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Reunión con los seres queridos. Muy chulo.

    ResponderEliminar
  5. Buenos días, Molí:
    Gran relato el que nos regalas: narrado de manera sencilla y sentida, y salpicado con la magia del reencuentro final.
    Un abrazo, Moli.

    ResponderEliminar
  6. PARECE UNA HSTORIA VERDADERA. TAL Y COMO LA CUENTAS. YO TAMPOCO SABIA QUE CON LOS MELONES SE PODIAN HACER FAROLILLOS, O MÁSCARAS.
    CADA DIA SE APRENDE ALGO NUEVO. UN ABRAZO


    ResponderEliminar
  7. Qué curioso lo de la sandía, nunca lo había oído. Más que una historia de terror, me parece una experiencia muy bonita y no parece que a la niña le de miedo...
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Tierno y cariñoso texto, bien escrito, lleno de sensibilidad. Buena lectura llena de ritmo para el lector

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  10. Hola, Molí.
    Maravilloso relato en el que nos muestras cómo el cúmulo de aromas logra atraer al recuerdo a la persona que ya no podemos ver. Ese recuerdo ha transformado la imagen de la sandia luciendo en la oscuridad, que bien pudiera haber sido terrorífica, en un gesto entrañable y lleno de nostalgia. Enhorabuena.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Encantador, tierno y original relato, Moli. Que lindas añoranzas, con ese final tan emotivo.
    La imagen es preciosa. Me hubiese encantado conocer esos faroles con sandías, debieron ser mágicas.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  12. Es verdad, yo las he hecho.
    Me gustó el relato y las fotos son magníficas.

    ResponderEliminar
  13. Preciosa historia Inma. Más que miedo, produce una enorme ternura. Yo recuerdo esas sandías huecas con luz interior y figuras talladas a punta de cuchillo, incluso creo haber portado alguna en mi niñez. Un buen relato.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Una bonita historia. Nunca había oído lo de las sandías, es curioso. Unos fantásticos farolillos,

    ResponderEliminar
  15. Tu relato no da miedo, aunque hable de visiones, o de sensaciones, relacionadas con el más allá. Muy bonito. Gracias por participar en el Halloblogween.

    ResponderEliminar