Páginas

miércoles, 21 de octubre de 2020

UN ELEFANTE EN MI MESA

 CONVOCATORIA JUEVERA PARA EL JUEVES 22 DE OCTUBRE, LA AMIGA DOROTEA  DESDE SU BLOG LAZOS Y RAICES NO SUGIERE DIFERENTES TITULOS PARA CREAR UN RELATO YO ELIJO......


UN ELEFANTE EN MI MESA

Me lo encontré allí sentado en la mesa cuadrada donde suelo desayunar. Como justo salía de la cama donde me pasé parte de la noche entre dragones, casi pensé que era irreal.

--¡El desayuno!-- grito con un vozarrón que me despertó de golpe.

--Es que en esta casa no se desayuna—dijo ahora con voz inquisidora.

Corrí al estante de las mermeladas, tosté el pan y le puse un bol de leche amarilla, todo de lo más normal. No tenía ni puñetera idea de lo que comen los elefantes y este aunque era blanco tenía un tamaño considerable. Vamos que no estoy yo muy puesta en los documentales de la dos…

--No me gusta la mermelada de menta—dijo--la prefiero de petunias.

Y yo corriendo a la cocina a ver si por casualidad, suerte que había un buen bote de Nocilla.

--A los elefantes no nos sienta nada bien el chocolate---dijo mientras lo iba absorbiendo con su trompa.

--Y hoy que hacemos—me dijo, como si yo estuviera muy al caso.

--Pues juguemos a las cartas—contesté bien tranquila.

--Pero yo solo canto bastos—arremetió de nuevo el.

La solución fue sencilla con tres pares de barajas en la casa: sacamos oros, copas y espadas y problema resuelto. Jugamos casi hasta el anochecer en la mesa cuadrada y menos una partida todas las ganó y eso porque fue casi al final y se le veía cansado. Se estiró en el sofá envuelto en mi edredón lila y se puso a roncar.

Me lo encuentro encima de la mesa redonda, es tan pequeño que cabe en la palma de mi mano, una virgueria de la naturaleza, grita con voz de silbo y sus chiflidos se hacen oír en los dos pisos de abajo. Caprichoso como el solo, lo mejor que sabe hacer es volar, no es Dumbo pero casi solo que sus orejas son de un tamaño normal. Me mira sonriendo y yo a sus ordenes le traigo en un dedal su leche de color azul, se que se irá como los otros elefantes, o a lo mejor no.





17 comentarios:

  1. Un bonito e imaginativo lugar de encuentro con esos elefantes. Me ha gustado sentirme cual Alicia en un mundo en el que todo cabe (incluido ese elefante en la mesa 😁)

    Me ha encantado, Molí.
    Un abrazo grande, y muy feliz día 💙

    ResponderEliminar
  2. Que cuento tan imaginativo y tan lindo dos elefantes uno chico y otro grande ...tal vez haya un buena moraleja.
    Esta vez tu imaginacion nos hizo volar, y aún mñas siñar. Besos para toda la semana ,muak.

    ResponderEliminar
  3. Qué bonita la historia!! Quiero que sepas que trabajé en el circo con un elefante muy tocón. Nadie me ha despertado los mismos sentimientos... Gracias por participar y un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Una lindura tu relato!... precioso para contar a los chicos
    =)

    ResponderEliminar
  5. Hermoso cuento, los elefantes inspiran mucha ternura.

    Un abrazo Moli :)

    ResponderEliminar
  6. Me gustó mucho que tú elefante supiera jugar a las cartas, aunque fuera con bastos solamente. Ya me lo imagino. Besos

    ResponderEliminar
  7. Sí que se sienten bien ahí todo tipo de elefantes... tan bien cuidados por la protagonista...
    Qué original final; quedó perfecto.

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  8. Un elefante que juega a las cartas! Qué original tu relato Moly. Los elefantes me suscitan ternura, tienen esa mirada perdida que me llama a acariciarlos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Que bonito despertar con ese animalito esperando el desayuno! :)
    Me ha encantado!
    Un beso!

    ResponderEliminar
  10. Ideal para contar a los nietos. Poesía y amor a la naturaleza, con toques de humor.
    Perfecto. Besos.

    ResponderEliminar
  11. Un cuento en el que el elefante protagonista sabe hasta jugar a las cartas, una prerrogativa que ha aparecido nueva en este relato y que se puede sunar a otras muchas aparecidas en las diferentes aportaciones y que lo convierte en un compañero insustituible para las tardes de lluvia en confinamiento, además se queda él con los bastos, que a mí b¡no me gustan nada, jajajajajaj

    ResponderEliminar
  12. Me permití imaginarme recostada, con un libro infantil entre las manos y leyendo a mi hija tu relato.
    Abrazo

    ResponderEliminar
  13. me ha encantado tu entrada, es ingeniosa y maternal, hoy cada día más difícil de encontrar en un mundo gris de personas grises. Mi aplauso

    ResponderEliminar
  14. es como un viaje sicodelico ( no es que haya hecho muchos, pero los imagino así) cosas y animales fuera de contexto de tamaños y colores variables, que pugnan por no tener significado ni control. original y divertido. me troncho con lo de los documentales de la DOS
    BESOSSS molí

    ResponderEliminar
  15. Un alucinada estupenda. Esos elefantes jugando las carta es una imagen que no creo que se me hubiera ocurrido.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. me encanta tu blog tiene cosas bellas

    ResponderEliminar
  17. Cada día una historia diferente.
    Los elefantes traen suerte, o eso dicen.
    Un placer leerte
    Beso

    ResponderEliminar