Páginas

viernes, 1 de enero de 2021

Convocatoria JUEVERA de LEONOR

 


COCOS DE BRASIL

Aquel año intenté dormirme, no quería que aquel 1970 a punto de nacer me encontrara despierta. A pesar de las promesas estaba pasando las fiestas en el hospital, todo un año de anhelos se había hecho trizas y yo seguía allí equidistante de unas fiestas que no iban conmigo. La televisión se mantenía encendida mostrando el jolgorio típico de fin de año. Junto con mis compañeras más cercanas ya nos habíamos comido las uvas, alguna hizo el sonido típico del repiqueteo de las doce campanadas y las tomamos riendo antes de las once porque a algunas ya les vencía el sueño. Pero ahora en la espera paciente de las mayores, me mantenía yo expectante, estaban a punto de dar las doce campanadas y no había una sola uva a mi alrededor. 

Buscando entre mis cosas encontré una bolsita con cocos de Brasil que alguien había pelado con sumo cuidado. Pensé, ilusa de mi, que ya tenia el problema resuelto. Son cosas que se te ocurren cuando justo acabas de cumplir los once. No caí, aunque era obvio, en el tamaño que superaba con creces el tamaño de cinco uvas juntas, ni la consistencia mucho más dura. Así comencé el año 1970, en la soledad de mis amigas dormidas y yo masticando cocos de Brasil. Santa inocencia! Creo que no me acabe ni el primero. Pero algo de mágicos debían de tener aquellos cocos porque después de dos años de hospital, a finales de enero regresé a Membrilla con los mios. Y justo a principios de junio emigrábamos a Cataluña. En noviembre una visita rápida al hospital de Madrid, me llevo a despedirme para siempre de hospital y operaciones. Mi madre estaba de acuerdo conmigo, aquella era una etapa que no queríamos repetir, la unión de la familia era lo más importante ante la magnifica aventura que estábamos viviendo. Desde ese año cada vez que encuentro cocos de Brasil me emociono.

6 comentarios:

  1. Feliz Año muakkkk. Gracias Moli por siempre darnos una parte de ti . La magia existe esos cocos hicieron milagros. Un beso inmenso y mis mejores deseos para ti y por supuesto aquellos que te rodean que son muchos y buenos, muakkkk.

    ResponderEliminar
  2. Las dos hemos coincidido en el tema, Nochevieja en el hospital, pero con diferencia en los temas. Me ha gustado mucho.
    Gracias por unirte a mi primera convocatoria.
    Feliz año.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Como te comenté, algunos recuerdos de la infancia perduran para siempre. Es bonito evocarlos en ocasiones como un talisman que nos hace sentir reconfortados.
    Una entrañable evocación de esos años difíciles.
    Feliz 2021.

    ResponderEliminar
  4. Un pasado digno de recordar, aunque fuera durísimo para una niña. Esos frutos secos, santa inocencia, como dices.

    Un abrazo enorme, y feliz 2021

    ResponderEliminar
  5. Entrañable recuerdo. Iniciar una nueva vida en familia y libre de hospitales y operaciones! Qué felicidad inmensa debiste sentir! Un fuerte abrazo y espero que este nuevo año te sea igual de feliz

    ResponderEliminar
  6. que cerca siempre tenemos los recuerdos. Pueden pasar años que esas vivencias nos acompañan, un color, un sabor, un olor y aparecen las imágenes en nuestra mente
    Feliz 2021 año de la esperanza. Un abrazo

    ResponderEliminar