Páginas

miércoles, 23 de noviembre de 2022

MI RINCÓN DE AGUA

 CONVOCATORIA JUEVERA PARA EL JUEVES 24 DE NOVIEMBRE, ESTA SEMANA LA AMIGA MAG DES DE SU BLOG LA TRASTIENDA DEL PECADO NOS INVITA A ESCRIBIR SOBRE: MI RINCÓN FAVORITO.....




MI RINCÓN ES DE AGUA

Creo que las gradas fueron construidas para las olimpiadas de Barcelona allá por el 1992, aunque yo por entonces no les hice mucho caso. No era yo muy de competiciones y eso de que mi pequeña ciudad fuera el lugar elegido para las competiciones de remo para mi era cosa de privilegiados, un deporte fabuloso para la gente bien, así que todo aquello me queda muy lejos ya. Es ahora cuando desde hace años mi lugar especial; mi rincón de descanso se encuentra justo en ese lugar.

Cuando llego caminado, de esos días de valentía en los que me abstengo de rodar. Siento el grujir de mis pies sobre la pasarela de madera justo hasta el borde, es entonces que me siento y me libero de mis botas y con mis pies descalzos balanceándose a ras del agua pierdo mi mirada en el horizonte y sueño…

Mis sueños se mezclan con el vuelo rasante de las gaviotas consideradas como las contaminadoras de l’estany[i]. Aunque si hay algo que me encandila realmente es la sombra majestuosa de las cigüeñas o los verderones que ya han perdido todo atisbo de vergüenza y se acercan pidiendo desaforadamente esa comida basura a la que nunca debimos acostumbrarlos. Mientras, alguna carpa persigue mi sombra, es curioso porque más que se han empecinado en eliminarlas no lo han conseguido. Y es que desde que la famosa Ramona se erigió como reina y señora de l’estany dejo una gran huella que aun perdura en sus descendientes…

Y yo sigo a lo mío, en los día en los que me acongoja la tristeza aparece el sol sonriente y con sus rayos matinales arranca destellos de mi cara. Otras mañanas, las frías de otoño o invierno, una neblina emerge justo en el punto en que pierdo los pies de vista, entonces yo me sumerjo en ese halo mágico en espera de que las alojas[ii] hagan acto de presencia y me cubran con su capa mágica de la alegría.

Y es que mi rincón, es capaz de arrancar de mi parte de la tristeza o que en los días alegres me llena de cosquillas, es un rincón de agua. Un lugar capaz de hacer de espejo del sol naciente o de ese mismo sol en los atardeceres tardíos de verano.

Mi rincón es un lugar de paz, la cual solo es rota por el piar de los petirrojos, el chapuceo de los peces, el graznido de las ranas o el parpeo de los verderones o la hermosa familia de mandarines. Aunque hay momentos en los que el silencio es el rey de mi lugar mágico. Mi rincón es el lugar donde suelen visitarme las musas a susurrarme aquello que está dentro de mí pero que a veces cuesta que salga…

En mi rincón predomina el azul del agua, el marrón de la madera y el verde de los cañizos.

 [i] Lago de Banyoles

 [ii] Hadas de agua

sábado, 19 de noviembre de 2022

 FIN DE LA CONVOCATORIA: ERAN OTROS TIEMPOS...



Bueno pues ha llegado el momento de despedir la convocatoria de esta semana (pido disculpas porque no siempre me es posible hacerlo). En primer lugar agradezco cada una de vuestras aportaciones y la buena acogida que han tenido estás imágenes de otros tiempos y las historias, relatos, poesías... Que han inspirado. Siempre alucino de como una misma imagen puede inspirar historias tan diferentes y como las musas expanden a su antojo la creatividad.
Pues eso que por esta semana me despido y os invito a sumaros el próximo jueves a la propuesta de la amiga MAG.


miércoles, 16 de noviembre de 2022

LA NINA


LA NINA[i]

La elegimos de tela y con un vestido de color violeta precioso, unos rizos negros con algunos lazos del mismo color y unos ojos azules que sobresalían con cierta gracia de una cara pecosa construida con un tejido duro cual cartón. La muñeca era preciosa, Ana y yo no pudimos hacer mejor elección…

Jugaba con una toalla vieja entre los brazos mientras su madre le daba un descanso con los dos hermanos pequeños. Carmen con cinco años era la mayor, pero ya tenía traza cuidando a los hermanitos mientras su madre trabajaba en el campo o  en la bobila[ii] recién construida. Era curioso de que la niña cuando no se hacia cargo de criaturas de carne y hueso jugara con tanto empeño a cuidar a ese bebe inexistente pero que para ella era real.

--Una nina mare, jo vull una nina…[iii]

Pero la madre la ignoraba, bastante tenía ella con un marido haragán y con un hijo por año. Los hermanos siguieron llegando hasta un total de seis, pero ella continúo siendo la única niña en la casa, niña que llevaba en sus espaldas el trabajo de una mujer.

Joan entró a la bobilla con seis años, a Pere lo enviaron a cuidar vacas con cinco, Francesc también con cinco ayudaba en la masovera y así uno a uno fueron yéndose hasta que al final quedo solo ella y el pequeño Pep.

Cada noche, cuando su madre llegaba de la bobila ella ya tenía un trabajo como acompañante para dormir con su tía y madrina. Las cual económicamente vivía mucho mejor que ellos; los pobres… Así cada noche se despedía del hermanito escuchando los gritos desgarradores de este:

--Vull la teta! Vull la teta![iv]

Y es que el pequeño no quería saber nada de aquella madre cansada incapaz de jugar con él y cantarle canciones como hacía la tata.

Todo esto me lo contaba casi sesenta años después y con lágrimas en los ojos.

--Es curioso- me dijo—porque yo siempre deseé una nina con todo mi corazón e incluso pude comprender que mi madre nunca podría comprármela. Lo que nunca comprendí fue porque aquella tía rica y bien situada nunca pensara en regalármela…

Era el día de su setenta cumpleaños y nos presentamos en la vieja casa con un pastel y una caja enorme. Carmen deshizo el lazo de la caja con sumo cuidado, con el mismo con el que fue desenvolviendo la caja. Y allí, ante sus ojos estaba la nina más preciosa que jamás pudo soñar. La abrazó emocionada mientras de sus ojos las lagrimas no cesaban de rodar. Se que ese momento permaneció en su memoria hasta su último aliento años más tarde, siempre cuidó y habló de aquel sueño retrasado que por un tiempo de devolvió parte de una infancia que nunca tuvo.



[i] Muñeca en catalán

[ii] Gran horno donde se cocían piezas de cerámica o barro, también mahones para la construcción y ladrillos…la imagen de una bobila suele ser la de una o dos grandes chimeneas como la que muestra la fotografía.

[iii] Una muñeca madre, yo quiero una muñeca.

[iv] Quiero la tata, quiero la tata! Como se le dice a la hermana.

 

domingo, 13 de noviembre de 2022

CONVOCATORIA: ERAN OTROS TIEMPOS...

 CONVOCATORIA JUEVERA PARA EL JUEVES 17 DE NOVIEMBRE

Quienes me conocéis ya debéis saber  de mis propuestas a través de fotografías y supongo que intuís que me encantan las imágenes plasmadas en papel, o en nuevos formatos. Pues hoy mi propuesta va por aquí, más exactamente sobre imágenes en blanco y negro de aquellas que quedaron para hacernos conscientes de otros tiempos, otras formas de vivir o hacer.... Así que os dejo una serie de fotografías para que elijáis una o dos que os inspiren, yo las encuentro encantadoras, así que aquí os las dejo...

ERAN OTROS TIEMPOS....































 



miércoles, 9 de noviembre de 2022

MEDITERRÁNEO

 CONVOCATORIA JUEVERA PARA EL JUEVES 10 DE NOVIEMBRE, ESTA SEMANA LA AMIGA CAMPIRELA, NOS PROPONE UNA SERIE DE CANCIONES Y NOS INVITA A ESCRIBIR O A INSPIRARNOS EN UNA DE ELLAS...



MEDITERRÁNEO de Joan Manuel Serrat (1971)

MEDITERRÁNEO

Fue amor a primera vista. La niña lo intuyó mientras el tren seguía su camino por tierras valencianas y justo apenas amanecía, luego lo vio claramente en los pueblos de Tarragona cuando el sol se reflejaba en él cual espejo. El mar, pocas sensaciones quedan tan adentro como esa primera vez, cuando lo que intuyes magnifico es aún millones de veces más bello que lo que creías y justo eso es lo que le sucedió aquella mañana a la niña.

Antes solo era un nombre memorizado entre otros nombres, algo que ella suponía pequeño en un mundo de océanos pero ¡cómo se podía concebir que aquello fuera pequeño! Con la nariz enganchada a la ventanilla del tren, hacía caso omiso a su madre quien tenía miedo de que se callera en aquel pasillo largo y con el traqueteo del tren.

Lo mejor vino cuando aquel Mediterráneo inmenso se empecinó en jugar con ella al escondite, mientras el tren cruzaba entre montañas las costas del Garraf, hasta que ya dejó de aparecer y la niña se sumió en sus pensamientos de pequeña exploradora que entraba en territorio nuevo y desconocido.

No sería hasta semanas más tarde, que se encontraría con él por primera vez en la playa de Castelldefels. Una extensión casi interminable de agua y de arena y ella sentada en el borde intentando hacer su primer castillo mientras el mar acariciaba sus pies y ella que aún no se acababa de fiar y lo miraba de forma recelosa mientras en su cabeza resonaba la letra de una canción cantada en ese nuevo idioma por aquel cantante a quien parte de la familia llamaban el renegado…

--Pero ¿Qué fue lo que hizo tita?

-- Dejó tirada a España porque quiso cantar el La,la,la en catalán, habrase visto semejante sinvergüenza…

Así que la niña, se sentía una renegada más porque ahora su canción preferida sonaba también en catalán y la cantaba el cantante maldito.

Un año después, cuando la niña ya se metía en el Mediterráneo con cierta holgura, Joan Manuel Serrat sorprendió a los catalanes y al resto de españoles con su obra maestra cantada en castellano. Un LP que sonó bastante en su casa ya que el hermano le inculcó también un inmenso amor por la buena música.

 

 


miércoles, 2 de noviembre de 2022

LUNA NUEVA

 CONVOCATORIA JUEVERA PARA EL JUEVES 3 DE NOVIEMBRE. ESTA SEMANA MUJER DE NEGRONOS INVITA A ESCRIBIR SOBRE: RECUERDOS DE AYER....



LUNA NUEVA

Creo que era a finales del invierno de 1971 ya que llegamos a Barcelona el verano anterior. Dos mudanzas antes de que nos dieran aquel piso que ya sería de nuestra propiedad. La casa del pueblo permanecía vacía y mis padres sabían que en esos años de emigración sería difícil venderla. Así fue como por primera vez en sus vidas no les había quedado otra que pedir una hipoteca. Vivíamos con lo justo y nunca mejor dicho: los muebles justos, la ropa justa, los enseres de cocina justos y hasta la comida era escrupulosamente ajustada para poder pagar las letras del piso.

Yo que en ese nuevo barrio ya había hecho mi grupo de amigas, me organizaba algunas tardes para poder ir a sus casas para ver la novela en la pequeña pantalla. Y es que en mi casa, donde bastantes años antes de que yo naciera habían sido precursores con una de las primeras radios del pueblo. Las circunstancias difíciles que nos llevaron a un menor nivel adquisitivo, nos dejaron atrás en cuanto a poder comprar una de aquellas teles en blanco y negro. No valía que todos trabajaran menos yo que era niña aún pues casi todos los salarios se iban en letras: letras para el piso, para los muebles del comedor, para el dormitorio de mi hermano … imposible pensar en un televisor.

Aquella tarde estaba anocheciendo mientras mamá y yo escuchábamos la radio casi a oscuras. Un timbrazo desde abajo al que no hice mucho caso y de golpe unos hombres que entraron al comedor con una caja que a mí me pareció enorme. Y allí estaba nuevecito, recién salido de fábrica, fue nuestro primer televisor todo una sorpresa porque yo no sabía nada.

Y recuerdo aquella primera noche, cada uno de los cinco sentado en su silla, la luz apagada como si fuera un cine y dispuestos para ver nuestra primera película en casa. Tuvimos una suerte inmensa porque aquella noche tocó una comedia romántica protagonizada por Gary Grant, movidita y divertida era aquella LUNA NUEVA que quedo por siempre prendida en mi memoria.

Eran los años de los dos canales: el normal y el UHF, este último no llegaba a Córdoba por eso mis primas cuando venían de vacaciones se pasaban el día mirándolo. Cada noche, la tele se despedía con el himno nacional y quedaba plasmado en la pantalla una especie de reloj que minutos después desaparecía dejando la tele en desconexión. No sería hasta el mediodía del día siguiente, que el telediario con sus informaciones volvería a iluminar la pequeña pantalla.

De aquellos tiempos quedó en mi la costumbre de no mirar la tele hasta media tarde y ahora ni eso. Los programas de televisión de ahora, salvo excepciones, los encuentro realmente malos. La mayor desgracia es que un medio que era un buen entretenimiento a pasado a ser uno más de los medios de manipulación, de ahí que mi televisión actual este continuamente castigado.