Páginas

miércoles, 15 de agosto de 2018

CONVOCATORIA JUEVERA PARA EL JUEVES 16 DE AGOSTO, ESTA SEMANA LA AMIGA MONICA DESDE SU BLOG NEOGEMINIS NOS INVITA A ESCRIBIR UTILIZANDO, UNO, DOS O MÁS DE LOS CINCO ELEMENTOS.


GABRIEL


Dicen que abrir la puerta de una vieja casa viene a ser como el rito que rompe con sus maldiciones, que hay una formula ancestral la cual pasa de padres a hijos cuando por cualquier circunstancia una puerta se cierra para siempre, pero a mi esa fórmula nadie me la ha pasado no me queda otra que adivinar, porque nadie me la dijo.

Cuentan y yo lo recuerdo desde que tengo uso de razón, que tío Alberto fue durante dos décadas el mejor violinista de al menos las tres cuartas partes de Europa, que su violín acariciaba con sus notas hasta las almas menos sensibles, que no había nadie que quedara al margen de su embrujo, que hasta el mismo sol apartaba las nubes en los días más oscuros ante la magia de su violín, al menos eso es lo que me han contado siempre los mayores.

Comentan, que la historia de amor entre tío Alberto y Alicia fue como un cuento de hadas, que no podía ser de otra forma fue la música la que los unió, ella era una de las mejores bailarinas del ballet nacional quien en su día dejo de lado todo por cuidar con esmero a aquel pequeño diferente que nació. Eso comentan yo aún no había nacido por eso tengo que creerlos.

Susurran a mis espaldas que Gabriel, no pudieron elegir mejor nombre que aquel para un angelito como aquel, a pesar o puede que gracias a su diferencia les lleno de dicha en los siete años que vivió. Que se fue para siempre un atardecer mientras tío Alberto interpretaba para el su mejor melodía con acordes acompasados de amor.

Nadie sabe dónde marcharon, hay quien dice que cruzaron el inmenso océano para nunca más  volver. Siete candados cerraron para siempre la puerta de la inmensa casa familiar, nunca más nadie atravesaría su verja al menos mientras ninguno de los dos viviera, esa era la maldición.

Camino lentamente mientras por el largo camino crujen las hojas de otoño que apenas hace unas horas acaban de caer, en mi mano dos argollas entrelazadas sostienen encerradas siete llaves, es su legado, soy su única heredera. Cuando atravieso el umbral miro al cielo y entre nubes veo a un querubín que me señala y sonríe complaciente mientras en mi oído va susurrando la formula.



miércoles, 1 de agosto de 2018

Summerhill... y la libertad



CONVOCATORIA JUEVERA PARA EL JUEVES 2 DE AGOSTO NOS CONVOCA LA AMIGA DOROTEA DESDE SU BLOG LAZOS Y RAICES.

UN VIAJE CON........A.S.NEILL

Mi viaje se inicia con un viejo libro entre mis manos, como no podía ser de otra forma ya que la fórmula magistral imprescindible para atravesar el túnel del tiempo ya lo deja muy claro: viajar con un libro que situé el tiempo y el lugar. Y aunque hemos decidido que nuestra cita sea al lado del mar, no se nos ha podido ocurrir mejor lugar que la playa de Portobello lugar bañado por las aguas del fiordo de Forth que está situado justo a cinco kilómetros de Edimburgo.

Mis recuerdos, me llevan al rostro de unos niños radiando felicidad mientras se deslizan por el pasamanos de la escalera, mis primeras luces como reciente mama y la casi seguridad de que educar no era sinónimo de caras tristes, de uniformidad, de deberes y aburridos problemas matemáticos y así fue como apareció el.

Nos encontramos a mediados de los años sesenta en un Portobello que poco tiene que ver con el que yo conocí en el 2010 el gris solitarios se ha transformado en un paseo lleno de bullicio, puestos de helados y valientes que se adentran en un mar cuyas oscilaciones van cambiando por segundos. El paseo parece otro, un número indefinido de antiguas  casetas de atracciones te invitan a soñar con tiempos mejores, creo que incluso por principios de siglo hubo hasta una montaña rusa pero en los años 60 ya no está.
Alexander, o mejor dicho Neill me transmite la misma seguridad que en su día me proporciono Summerhill, que mejor camino para una mama ácrata que saber que no eres una loca y que lo que tu sientes existe o ha existido mucho antes de que el pérfido sistema considerara que sus niños serian educados cual eslabones de una cadena que se reproduce a perpetuidad.

Y con el olor a algas recuerdo junto a Neill el sentido de la libertad aplicado con toda coherencia en su escuela “Es esta la diferencia entre libertad i licencia, lo que no pueden comprender muchos padres. En el hogar disciplinado los niños no tienen derechos, en el hogar desmoralizado tienen TODOS los derechos. El hogar apropiado es aquel en que niños y adultos tienen los mismos derechos. Y esto mismo se aplica a la escuela” [1]El sentido de la autonomía personal reflejado en el día a día de sus niños, las asambleas en las que todos deciden y tienen voz, las clases individuales, la no asistencia a clase solo a aquellas que le interesan al niño y dentro de todo la claridad con que define y practica la diferencia entre libertad y libertinaje “tu libertad acaba donde empieza la mía”, no mirando al niño como un ser inferior que aprende de un adulto sino como una persona que interactúa y enriquece también al adulto en sí.

Continuamos nuestro viaje en uno de los primeros trenes eléctricos que llevan de Edimburgo a Londres, a ratos rompemos el silencio perdiendo nuestras miradas por los acantilados. Y recuerdo a aquella niña de seis años, que como protesta a una huelga de gobernantas en Summerhill se dedicó a romper cristales y con el beneplácito de Neill llego a romper más de treinta.

-         Llevo rotos treinta – dijo
           Es igual – dijo Neill – las gobernantas están en huelga.
-         Ya lo sé – dice la niña- pero de todas formas pienso pagarlos. ¿Cuánto calculas que me costaran…..?

Ya lejos del mar, pienso en aquellos pequeños tesoros que a veces suelo recoger: pequeñas y extrañas caracolas que el mar ha ido puliendo, con su caricia constante, día a día susurrando las y acompañándolas hasta que se convierten en auténticas obras de arte. Son mucho más escases de los granos de arena pero están ahí marcando la diferencia. La misma que marcó A.S. Neill en su tiempo, antes lo hicieron Ferrer i Guardia, Freinet, Montessori, Tostoi y tantos y tantos otros. Gracias por haber estado, la educación de los niños aún no ha cambiado pero yo no pierdo la esperanza.




[1] De Summerhill 1963

miércoles, 25 de julio de 2018

LA SOLEDAD DEL ENFERMO MENTAL

Y LAS APORTACIONES JUEVERAS VAN LLEGANDO........















                         BUSCADOR

                          DOROTEA








DESPERSONALIZACIÓN



Con solo dieciséis años no fui capaz ni de intuir lo que se me venía encima, llevaba dos semanas trabajando en las oficinas de una famosa marca de pastas alimenticias, de lo único que era consciente era de mi soledad. Cuatro viajes en metro de casi una hora con trasbordo y yo allí ante la máquina de escribir y convencida de que no era eso lo que yo deseaba pero con todo lo que había luchado mi madre para que llegara allí no podía insinuar que no me gustaba ni el trabajo ni el lugar.

Ocurrió una tarde, de golpe todo perdió sentido para mí, era como si mi vida no fuera mi vida como si yo solo estuviera allí como una mera espectadora, me fui al lavabo,  me mire en el espejo pero no me reconocí. Solo fui capaz de acercarme a un superior, uno de mis jefes y comentar que no me encontraba bien, después todo pasó como a cámara lenta: mis padres vinieron a buscarme, me llevaron a casa y allí conseguí tranquilizarme, al día siguiente paseando con una amiga me ocurrió un episodio similar.

Visitas a urgencias, médicos, psiquiatras, ansiolíticos, antidepresivos…..ni siquiera era capaz de explicar lo que ocurría a mí alrededor, era tan aterrador que seguro que no había nombre para aquello pero mi vida se paró allí. No salía a la calle sola porque tenía miedo de que los episodios se volvieran a repetir, no era capaz de quedarme mucho tiempo sola en casa porque me embargaba la ansiedad. Era todo tan irreal que nada tenía sentido, me molestaba la luz y llevaba dos pares de gafas de sol unas sobre las otras, sentía alteradas mis percepciones auditivas, olfativas i táctiles, mi cuerpo no me pertenecía pero como era cosa de locos era incapaz de verbalizar aquello que sentía.

A lo largo de mi vida estos episodios han ido apareciendo varias veces, en momentos en los que había algo que me impedía sentirme bien. En mi caso la angustia daba paso a la depresión, al hecho de sentirme limitada por el miedo y la ansiedad. Años después, siendo tutora en un centro de formación, acompañaba a una alumna para unas prácticas en un psiquiátrico, en una mesita habían unos cuantos dípticos abrí uno de ellos y leí:

-          Trastorno de despersonalización o desrealización…….- y encontré que todos los síntomas raros a los que nunca nadie les dio nombre existían. No fue tranquilizador pero si me alivio bastante.

En mi vida ha habido otros momentos de crisis y hace unos años encontré a mi psicólogo, ahora sé que dicho síndrome es mucho más frecuente de lo que pensamos. Que una persona como yo, que pase parte de mi infancia en un hospital donde sin pedirme permiso ni explicarme se me sometió a varias operaciones era lógico que hiciera como una especie de disociación. Total que cuando estoy en un lugar en el que no quiero estar, cuando me toca vivir o hacer algo que no deseo hay como un mecanismo de defensa que se dispara y paso a ser una mera espectadora de mi vida. No es un consuelo, pero ahora se muchas cosas que están en mi mano y que puedo evitar, ahora he encontrado mis propios recursos para salir del bucle, sé que no estoy sola en esto, que hay muchísimas personas que han vivido lo que yo y que lo viven cada vez más en este mundo que cada uno va a su bola. Pero ¿porque siendo tan común me hicieron sentir tan sola?



domingo, 22 de julio de 2018

CONVOCATORIA JUEVERA PARA EL JUEVES 26 DE JULIO



Hay un tema que desde hace  tiempo que me preocupa bastante, cuando parece que en el mundo (sobre todo en occidente) todo parece más fácil hay una cifra que no se detiene más bien al contrario va in cresendo y es el de las diferentes enfermedades mentales: esquizofrenia, bipolaridad, trastornos de personalidad……y la que parece que de una forma u otra nos a afectado a muchos: la depresión, la cual va casi siempre de la mano de las anteriores. Si el diagnostico de un cáncer (por poner un caso extremo) lleva asociado el sinónimo de solidaridad, empatía, compañerismo y sobre todo acompañamiento. En las enfermedades mentales pasa todo lo contrario, amigos y familias perdidos y sin soporte (porque se cerraron manicomios pero no se han dado recursos que más eficaces para sustituirlos) el enfermo mental se encuentra normalmente solo dentro de su caos. Los que lo lidiamos de cerca, sabemos de tratamientos agresivos, de hasta más de veinte pastillas diarias, de amigos o familiares que no parecen ni la sombra de lo que fueron y eso suele llevarnos a alejarnos. Hoy mi propuesta es una especie de reto, quiero que habléis de la soledad, de esa soledad a la que los abocamos, por desconocimiento, por miedo o por desidia, hoy mi propuesta es:


LA SOLEDAD DEL ENFERMO MENTAL

martes, 17 de julio de 2018

Sona Jobarteh - GAMBIA (Official Video)



CONVOCATORIA JUEVERA PARA EL JUEVES 19 DE JULIO, ESTA SEMANA LA AMIGA DATNE NOS INVITA DESDE SU BLOG SINE DIE A ESCRIBIR SOBRE LO QUE NOS TRNSMITE UNA CANCIÓN CANTADA EN UNA LENGUA QUE DESCONOCEMOS, LA CANCIÓN QUE ME INSPIRA ES LA PRIMERA VEZ QUE LA ESCUCHO (AUNQUE SOY UNA ENAMORADA DE LA MÚSICA DE ÁFRICA EN TODA SU EXTENSIÓN).


COLORES

Al principio fueron pocos los que se arriesgaban a parar en mi pequeña ciudad, lo oscuro de su piel contrastaba con los tonos azules de nuestro lago. Y en un lugar que años después de haría famoso por uno de sus congéneres disecado en un museo se les recibió con extrañeza y hasta con un poco de miedo.

Pero a mí se me abrió el mundo porque África llego así de golpe, sin avisar a una de las ciudades más clasistas de la Cataluña interior. Y en poco tiempo en los días de mercado podía observar feliz los trajes de colores uniformes junto a vestidos con bordados multicolores. Sus diferentes lenguas, las más comunes eran el mandingo y el sarajule, se entremezclaban con sus monosílabos en catalán o en castellano, porque si de algo podían presumir era de esa facilidad para aprender otros idiomas.
Las mujeres vestían con un porte y una elegancia única, las sarajules solían mostrar en sus rostros tatuajes místicos y a diferencia de las mandingas, mujeres fuertes y robustas, las primeras se mostraban delgadas y con un caminar sinuoso y delicado aún y con sus hijos en la espalda.

Y el lugar se llenó de color, de palabras diferentes, de niños en un lugar donde escaseaban. África cerca de mí, ¿Qué más podía pedir! Del tedio a la alegría, pero ahí no paro mi curiosidad.
El color se cruzó en mi vida cuando tuve la oportunidad de entrar en sus casas, de vivir de cerca sus costumbres, de comer su pollo con salsa de cacahuete con mis dedos compartiendo con una familia un mismo plato. Pero lo mejor de todo eran las tardes, cuando los hombres más libres ellos, se iban a la mezquita o a sus conversaciones en un mundo sin mujeres. Nos solíamos juntar en uno u otro piso allí se bordaba, se compartían historias mientras los niños jugaban.

Con los años algunas se han ido occidentalizando, otras la mayoría, han cambiado sus ropas ya que el Islam procedente de países más del norte les exige más cobertura y seriedad en el vestir y parte de los colores originales se entremezclan lo mismo que la piel de muchos de sus niños de las nuevas generaciones ¡cette la vie!. Aún así siempre los recibiré con los brazos abiertos y estaré abierta a aprender de sus raíces y costumbres que en el fondo son las de todos.



·       *  Me encanta la música africana porque intuyo que esta en el principio de todo, de ella surgió el jazz, posteriormente el pop, el rock……..


lunes, 16 de julio de 2018



ALTERNATIV@S

Jodidos días de lluvia para aquellos a los que no nos queda otra que movilizarnos sobre ruedas. Mal si vas con la silla manual, pronto quedas como una sopa, con la eléctrica o la scooter mucho peor junto a la mojada está el miedo a que se mojen las baterías todo un dilema. Yo que en teoría, salvo días extremadamente buenos no camino más allá de 50 metros  en días así tiro del coche, ya se que en cierta forma soy un privilegiada tengo tres opciones: silla manual, scooter o bastones (todas con sus respectivos empapamientos) y el coche claro.

Todo esto viene a cuento a que hoy me he tenido que parar en el supermercado, mochila en ristre para ir poniendo las pocas cosas que puedo arrastrar si no queda otra que ir con bastones, me paro en la caja a pagar, con el tintineo y temblores que supone la inseguridad de cada gesto: abrir el bolso, buscar el monedero, sacar la tarjeta o el billete, poner las cosas en la mochila…..porque en esos momentos a diferencia de cuando voy con la scooter no me ayuda ni Dios.

Y es entonces cuando aparece ella, una de mis muchas amistades alternativas, de aquellas que no comen carne ni nada que se derive del mundo animal, que todo se lo hacen ellos con productos ecológicos, que rayan la perfección de equilibrio natural y ahí estoy yo temblorosa intentando mantener mi equilibrio entre los bastones y la cinta transportadora.

-        -  ¿Aún estáis con el huerto, no? – me pregunta de forma inquisitiva? – si mal no recuerdo llevo años encontrándomela y siempre me hace la misma pregunta, una pregunta que me llega al alma porque una de mis mayores renuncias cuando el SPP hizo acto de presencia fue eso, tener que dejar mi paraíso donde yo junto a mi pareja cultivábamos nuestra verdura (entre muchas otras cosas).

-          -Pues no, ya me ves…..- es mi respuesta.

-        -  Pero ¿Cómo? Tú no puedes rendirte……

Intento explicarle lo que significa una neurodegenerativa, que no puedo forzar sino aceptar y que parte de mi vida ahora la recorro sobre ruedas.

A todo esto ella hace un guiño y sale su halo de sabiduría:
-         - En silla pero ¿Cómo es posible? Tu no dejes de andar no ves que si no, no haces ejercicio, no ves que eso no te va bien para tus músculos, tu tienes que esforzarte no puedes rendirte y acomodarte……

Y vuelve a salir la palabra rendición como si fuera una especie de estribillo, una persona que no sabe de mi más que lo estrictamente necesario, que hace años que solo se cruza conmigo raramente en un super, parece que sabe mucho más que yo de mi misma, porque claro en el vocabulario de muchos alternativos no cabe la palabra aceptación que no es lo mismo que acomodamiento.

Y yo quien a pesar de haber vivido mi vida de forma bastante alternativa, yo que herede de mi abuelo este gusto por la medicina a través de las hierbas medicinales, que aún hoy sigo tratamientos alternativos con flores de Bach y bioenergía, que consumo productos lo más naturales posibles (dentro de lo que me permite mi bolsillo), digo yo vuelvo a dudar porque según este tipo de gente alguna cosa debo haber hecho mal cuando sufro un SPP, de la misma forma que se culpabilizan muchos alternativos que acaban teniendo cáncer o cualquier otra enfermedad que se supone que se evita si sigues perfectamente unas normas escritas o no de vida ecológica y saludable.

Alguna vez he comentado sobre alguna de mis discusiones con alternativ@s antivacunas quienes normalmente suelen estar en el ajo de la vida saludable. Su sabiduría que raya la insolencia y la falta de respeto se estrella contra mi realidad: Tengo polio posiblemente porque no fui vacunada, no puedo evaluar otra posibilidad porque a mi madre no se la dieron. Pero ell@s erre que erre mantienen su postura llegándome a decir que soy yo (culpable claro) que son cosas de mi karma, pero que sus hijos crecen sanos y hay pocas posibilidades que vacunados o no cojan un virus que según ellos hoy es inexistente.

Lo que no llego a entender es este empecinamiento por nadar contra corriente, pero sobre todo este no escuchar, porque los alternativ@s igual que los no tan alternativ@s van siempre muy estresados, tienen prisas y muchísimas cosas que hacer, con lo cual solo pueden sacar sus conclusiones y opinar sin dejar que el afectado de lo que sea pueda abrir la boca porque ¿para qué? Si alguna cosa hemos hecho mal para que nuestra salud este resentida.
Y entonces pienso que no vale la pena y que muchas veces solo es necesario ignorarlos, mi amiga alternativa se aleja con prisa y sin dejar de decirme:

-          -Pero tu resiste, eh!!!, no dejes de andar, no tires la toalla…….


Y yo pienso en mis ruedas, en la libertad que me dan, en las cosas nuevas que voy aprendiendo y que mi mundo y su mundo ya no tiene conexión, para que si en mi nueva situación estoy rodeada de gente estupenda.