Páginas

jueves, 26 de marzo de 2020

CONVERSA  - EJERCICIOS PARA L'AULA D'ESCRIPTURA DE GIRONA

PROFESOR: ESTEVE MIRALLES

CONSIGNA: Conversa entre A y B .

El que no es diu: el personatge A vol que B li deixi el cotxe ja que vol aixemplar a la seva ex en una cita amorosa. El personatge B vol que A li deixi 3000 euros ara ja que té que pagar una comanda que ha fet-
Obstacles: Fa poc que A a aixafat el cotxe d'un amic comú i B ho sap. La ex de A acava de demanar-li el cotxe a B i B ja s'ha compromet a deixar-li. Durante la conversa la ex de A truca per quedar.

* Escrit en banyolí


Quasi al final de la tardor, un dijous qualsevol a les dotze hores
ANDREU
-Ostres, quan de temps!!
Xoquen els punys.
BASILI
-Ja veus, portem una setmana veient-nos quasi cada dia…
ANDREU
-Ja ni que fossis la meva dona, buenu la meva ex, que ara entre unes coses i altres la veig més que quan vivíem junts....
BASILI
-Divenres en vaig veure a la Paula
ANDREU
-I....?
(Pausa)
BASILI
-Que et sembla si fem una birra?
ANDREU
-Una només? Que tu sembles de la confraria del puny tancat...
BASILI
-Doncs goita és tu quan t’embales....
ANDREU
-Parlant d’una altre cosa, des del  juriol que no vaig a marina.
BASILI
-Ara pla!
ANDREU
-És el que hi ha quan no tens cotxe...
(pausa)
BASILI
-Però no t’ho deixa en Martiria?
ANDREU
-Aquella meca ja no rutlla.
BASILI
-No cardis! I que li ha passat?
ANDREU
-I jo que se.....l’ultima vegada que el vaig agafar feia una torterola de fum que es veia des del Rocacorba....
BASILI
-Que n’ets de manargues....
ANDREU
-Qui jo? Això diga-li a en Martiria que el fica per cada estimbarru....
(pausa)
ANDREU
-Doncs això, que he conegut per això de Gent com tu a una noia i em quedat dissabte per veure´ns a Platja d’Aro.
(pausa)
BASILI
-I te’n fiés d’aquestes coses d’internet?
ANDREU
-Quin remei....si no em quedaré sol com un mussol, d’alguna forma hauré de buscar preia.
BASILI
-Quines preses, però si no fa ni quatre dies que estaves amb la Mireia.
ANDREU
-I encara que estic ben enconyat, però ja saps la dita, un clau treu un altre clau.
(Pausa, en Basili fa una ullada al mòbil que no deixa de vibrar)
ANDREU
-Però contesta, no sigui que s’estigui cardant foc a casa teva.
BASILI
-No, no és res important, deu ser la meu mare.
(Pausa)
BASILI
-Ja saps, problemes econòmics...
ANDREU
-Qui?,  la teu mare?

BASILI
-No jo...és que  tinc que acabar de guarnir un negoci i sempre manquen calers...
(pausa)
ANDREU
-I el banc?
BASILI
-Doncs que ara no donen crèdits. I això que només son tres mil cuques.
ANDREU
-Sang de Deu! Com s’estan posant les coses. Poca nem pa gota be...
(pausa)
ANDREU
-Fa rispa, oi?
ANDREU
-Cambrer! Posant una copa de coñac, d’aquelles de les grosses...
BASILI
-Doncs això que ara quan necessites calers no saps con fer-ho. No és ben be con abans...
ANDREU (riu)
-Si es podessin anar a caçar a l’hort....Però ja veuràs que te’n sortiràs tu ja ets molt trempat. Me’n faig creus de fins on has arribat...
(pausa, torna a vibrar el mòbil)
BASILI
-Vaig a tancar els ànecs....
(es dirigeix cap al lavabo)
ANDREU
-Si, si ves a veure no sigui que la rosa se t´emprenyi.
BASILI
-Que vols dir?
ANDREU
-Doncs que a la Mireia també li estava sempre sonant el mòbil i ja veus com hem acabat.
BASILI
-Ara pla! El que em faltava, qui no te calers no te querides...
(pausa)
ANDREU
-Noi, que em pots portar una altra copa com aquesta? I tu Basili vols alguna cosa o amb l’aiga de Vichi en tens prou?
BASILI (nerviós)
-Desonsis, a tu se t’acudeix qui em pot deixar els calers?
ANDREU
-Ja saps tu que els polls ressuscitats piquen més alt que els altres. Al millor el de can Pinxo.
BASILI
-Els de can Pinxo? Mira que a en Pinxo petit el conec des que anaven a estudi, però és que aquell no et dona ni la caca de les orelles.
(pausa)
BASILI
-I és que si dilluns no tinc els diners tot s’anirà a norris.
ANDREU
-Ostres! Mira al cel, els àngels fan torrades...
(pausa)
ANDREU
-Em tindre que aixalaiar amb això de l’auto que dema passat és ja mateix....
(pausa)
BASILI
-Goita aquell gos que no deixa de barrigar la basura....
BASILI (cridant mig empipat)
-Tu noi...si el del jersei bigarrat...que no és teu el gos? No veus que ho està embrutit tot...
BASILI
-Encabat diuem que els de l’ajuntament....
ANDREU
-Si no e gota macu, desprès fa una pesta...però no veus que aquell noi esta lirat.
BASILI
-Bé faig via que m’espera la mare amb els ciurons per dinar i ja vaig una mica gat...   
ANDREU
-Adeu xiau...
(Xoquen els punys)
















7  HAIBUN  - EJERCICIOS PARA L'AULA D'ESCRIPTURA DE GIRONA

PROFESOR: ESTEVE MIRALLES

CONSIGNA: No utilizar verbos solo hi ha (hay del verbo haber)


Esclat de sol a l’estància, tot voltant colors: blaus, grocs, vermells i algú de violeta. Amb la ma petita i meravellada per la seva obra; entremaliat somriure. Daurats els cabells, reflexes de mil llums, cara angelical, cuetes al vent.
Reina de les fades, que hi ha un cavaller i, un drac amb un foc tot vermell del sol, de tota la cambra. Nina dels meus somnis, la més estimada, avui a un tros de foli hi ha tot de vida. Dits bellugadissos, comptadors de mil histories en l’art de la pintura.
Drac volador, valent cavaller, nena somniadora amb l’espasa a la ma. Gargots amb sentit  per als meus ulls i, es clar, també per als teus bella dibuixant . Papers sobre el terra, fustes escampades, i tu a quatre grapes qual gat miolador.
Olor dels colors i goma d’esborrar, papers arrugats desprès d’altres intents. Ara!  Ja hi ha el bo, cabells groguencs i ondulats, cara rodoneta, sabates lluents i flor a la mà.

L’Iris dibuixa                                       Traç groc de llapis
els rinxols de princesa                       pels rinxols de princesa
llapis color groc                                 l’Iris dibuixa


             
RELATOS - EJERCICIOS PARA L'AULA D'ESCRIPTURA DE GIRONA

PROFESOR: ESTEVE MIRALLES

3 DE OCTUBRE DE 2019 

 CONSIGNA: Escriptura: a l'aula, ahir, vam fer dos esborranys (l'un sobre el conte infantil que més us ha marcat, l'altre sobre el malson més recurrent o impactant que teniu), amb la idea d'identificar estructures narratives (al conte) i neguits (al conte i al malson). L'encàrrec és el següent: un text de 2 fulls (sí, dos fulls: 4.000 espais!), en què podeu usar materials d'aquests dos esborranys d'ahir i dels tres textos breus anteriors (la porta, l'espera, el pont). Escriviu lliurement el que tot aquest materials us suggereixi: no cal que ho 'aprofiteu' tot, eh!... 





EL PRIMER LIBRO

Cogió el libro abriéndolo por el medio, pero vio demasiadas palabras y escasos dibujos para una niña acostumbrada a leer todos los tebeos que pusieran a su alcance; bueno todos no porque los del Capitán Trueno de su hermano mayor no le gustaban. Puede que fuese cosa del aburrimiento estival, un verano diferente en el que no tenía más remedio que guardar reposo, aunque también la cara de la niña con trenzas negras rodeada de las cabras pudo ayudar o aquella montaña alta llena de nieve del fondo.
Era uno de los pocos libros de su hermana mayor, ese era el motivo de que estuviera guardado con tanto esmero. – Heidi de Johanna Spyri -- Sin que ella lo pudiera imaginar, ese libro iba a dar un vuelco a su vida, ya que aparte de convertirse en su amigo inseparable, le ayudaría a comprender mejor lo que había estado sintiendo.
Ana, tenía nueve años y medio cuando se dispuso a leer su primer libro, sin saber que cuando empiezas a leer es como una especie de droga sin la cual ya no sabrás vivir.
En el momento que la tía de Heidi regresaba a los Alpes para arrastrarla sin piedad hacia la enorme ciudad de Frankfurt, las lágrimas de la niña brotaron sin que ella las pudiera controlar. Tuvieron que pasar muchos años para que lograra comprender tal desasosiego.


Miércoles 15 de mayo de 1968
Por más que me empino tras las ventanas, no puedo ver el verde de mis campos, no queda nada, es como si de golpe me los hubieran robado. Estoy triste, el mes de mayo es mi mes preferido. Es el mes de la virgen María y yo lo aprovecho como excusa para llegar más tarde a la escuela al mediodía. Me gusta esconderme en los trigales, junto a Rita, Pepa y María y competir a ver quién de las cuatro llevará el ramo más bonito. Casi siempre soy yo la ganadora, he aprendido a dejar de lado las amapolas y elijó los zapaticos de la reina, el amarillo es mi color preferido. Lo malo de llevar flores a la virgen, es que siempre hay que recitar una poesía y a mí eso me da vergüenza.
Pero ahora no puedo de ver los trigales verdes con sus puntitos rojos y amarillos, ni la torre de la plaza del Caudillo, ni tirarme con los ojos cerrados por la cuesta del cerro del Espino, ni correr por todo el pueblo con mi bicicleta roja. Aunque por lo que he llorado de verdad ha sido cuando he tenido que separarme de mama.
En Membrilla se han quedado mis hermanos: Víctor y María. También se ha quedado papa. Pero a quien estoy echando de menos de verdad es al abuelo Juan. Mi abuelo es quien me explica cuantos y fabulas, quien en otoño me arrastra a buscar setas que cocina tía Palmira. Víctor, que es bastante tiquismiquis con la comida, no come su platillo de setas hasta el día siguiente, dice que por si acaso son venenosas y alguien se muere. El abuelo cuando me canso y aunque ya es algo viejecito me sube en su espalda, también me ha enseñado una versión diferente del Padrenuestro que es pecado, pero ese es nuestro secreto porque si se entera tía Palmira se enfada con él.


Jueves 16 de mayo de 1968
Aunque estoy haciendo algunas amigas, no dejo de ojear tras las ventanas. Hoy Mila, una niña más pequeña (solo tiene siete años y yo nueve) me ha enseñado a abrir la puerta por la que sales a la terraza. Me he empinado bastante sobre la barandilla, pero solo he podido ver la copa de algunos árboles. El ruido de los coches es ensordecedor y lo ocupa todo. Estamos en la avenida del Doctor Esquerdo y la parada de metro más cercana se llama Manuel Becerra (en eso ya me fijé por si tengo que escaparme…). El primer día que nos acercamos de visita a este hospital, vinimos en taxi, me fije que en Madrid las carreteras su cruzan unas encima de otras como si fueran un scalextric de esos que salen en los anuncios de la tele de Matea. Nosotros somos demasiado pobres para tener tele, pero Matea suele invitarme a su casa cuando hay corridas de toros y futbol, aunque a mí no me gustan ni el futbol ni los toros, pero mama dice que tengo que estarle agradecida. Por eso lo único en o que fijo es en los anuncios de juguetes.

Ana había estado dos meses en Madrid, sabía que los días en Membrilla eran contados, una vez finalizado el verano habría de regresar al hospital. En dos meses había pasado por el quirófano en dos ocasiones, tenía aún pendiente la peor: la operación de alargamiento. Utilizaba las agujas de hacer punto de su madre para rascarse a través de la escayola. Lo tenía prohibido, pero no sabía él porque de aquel picor continuo así que aprovechaba en los ratos en que se quedaba sola.
Heidi aligero gran parte de las mañanas en las que todos estaban ocupados. Su madre en la tienda, su padre repartiendo gaseosas, María se cuidaba del trabajo de la casa y de ella y Víctor se pasaba gran parte del día leyendo como ahora ella.

Lunes 5 de agosto de 1968
Hay días que pienso porque, aunque me harté de rezar Dios no quiso escucharme, porque atendió antes los rezos de mama que los míos. Y me siento mala cuando pienso estas cosas ya que mama dice que todo esto es por mi bien, que ahora lo pasaré mal pero que al final podré andar y correr como las otras niñas. Lo que no sabe mama, lo que no puedo decirle, es que a mí eso me da igual, que yo lo que quiero es seguir en casa con mi familia. Que quiero borrar todo lo que ha pasado y no pensar ni sentir lo que siento ahora en este verano en casa, sabiendo que en pocos meses tengo que volver a aquel horror…
La primera noche fue la peor, en la oscuridad de la noche escuchaba el cuchicheo de las otras niñas. Lloraba en silencio porque, aunque me habían dicho que tenía que ser muy valiente tenía miedo. Dos días después me operarían y era la primera vez que dormía lejos de mi madre. ¡Con la de veces que había rezado pidiendo que ningún hospital me admitiera!
Dormí poco, y mis sueños cortos me despertaban sobresaltada como cuando era más pequeña y alguien de la familia se moría. Entonces también me despertaba temblando de terror y María, mi hermana mayor que dormía conmigo, me explicaba historias que me ayudaban a dormir. Pero en ese hospital de paredes blancas no tenía ni a María, ni a mama.
Ya el primer día, me di cuenta más o menos del funcionamiento del hospital, así que, la primera mañana me levanté con prisas ante los requerimientos de una monja a la que la mayoría de las niñas parecían tenerle miedo. Yo también, con el pasar de los días llegué a sentir hacia ella auténtico terror, ya que sus amenazas y sus castigos eran constantes. A las que se les escapaba el pipi por la noche las paseaba por el centro de la sala haciendo el largo recorrido con la sabana mojada en la cabeza mientras las niñas le cantaban una canción que yo siempre me negué a cantar ya que no me gusta la letra. A mí, como rebelde y contestona me tenía día sí y otro también castigada con la cara tapada con la sabana, aunque pronto aprendí a esconder debajo del colchón los tebeos que me enviaba Víctor y me dedicaba a leerlos mientras duraba el castigo. En esos días empecé a creer que Dios no existe, ya que, si una monja puede ser así de mala y Dios lo permite, puede ser que no exista Dios. Aunque sé que esto que escribo es pecado mortal de los más gordos.

Cada tarde Rita se pasaba a jugar con ella, compartían miles de secretos y siempre en sus recuerdos más remotos estaba su amiga cinco días más pequeña que ella. Mientras las otras niñas jugaban a la comba, a la goma o al corre que te pillo, Rita pasaba gran parte de las tardes a su lado jugando a los Juegos Reunidos o escuchando como Ana le explicaba paso a paso las andaduras de Heidi.
Heidi en los Alpes comiendo ese queso delicioso que el abuelo pasaba por la sartén y Ana pensaba que por tarde pediría para merendar pan con queso en aceite. Heidi subiendo junto a Pedro y las cabras y Ana pensaba en la leche de cabra recién ordeñada de sus desayunos. Heidi corriendo y saltando, como ella antes. Heidi en Frankfurt mirando por las ventanas y buscando los Alpes, Ana en Madrid de puntillas en la terraza buscando sus campos. Heidi y Ana, tuvieron que pasar muchos años para que la entonces niña llegara a ser consciente de las similitudes. Hubieron de pasar por sus manos muchos otros libros, otras historias tanto o más fantásticas que aquella. En ese tiempo fue capaz de saberse contadora de cuentos, aunque eso también tardó muchos años en descubrirlo.

Miércoles 7 de agosto de 1968
Hoy Rita no puede venir, ayer me dijo que iría al Espino con su madre. Para mí es como una especie de milagro ya que la madre de Rita tiene una especie de enfermedad que le hace tener miedo a salir de casa. Hasta ahora, Rita es la responsable de salir a comprar, así que antes de ir al hospital nos pasábamos las tardes comprando. Era volver de la escuela y escuchar a su madre pidiendo: --Rita tráeme esto o aquello…. Y ella sin rechistar. Un día nos enviaron a comprar bonito en escabeche en una especie de olla, estaba tan bueno que nos parábamos cada poco y comíamos un trocito, creíamos que no se notaría, pero cuando llegamos a su casa solo quedaban las migajas ¡La que nos calló! También cada día la acompaño a dar de comer al cerdo, a Rita le da miedo porque a veces grita y gruñe. El año pasado me pidió que estuviera con ella el día de la matanza, Rita tiene autentico terror a ese día. Pues eso que me fui a acompañarla y cuando llegaron los matarifes el cerdo ya empezó a gritar y nosotras corriendo como locas y muertas de miedo las dos. Teníamos tanto miedo que acabamos sentadas en un rincón tapándonos los oídos con las manos para no oír al cerdo gritar. Y aunque después nos dieron un buen trozo de carne asada para que se nos pasara la pena a mí no se pasó del todo y a Rita tampoco.

A pesar del libro y los tebeos en casa el tiempo pasaba con mucha lentitud, algunos días Víctor, la subía sobre sus hombros y la llevaba a la mercería de su madre, allí con el ir y venir de las clientas que traían las noticias de lo que pasaba por el pueblo era menos aburrido, pero cuando la cosa se ponía interesante alguien decía la maldita frase: --Cuidadico que hay ropa extendida… Y Ana se quedaba intrigada por saber, lo que si descubrió en aquel verano fue algo muy interesante: ¡Se podían tener hijos sin estar casada! Este hecho a la niña le abrió nuevas perspectivas, ya que le decían que siendo coja nadie querría casarse con ella era, pues mejor así cuando llegará el día sería madre y sin tener que aguantar a ningún chico.
Muchas tardes, su padre la venía a buscar con la carretilla de la fábrica de gaseosas, Ana se subía en ella y así podían recorrer todo el pueblo y como su padre era muy fuerte la empujaba hasta el cerro del Espino. Desde lo alto podía divisar todo el pueblo y los campos ahora llenos de rastrojos, podía seguir con la vista casi hasta el Peral cerca de Valdepeñas.

Martes 27 de agosto de 1968
Hoy papa me ha llevado con la carretilla hasta El Sitio, como soy más mayor, ya no me da tanto miedo. Hace dos veranos, cuando aprendí a ir en bicicleta, papa me llevo a ese barrio porque tiene un amigo que vive allí. Me asustó mucho, porque todos en el pueblo hablan muy mal de los que viven en El Sitio. Dicen que la mala gente, que los niños malos viven en El Sitio y por eso mama nunca deja ni que me acerque. Pues eso que el primer día que fui al sitio, todos los niños se acercaban a tocar mi bicicleta y la de papa, también me preguntaban cosas, pero yo tenía tanto miedo que no podía ni hablar. Muchos niños y niñas corrían desnudos, estaban sucios y llenos de moscas. Yo no comprendía nada. Si ir desnudo es pecado ¿Por qué todos aquellos niños y niñas estaban desnudos? Me daba mucha vergüenza mirarlos y tenía ganas de salir corriendo. Después le pregunte a papa porque no llevaba ropa y papa me dijo que porque eran muy pobres y apenas tenían dinero. Desde entonces ya casi no tengo miedo, pero siempre que voy a El Sitio vuelvo a casa muy triste.

Lunes 9 de septiembre de 1968
Acabamos de llegar de Madrid ¡estoy tan contenta! De momento el aparato para la operación de alargamiento está ocupado en la pierna de otra niña, así que nos toca esperar como mínimo hasta enero. Mama ha vuelto enfadada y yo de tan contenta que estaba no me atrevía ni a mirarla. Lo mejor de todo es que me han quitado la escayola ¡Puedo andar! Aunque aún estoy coja, mañana mismo vuelvo a mi escuela en Corea, los primeros días me llevará papa en la carretilla ya que no tengo suficiente fuerza para andar tanto. Mama dijo de cambiarme a la escuela de San Miguel y yo le dije que por unos meses como iba a cambiar de amigas, así que al final lo entendió, porque a mama cuando se le mete algo en la cabeza ¡es tan cabezona! Por lo demás ha empezado la vendimia y muchas de mis amigas se irán de quintería y no las veré por lo menos durante este mes. Mari, mi hermana también se irá a vendimiar la próxima semana, ya sé que como cada año la echaré mucho de menos a la hora de dormir, tampoco la tendré para que tape mis travesuras. Tengo muchas ganas de volver a subir en mi bicicleta roja. Víctor me ha dejado su libro preferido para leer: Las aventuras de Tom Sawyer. Voy a empezarlo ahora mismo, ¡Me encantan los libros!

             A principios de enero de 1969, Ana regresó al hospital en el que permaneció más de un año, en ese tiempo fue sometida a dos operaciones más, entre ellas la temida de alargamiento. Membrilla nunca volvió a ser lo que era, pero perduró en su corazón para siempre. Pero esa es otra historia que merece ser contada en otra ocasión.

*Publicado en la revista TRINANDO
6  HAIKUS - EJERCICIOS PARA L'AULA D'ESCRIPTURA DE GIRONA

PROFESOR: ESTEVE MIRALLES


23 DE OCTUBRE  DE 2019

HAIKUS CATALÀ






Pel verd camí d’Ur
Mur fosc de l’església
Glaçada de nit




L’Iris dibuixa
Els rinxols de princesa
Llapis color groc.

HAIKUS CASTELLANO




Hojas marrones
De húmedo otoño
Bellotas caen



Flor en almendro
Olor de primavera
Pétalos abren



POESIA APAREADOS - EJERCICIOS PARA L'AULA D'ESCRIPTURA DE GIRONA

PROFESOR: ESTEVE MIRALLES

17 DE OCTUBRE DE 2019

EJERCICIO 5



PLANES CATALÀ

Quan al juliol es mou el vent gràcil
pentinar espigues és fácil.



ESDRÚJULAS EN CASTELLANO
Cuando despierte la tierra mágica
un viento libre gritara África.



RELATOS - EJERCICIOS PARA L'AULA D'ESCRIPTURA DE GIRONA

PROFESOR: ESTEVE MIRALLES

26 DE SEPTIEMBRE DE 2019
CONSINA: Situarse en el Pont de Pedra de Girona, una camara de seguridad nos observa, tenemos que describirnos.



3- PASSANT EL PONT DE PEDRA

Sempre he cregut que el meu destí és el de ser observadora de la vida. Podria haver estat detectiva privada o biòloga, però guaita tu que encara no sé com he acabat treballant com a guarda de seguretat a una de les oficines de Caixa Bank, tot just al final del carrer de la Rutlla. L’observatori perfecte per veure qui es belluga pel Pont de Pedra, malgrat que la meva tasca principal és estar a l’aguait de les càmeres de seguretat.

Fa dies que la veig passar; al fons de la pantalla apareix com un puntet en el fons. És fàcil de conèixer-la per la seva forma peculiar de caminar, arrossegant les seves cames al pas que va marcant amb unes crosses d’aquelles anomenades crosses angleses. De vegades, apareix dalt d’un d’aquells aparells  que en diuen scooters, aleshores sí que puc observar la seva cara, ja que la llibertat que li dona l’aparell de rodes li permet mirar-ho tot amb seguretat, cosa que no succeeix quan va amb crosses.

La dona sobrepassa els cinquanta anys, però amb la seva forma de vestir informal sempre em fa sentir dubtes. Tampoc m’ajuda gaire a posar-li edat el seu cabell molt curt, el qual porta en diferents tons: de vegades ros, d’altres vermell i últimament pèl-roig.

D’uns mesos cap aquí s’ha aprimat, cosa que la fa bellugar-se amb més seguretat. De vegades em pregunto quina mena de trastorn fa que una persona pugui caminar uns dies més lliure i un altre a batzegades, o per què hi ha molts de dies que la veig passar amb la scooter.
Com a observadora de les persones rumio molt i m’imagino un munt de coses d’aquesta dona que somriu quan es veu segura o que arruga el front davant de qualsevol petit entrebanc,  quan camina a peu dret deixant caure el pes del seu cos en unes crosses de color violeta.

RELATOS - EJERCICIOS PARA L'AULA D'ESCRIPTURA DE GIRONA

PROFESOR: ESTEVE MIRALLES

12 DE SEPTIEMBRE DE 2019
CONSIGNA: Sentada ante le puerta que imagine en el ejercicio anterior, espero a alguien.


LA ESPERA

Como cada tarde se sentó en el escalón de la puerta mientras se iba pasando por la cara la rígida manga de tela del uniforme escolar. Intentaba limpiar lo mejor que sabía los restos de su ultimo berrinche: una mezcla de lágrimas, mocos y sudor.

- Pero mira que eres cabezona – le decía tía Palmira, mientras ella, rencorosa la miraba con desdén.

La tía puso en sus manos un trozo de pan con una onza de chocolate, ignorando el castigo impuesto por la madre. Elisa la miró esbozando una amplia sonrisa, llevando enseguida sus ojos al punto de atención.

Cada tarde lo esperaba impaciente ya hiciera frío o calor; solo en los días de lluvia tenía prohibido salir y, aun así, eran continuas su idas y venidas.

En el fondo de la calle Troya escuchó los pasos acompasados de Jenaro, el burro, seguidos del ruido que producían las ruedas del carro rotando sobre el suelo empedrado típico de las calles del pueblo.

Y lo vio a lo lejos, subido en el carro, con su boina, su blusón oscuro, su pantalón remendado y sus albarcas, lo oyó cantando entre dientes. Y ella, como cada tarde, corrió hacia el carro y se subió.

-¿Qué cantas, abuelo?

Y, como cada tarde, él le respondió:
-Lagarteranas.