Páginas

viernes, 17 de enero de 2020

CONVOCATORIA JUEVERA PARA EL JUEVES 16 DE ENERO. ESTA SEMANA LA AMIGA DOROTEA DESDE SU BLOC LAZOS Y RAICES NOS INVITA A COMENZAR EL AÑO NON HUMOR....

ESTA SEMANA MI ENTRADA ES UN RELATO DE MI COMPAÑERO JOSUÉ CATASUS, QUIEN CON ESTE RELATO GANO POR MERITO PROPIO EL TORNEO SOBRE HUMOR EN EL GRUPO CREACIÓN LITERARIA. AUNQUE YO NO HE ESTADO MUY INSPIRADA ESTE RELATO ME PARECE GENIAL PARA LA PROPUESTA DE ESTA SEMANA....


LA INCURSIÓN


De pronto se encendió la luz y el pánico lo bañó de pies a cabeza. En el umbral, la mano derecha todavía sobre el interruptor, la vecina Eurídice lo miraba con sorpresa.
—¡Perico! — Exclamó, apenada —Qué tal frescura la tuya de meterte a robar mi casa.
Perico, aturdido por el espanto, tratando de dominar el castañeteo de sus dientes, intentó sacar pecho y pararse como un hombre ante lo inevitable.
—Me disculpa, vecina. Pensé que regresaba mañana de Cajamarca. Eso me dijeron los desgraciados del Enano y el gordo Tobi. Pendejos— tragó saliva y se alisó los sudados cabellos lacios.
Un perro ladró en el patio de atrás. Un bocinazo cercano hirió la medianoche. En alguna parte se rompió el vidrio de una ventana. El zumbido de un zancudo explotó en su tímpano como un rayo. Carajo, solo un minuto atrás el mundo era silencioso.
Doña Eurídice llevaba puesto un camisón raído, que alguna vez fue rosado, con hilachas y agujeros ostensibles que dejaban ver un hombro huesudo, una cicatriz en el ombligo, el atisbo de un enorme pecho caído. Tenía una especie de cucurucho de tela sobre las greñas, con una borla de lana inmóvil coronándola. Las gafas de culo de botella cabalgaban sobre su afilada nariz, al lado de la enorme verruga, y en el súbito destello del foco incandescente sus ojos parecieron del color del flan de leche. Tenía la boca tan abierta, que un hilo de baba se deslizaba inexorable hacia el piso helado de porcelanato hasta que lo notó y se limpió la boca con la manga izquierda. Fue cuando Perico se convenció que su dentadura había desaparecido: seguramente, imaginó, estaba metida en un vaso con agua al lado de su cama. El solamente quería llevarse el televisor LED que sabía que estaba en medio de la habitación. La final de la Libertadores era el sábado.
—Le juro que yo no quería, vecina. Ese par me convenció. Yo no soy ladrón—argumentó atropelladamente, bien aferrado al televisor que estuvo a punto de llevarse.
La vieja desdentada lo miró con lástima de pies a cabeza.
—Sí que lo eres, Perico. Una persona es como es, y debe de asumirlo— Suavizó la severidad de su rostro brilloso, embadurnado de menjurjes y emplastos para retrasar el envejecimiento ineluctable de la piel, y le dedicó una terrorífica sonrisa desmuelada: —Yo, por ejemplo, soy ninfómana.
—¿Que es qué? — Se rascó la cabeza Perico.
—Deja, te explico.
Se lo explicó concienzudamente el resto de la noche. Seis veces. Para que no olvidara el significado el resto de su vida.
Al clarear, con el canto de los primeros gallos, doña Eurídice soltó a su presa, apenas satisfecha. Perico, tambaleándose como un borracho, sintiéndose molido a palos, se deslizó hacia la salida con los brazos extendidos hacia adelante, juntando toda la respiración que todavía le quedaba dentro.
—Si quieres, ven a robarme de nuevo el viernes, Periquito— oyó la cascada voz a sus espaldas, flotando en el aire de la madrugada.
“Espera sentada, momia”, pensó Perico, imaginando dónde vería la final de la Libertadores.
Josué Catasus.

jueves, 9 de enero de 2020


CONVOCATORIA JUEVERA PARA EL JUEVES 9 DE ENERO, LA AMIGA CASS DESDE SU BLOG LA PIAZZA DELLA LUNA NOS INVITA A PARTICIPAR EN UNA ASAMBLEA MUY ESPECIAL YA QUE ES EL DECIMO ANIVERSARIO DE LOS JUEVEROS.


SOY JUEVERA

Mi entrada más o menos triunfal fue el 24 de junio del 2014, buenos augurios si tenemos en cuenta que en mi Cataluña la noche que precede a ese día es la noche de San Joan, noche de brujas y duendes, de gnomos, alojas y elfos. Noche de rituales de magia, de canciones y cuentos saltando sobre hogueras, noche en la que se recogen hierbas cuyos poderes ancestrales aún perduran, como la magia de las historias y los cuentos…Pues ese día me hice oficialmente juevera y empecé a escribir ¿casualidad o fue el destino quien me toco con su varita? 

También tengo que decir que hubo un brujillo por ahí que marco mi destino como juevera, mi gran amigo José Vicente García, precursor en esto de la escritura y de los blogs, juevero desde los inicios fue quien me dio el empujoncito (gracias José Vicente) a través de su propuesta sobre la polio, demasiado atrayente para mí, así que un día desempolvé pluma y teclas, le di brillo a un viejo blog que había nacido para otros fines y….Wuala!!! surgió la magia y hasta ahora.

Cada semana un reto que me ha ayudado a aprender, a ampliar horizontes, a escribir sobre cosas que ni imaginaba. Amigos de letras a los que aprendí a conocer a través de estilos y letras. Lo triste es que muchos han ido desapareciendo así sin más, aunque yo, optimista de condición me los imagino viviendo otras aventuras, publicando libros, dando clases de escritura, pero siempre con sus cabezas llenas de historias para contar. Lo echo de menos y me da una alegría inmensa cuando de vez en cuando los vuelvo a ver por aquí, y es que el espíritu juevero una vez te entra dentro no te abandona nunca de los jamases…

Lo que también echo de menos, y esto lo explico por lo bajinis porque sé que algunos de los nuevos no lo sabéis. Son esos encuentros anuales en los que los jueveros nos reuníamos en algún lugar concreto y visitábamos lugares especiales, comíamos juntos, hablábamos, compartíamos y como traca final siempre había un reto y compartíamos nuestros escritos. En mi caso solo pude disfrutar del encuentro de Vilafamés donde vi impresos mis primeros relatos en el libro conjunto ESTE JUEVES RELATO II, y donde os conocí a muchos de vosotros. El año siguiente fue en Barcelona, pero no sé porque fuimos muchos menos, ya sé que las cosas cambian, pero en eso os echo de menos.
Dejando atrás nostalgias, me gusta que de vez en cuando se vayan sumando plumas nuevas (o teclas) conocer nuevos estilos, formas, sentimientos, vidas…Bienvenidos a todos los que habéis ido sumándoos, gracias a los que seguís aquí, para mí es muy importante la cita de cada jueves.

Deseo con toda mi alma que esto continúe, porque es mágico y los augurios de una noche de san Joan así lo decidieron. De momento sigo aquí en la brecha esperando que las musas continúen a mi lado y ¡al vuestro claro!

Feliz décimo aniversario juevero y lo grito con orgullo ¡Soy juevera!


* Foto de esta entrada, encuentro de jueveros en Vilafamés, mayo de 2016


Encuentro juevero en Vilafamés 2016

Encuentro juevero en Barcelona 2017


Encuentro juevero en Barcelona 2017

Encuentro juevero en Barcelona 2017

GRACIAS a las felicitaciones navideñas que año tras año nos regala nuestra amiga Monica del blog NEOGEMINIS he podido poneros cara.....














domingo, 5 de enero de 2020

CIERRE DE LA CONVOCATORIA

Aunque algo tarde llegó la hora de cerrar la convocatoria de esta semana. Nuevos relatos, nuevo año, vidas nuevas.....Gracias a todos los que habéis participado y a los que nos estáis leyendo, espero un año lleno de inspiraciones mil de nuevos relatos y cuentos. Un año feliz para todos los jueveros y que las musas nos acompañen a todos. Miles de besos.

miércoles, 1 de enero de 2020

Y las vidas nuevas van llegando....


                                       CAMPIRELA

                         VIVIAN CASS






















VIDA NUEVA

Tres pantalones tejanos, dos mallas, seis camisetas de algodón, ropa interior la justa, una chaqueta impermeable fina, unas bambas de tela y nada más. Lo que necesitaría para su nueva vida cabía justo en una mochila mediana. Se calzó las viejas botas y apretujo su cuerpo al calor del anorak, dejo las llaves del piso sobre la mesa y una escueta nota con un adiós.

Todo comenzó unos meses antes cuando ella sintió con mayor intensidad el peso del sin sentido vestido de vacío y soledad. En su vida demasiado cómoda no faltaba nada que cualquier mujer en sus cabales no pudiera desear. Se la suponía felizmente casada con un marido en una situación económica excepcional, solo algún desliz por parte de él y a veces de ella parecían enturbiar de vez en cuando su felicidad. Sus dos hijos vivían en una adolescencia tardía pasados los veinte y largos, hacía años que no recordaba por parte de ellos sonrisas o palabras amables hacia ella, exigencias crueles de aquellos que todo lo tienen y que cuando están en casa pasan a ser figuras inertes con móvil en mano estirados en el sofá. Y ella día tras día con el convencimiento de que todo lo había hecho mal.

La vio en el ordenador, era la fotografía de unos niños jugando en el barro de uno de aquellos lugares olvidados cuyas lluvias lo anegan todo con una furia inmensa. Pero dentro de lo que parecía una catástrofe, el rostro resplandeciente de unos niños sonriendo: la felicidad está ahí –se dijo- está justo en la sonrisa de esos niños. Y en ese momento comenzó su búsqueda, primero fueron pequeñas colaboraciones en barrios desfavorecidos un voluntariado corto que la llevó a mucho más. Su meta la puso en Guatemala, el lugar donde se realizó la foto de los niños sonrientes, en los meses posteriores y a escondidas de su marido, fue pasando todo el capital heredado de sus padres a una ONG que trabajaba con los niños de la calle. Después vino la oferta para trabajar in situ, su preparación, las vacunas, el visado…El día elegido era el uno de enero de 2020, justo el mismo día que cumplía los 55 años.

A las ocho de la mañana todos dormían, los chicos hacía una hora que habían llegado, cuando atravesó la puerta de la entrada un tenue rayo de sol le dio la bienvenida. Su vida, su nueva vida comenzaba así.

domingo, 29 de diciembre de 2019

CONVOCATORIA JUEVERA PARA EL JUEVES 2 DE ENERO DE 2020
AÑO NUEVO, VIDA NUEVA

Bueno bien está lo que bien acaba, asi que parece que estamos todos preparaditos a iniciar un nuevo año que de momento no sabemos que nos depara. Dos patitos y dos baloncitos, pues parece que no pinta muy mal....Seguro que como hacemos cada entrada de año estamos todos llenos de planes y buenos propositos, algunos se quedaran solo en eso: en deseos que no acaban de cuajar. Pero los hay quienes se lian la manta a la cabeza y le dan todo un vuelco a su vida y ahí es donde yo quiero ir. Vamos a imaginarnos grandes cambios, sueños que se cumplen, historias radicales que tienen mal o buen pronostico. Comencemos el año imaginando lo que puede ser y llega a ser o lo que no llega. Soñemos, disparemos la imaginación porque, ¿Que mejor forma de iniciar un nuevo año? Y aprovecho desde aquí para felicitaros la salida de este año que se va, el año nuevo y las fiestas que aún quedan por celebrar.Besos y abrazos jueveros.


miércoles, 27 de noviembre de 2019



REPARTOS

Desde que se supone que tenía uso de razón, comenzó a comprender que la vida no era justa. Que si hay alguien en el cielo repartiendo lo que te toca en la vida no lo hacía con equidad, lo supo cuando tuvo que ir a la escuela sin libros después de que se fuera de casa su papa. Lo vivió cuando junto a su madre y sus hermanos no les quedo otra que dejar el apartamento más o menos decente en el que vivían y acabaron en un piso de la periferia sin agua corriente, ni luz, ni gas.

En el reparto del mundo, a ella le había tocado la pobreza, la enfermedad que por reparto le toco a su madre tampoco lo puso mejor. No tenían una cobertura médica privada que los cubriera y les cayó encima un tiempo de penurias en las que solo podían sobrevivir.

En eso del amor, tampoco tuvo mejor suerte. Se entregó en cuerpo y alma al primero que le dijo que la amaba, pero en el reparto le toco un maltratador del que tuvo que huir. Era aún casi una niña cuando se fue de casa escondiendo un embarazo del que ni su madre ni sus hermanos hubieran querido ni oír hablar.

Trabajó de todo lo que sabía o podía aprender: limpiadora de escaleras y casas bien, reponedora de supermercado, planchadora a domicilio, repartidora de pizzas…trabajos esporádicos por días u horas sin visos de continuidad. Con suerte dormía en algún albergue, la mayoría de veces en la calle huyendo de trabajadoras sociales las cuales no dudarían en quitarle a su bebe cuando naciera. Por qué en eso del reparto de niños son solo los pudientes los que tienen el derecho de quedárselos ya que pueden mantenerlos, los pobres no.

Nadia, que nada tenía consiguió un trabajo con más horas poco después de salir del hospital. Su hija no traía un trozo de pan bajo el brazo, pero si le daba el empuje para arriesgarse más y seguro que también le estaba dando suerte. El trabajo en precario, tan mal pagado como los otros, le permitía hacer un número indefinido de horas con lo cual ya le fue posible alquilarse una habitación. A crédito consiguió su bicicleta y con su pequeña colgando en su mochila le es posible seguir el ritmo del trabajo.

Son cosas de los tiempos actuales, se dice a sí misma en ese maratón de repartos en el que pasan sus días. Gracias a millones de compradores compulsivos cuya finalidad en su vida son las compras online, Nadia trabaja y sobrevive llevando a su hija con ella, cuanto más reparto más dinero. Por eso amanece cada mañana a las seis, abriga a su hija para que no pase frió y comienza a repartir.