jueves, 14 de julio de 2016

EL AMIGO GUS - JULIANO EL APOSTATA NOS CONVOCA ESTE JUEVES SU PROPUESTA ES : OLVIDO



OLVIDO ENTRE LOS OLVIDADOS




Olvido, entreabre los ojos siguiendo el resquicio de luz que se cuela tras la persiana. Hace horas que no duerme y muchas más que esta en la cama. Se incorpora lentamente palpando la vieja colcha y logra enfundarse su bata de verano, pone los pies en las zapatillas  y de forma pausada se dirige al lavabo. Mira sus greñas enredadas a través del espejo, ardua tarea estirar sus cabellos pero nunca le gusto el estilo garçon de sus tiempos.

Largo día de verano cuando sabes que ni por asomo alguien cruzara el umbral del piso, palabras que se amontonan dentro cuando no tienes con quien compartirlas.

-       -   Estamos a cinco de julio – piensa mirando el calendario. Si hay algo que aterrorice a Olvido es el sentirse pérdida en el tiempo y el espacio.

Juana, la voluntaria de Cruz Roja hace dos días que marcho para su pueblo y hasta septiembre no vuelve. En verano es difícil encontrar alguien que pueda venir a visitarla, le han dicho.

Su caminar lento la lleva infinidad de veces hacia la ventana abierta, Olvido es capaz de prever cada movimiento en el ir y venir de los vecinos del barrio. Al mediodía le cuesta comer con el calor tan intenso, difícil tarea la de cocinar cuando pesan los años y no hay a quien agasajar con un buen plato de comida.



Fotos sonrientes colocadas en repisas y paredes la llevan a otros tiempos junto a aquellos que ya no están y que poco a poco la dejaron envuelta de esta soledad no deseada. Solo alguno de aquellos sobrinos que ella cuido con tanto esmero aparece algún día cercano a Navidad pero para eso ¡falta aún tanto tiempo!
Recostada en el sofá ante el televisor va viendo pasar caras desconocidas, hace tiempo que no puede leer pues no la acompaña la vista. Escucha el zumbido del ventilador mientras se queda dormida, tantos sueños que se borran, tantas caricias perdidas, ¿Cuánto hace que nadie peina su cabello enredado? Tanto que ya no lo recuerda.




Antonia sale como siempre con prisas de casa, no están las cosas como para llegar tarde al trabajo. El ascensor vuelve a estar averiado y tiene que bajar cuatro pisos por las escaleras. Antes de llegar al segundo siente el gran barullo. ¿Qué puede haber pasado? Hay de todo, servicio médico, bomberos, policía….

-         -  Espere un momento señora – escucha a sus espaldas.

Se mantiene quieta en el último escalón cuando ve salir la camilla donde reposa un pequeño bulto cubierto por una manta color aluminio ,le sigue, un olor terrible y putrefacto hasta ahora para Antonia desconocido.

-        -   ¿Qué ha pasado? Se atreve a preguntar

-          - Lo de siempre señora, este verano ya llevamos más de veinte – le responde un bombero – Una señora que vivía sola y que ya debe hacer más de un mes que ha muerto.

Antonia cubre su rostro horrorizada.

-       -   ¿Cómo es posible que no se hayan dado cuenta antes? ¿Es que su familia no se hacía cargo de ella?

-       -   Por casualidad ¿usted la conocía?- le pregunta uno de los policías.

-        -   Ni idea – responde Antonia – si no tengo ni tiempo de respirar, de casa al trabajo y del trabajo a casa. Por cierto ¿puedo irme ya? Es que llego tarde al trabajo……


 * Hace pocos meses una noticia me puso los pelos de punta, supongo que es algo que puede ocurrir en cualquier ciudad, en cualquier lugar del mundo: LOS BOMBEROS DE BARCELONA HAYAN CADA AÑO A MÁS DE CIEN ANCIANOS MUERTOS EN SOLEDAD - NADIE LOS HECHA DE MENOS.....



19 comentarios:

  1. Uno solo ya me parece mucho pero cien es una barbaridad. Supongo que cada caso tendrá una explicación, hay personas que no tienen a nadie, no tuvieron hijos, enviudaron y ya no les quedan hermanos ni sobrinos. Muy triste. Abrazos

    ResponderEliminar
  2. El olvido más crudo, el olvido de los seres que decimos amar y que nos han dado tanto. El olvido que jamás debería ocurrir.
    Duro relato, más real que ficticio.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Ay Dios mío! Qué cruel realidad nos has contado en tu relato...qué tristeza que no haya nadie que te eche de menos!
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Ay Dios mío! Qué cruel realidad nos has contado en tu relato...qué tristeza que no haya nadie que te eche de menos!
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. A mí me da mucha rabia estas cosas, pena y más rabia.
    Toda una vida para morir de este modo.

    Un beso muy grande.

    ResponderEliminar
  7. Vaya texto tan duro... y tan real. La primera parte me pareció una contraposición entre el nombre del personaje y todo un oleaje de vida, de toda una vida que recuerda y que se queda en un erial de presente. En fin... qué voy a decir. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Se me ha puesto el alma de punta, ¡qué estamos haciendo' o mejor ¿qué no estamos haciendo'

    ResponderEliminar
  9. Se me ha puesto el alma de punta, ¡qué estamos haciendo' o mejor ¿qué no estamos haciendo'

    ResponderEliminar
  10. Se me ha puesto el alma de punta, ¡qué estamos haciendo' o mejor ¿qué no estamos haciendo'

    ResponderEliminar
  11. Triste pero real. La soledad es lo peor que hay, y cuando esta acompaña la vejez, terriblen, sin embargo pasa muy a menudo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Lo has narrado con tanto realismo que era como si lo viera (y lo sintiera). Estremecida me dejas. Perfecto en todos los detalles que van contagiándote esa tan honda tristeza. Y por desgracia, real. Cuántas personas abandonadas, cuánto dolor nos rodea en este mundo sin valores...
    Genial trabajo, que además agita la conciencia.
    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  13. El olvido al que muchas veces sometemos a nuestros mayores explica gran parte de los dramas que vivimos. La falta de amor y de solidaridad deja huella en nuestras sociedades. y así nos va...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Horrible es poco... y no sé si es olvido o desinterés... igual da. Algo que no debería ocurrir, y basta.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  15. Opino como Tracy, ¿qué diablos no estamos haciendo? La soledad está cada vez más extendida. En la era de las comunicaciones, de internet, de avances de todo tipo, nuestros mayores mueren en la más insondable soledad. ¿Que no estamos haciendo?.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Creo que muchas veces necesitamos estar ocupados para no ver la realidad. Hay que tener coraje y enfrentarse a lo que nos rodea por desagradable que sea. Pasar unos minutos al día con una persona solitaria y cercana debería estar en nuestro ADN... y todos tenemos a alguien así cerca.

    Beso, compi.

    ResponderEliminar
  17. Cruel realidad. Ya nadie se preocupa por el vecino.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  18. No, no es ciencia ficción, es la realidad de muchos ancianos, aparcados a la orilla del mundo. Terrible.
    Besos

    ResponderEliminar
  19. No, no es ciencia ficción, es la realidad de muchos ancianos, aparcados a la orilla del mundo. Terrible.
    Besos

    ResponderEliminar