miércoles, 3 de agosto de 2016

Convocatoria juevera, la amiga CHARO  desde su blog ¿QUIERES QUE TE CUENTE?  nos invita a describir un día pasado en un lugar especial sea este pueblo o ciudad. Si me conocéis un poco ya sabéis que yo suelo perderme por la naturaleza, como las hadas o como los elfos......Como estos días está haciendo tanta calor os invito a correr por la nieve.....

UN DÍA EN........LUGARES MÁGICOS EN LA CERDANYA

                       


Me despierta un olor suave, mezcla de mantequilla y harina. Desde hace unos años, en invierno tiene un tinte diferente: nebulosas en el sol, pero sobre todo blanco. Descubrí la casa de Ur casi por casualidad, pero cada año a mediados de diciembre voy hacia mi remanso de paz, entre montañas y nieve.

Cada mañana, nos sentamos en la acogedora mesa del comedor observando a través de los cristales el inmenso manto de nieve, las pisadas del gato que en un momento de la noche escapó, para volver raudo al calor de la chimenea. Es el olor de croissant can mantequilla recién salido del horno, lo que suela despertarme, cada día se muestran en la bandeja reluciente, son deliciosos rellenos de la mermelada de fresa que cada año elabora nuestra anfitriona. 

Antes de atravesar la puerta, no nos queda otra que abrigarnos, la nieve caída durante el día, suele helarse por la noche. Hasta las doce como mínimo es imposible pensar en pasear cuando el termómetro esta por debajo de los 0 grados. No obstante me encanta recorrer las calles de Bourg Madame y llegar justo ante el cartel donde pone: España. Me encanta jugar a poner un pie aquí y el otro allá gritando como una niña:

-         - Estoy en tierra de nadie! Mira estoy medio en Francia y en España!

Apatria como soy yo, justo en este punto es donde mejor puedo comprender lo absurdo de las fronteras. Vamos regresando al coche, justo cuando el frio nos cala ya hasta los huesos, punto siguiente: Dorres. 



Seguimos la carretera helada que sube zigzagueando justo antes del pueblo, está la planicie donde  aparcamos el coche los enamorados de los baños. El camino mucho más precioso si está cubierto de nieve no me importa, me encanta sentir grujir la nieve bajo el peso de mis bastones, mientras pueda lo recorreré, cuando no, como dicen “que me quiten lo bailao”.






El frió, en todo caso, solo se siente mientras te vas desnudando en los vestuarios, después, recorremos es pequeño tramo que nos lleva al depósito tipo alberca donde el agua sulfurosa resbala a más de 40 grados. Es el summun, sentirte con el agua hasta el cuello toda con nieve alrededor, mi compañero, que es más valiente que yo, suele ir saliendo a revolcarse por la nieve para volver rápido a la calor del agua. Yo me relajo reconfortada por la vista del Canigo, la felicidad de un instante que me acompañará todo el año.






Después, el regreso hacia Puigcerdà y los paseos en el parque, recorriendo los bordes del lago helado. Y por la noche, ahora si, antes de regresar a la casa que nos acoge, nos perdemos por las callejuelas de Ur quedándonos extasiados ante las luces que anuncian la próxima Navidad y que iluminan con candor su pequeña iglesia.


9 comentarios:

  1. Qué bien me ha venido acompañarte en tu viaje para refrescarme...

    ResponderEliminar
  2. No me extraña que os encante visitar ese lugar. Menuda envidia me has dado mientras lo leía.

    Un fuerte abrazo Molì

    ResponderEliminar
  3. Me ha parecido un dia muy especial y como a mi amigo Alberto me ha dado una envidia insana je,je...y eso que la nieve no me entusiasma demasiado pero eso de darte un baño con agua calentita rodeada de ella me ha parecido el "summun" del placer.
    Me ha encantado!
    Muchas gracias por participar.
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Este ha sido un viaje interior, lo puedo sentir. Me quedo con esa sensación de estar entre dos países. Es una situación única. Los lugares son de envidia, pero de envidia sana. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Un paseo tentador que invita a ser compartido. Gracias por tanto lujo de detalles!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Qué maravilloso viaje nos has traído. Verte en esa alberca de cálidas aguas y rodeada de nieve me ha parecido lo más hermoso y me he divertido con tu actitud infantil, cosa de la niña que llevas dentro, de estar entre dos países, en tierra de nadie. Muy lindo relato.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. He leido tu relato despacito deleitandome con tus palabras. Todo suena y se ve maravilloso. Confieso que me atraen mas los paisajes invernales (no los tétricos!) que los de playa. Muy lindo!
    Abrazo calido

    ResponderEliminar
  8. tengo toda esa zona pendiente, pero estoy deseando de ir. Ahora, aún más.

    ResponderEliminar
  9. Qué gusto... Cómo me gustaría conocer toda esa zona del Pirineo.
    Me ha gustado mucho la intimidad y el amor que trasmites hacia la naturaleza.

    ResponderEliminar