martes, 16 de agosto de 2016

PALABRAS DE SINDEL SEMANA 33 DE 52

EL MILAGRO


 Pensó que en realidad había tenido mucha suerte con el nuevo trabajo, mientras seguía con atención las explicaciones del encargado de la sección. Lo tenían mucho peor los chicos que trabajaban ocho horas seguidas en la cadena de desechos de aquella planta de reciclaje.

Llevaba casi tres años buscando trabajo y parecía que su etapa como mecánico de coches había llegado a su fin, realmente no se sentía motivado ya que los coches no eran lo suyo, para ser un buen mecánico de coches hay que ser un entusiasta de estos y el prefería más los pedales al motor. Así que la oferta de mecánico de mantenimiento en una empresa donde todo era reciclado le pareció un trabajo más  acorde con su carácter ecologista por eso no se lo pensó mucho a la hora de aceptar el trabajo el único inconveniente era el olor.

Justo hacia quince días que había comenzado a trabajar y aquel trabajo, después de tanto tiempo de búsqueda fue como o un milagro para él. Una semana antes, tuvo que despedirse para siempre de su amigo incondicional de infancia y adolescencia. Su mayor confidente siempre había sido su perro, aquel que siempre supo estar a su lado para las buenas y para las malas, había sido un chico con pocos amigos, por eso su perro era uno de los pilares más importantes en su vida, pero de un día para otro tuvo que tomar su más difícil decisión y acompañarlo a morir.

Pocos días después, de la muerte de Gin, comenzaron a suceder una serie de acontecimientos que le hicieron pensar que su amigo incondicional no había marchado del todo, sino, que estaba allí, cercano a la familia y ayudándola a superar toda una infinidad de problemas acumulados desde hacía un tiempo. Su madre, que llevaba años sumida en la tristeza, comenzó a sonreír y a ver el sentido de la vida. Su padre y el encontraron trabajo, después de años de estar en el paro. Para su dolor, todo en su vida parecía resplandecer desde la marcha de Gin.

Seguía atento las instrucciones sobre su nuevo trabajo a la par que sus ojos se mantenían fijos en la cinta transportadora en la que montones de cajas vacías se apilaban camino de la compactadora. Y entonces la vio, era una caja grande de cartón que no parecía tener nada de especial, solo que por instantes le pareció ver como se movía. En principio pensó que era cosa de los nervios o de su imaginación, pero fijo nuevamente sus ojos en la caja y esta vez estuvo seguro, con la misma seguridad grito al encargado:

-        -  Parar la cinta, en esa caja hay algo que se mueve!

Por segundos se paró la cinta y el inmediatamente alcanzo la caja y la abrió. Le saludaron dos pares de ojos azules recién abiertos a la vida, unas barriguitas redondas y unas orejas recogidas.

-          - Pero si son dos gatitos! - escucho decir al encargado.

,     No hubo mucho que decidir, sabia del gran amor que su madre les procesaba a estos pequeños felinos, pero quedarse uno de aquellos pequeños le pareció poco menos que un signo de deslealtad hacia Gin. Se lo pensó y estuvo toda la tarde meditando:¿ No formaría todo aquello parte de los milagros con los que cada día parecía sorprenderlo su perro des de que marcho?

Así fue como aquel pequeño ser entro en su vida,  y como todos en la familia tuvieron que aprender a dar biberones y ponerlo a dormir en una pequeña cesta junto al oso de peluche ya olvidado de su niñez.

Los años han ido pasando, el chico se emancipo y continuó con su trabajo, después se fue a vivir con su pareja, la vida siguió. Ahora Mel, el gatito salvado de la compactadora  tiene cinco años, sigue en casa de su su madre y no vive con él. Pero aunque tarde días en visitarlos, el gato tampoco ha olvidado y siempre parece estar esperándolo, cuando lo ve maúlla  hasta que el lo sube a su regazo entonces entorna los ojos y se queda ronroneando dulcemente.


Y MEL SIGUE CRECIENDO Y HACIENDO DE LAS SUYAS.......









6 comentarios:

  1. UNa serie de milagros, obra de un fiel amigo.
    Bien contado.

    ResponderEliminar
  2. Hermoso relato! Los animales tienen el poder de darnos vida, de hacer milagros a través del amor que nos dan incondicionalmente. Entiendo que su perro se ha convertido en un ángel que cuida sus días y lo ha bendecido con la llegada de ese precioso gatito que si bien no lo reemplazara, ha compensado en parte su partida.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Preciosa historia que nos ilustra sobre el principal material del que suelen estar hechos los milagros: amor!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Qué bonito relato, estaba predestinado que así sería...ocurrió el milagro. Me encantó.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. ¡Qué bello relato Moli!...me ha llegado al alma. Mi padre un día en una obra se encontró un gatito recién nacido abandonado, lo encontró porque el pobrecito no hacía más que maullar. Nos los trajo a casa fue uno más de la familia, ya hace muchos años que falleció. Adoro a los animales, en mis peores momentos siempre han estado a mi lado, tienen un sexto sentido para las personas.

    Te abrazo un cálido abrazo.

    ResponderEliminar
  6. ¿Quién dijo que la luz se extinguía?
    Soltó las alas y trajo este trasto negro :-)

    Besitos.

    ResponderEliminar