lunes, 12 de septiembre de 2016

PALABRAS DE SINDEL CONTANDO SEMANAS SEMANA 37 DE 52


FLORES EN EL RIO






Aeropuerto del Prat, septiembre de 1996 seis de la mañana, es la primera vez que embarco, ante mi, infinidad de barreras van haciendo zigzag, con una mezcla de miedo y emoción estiro de la mano de mi hijo. O es el quién me arrastra a mí?

Ante mi la incertidumbre unida a la emoción de lo desconocido, tras de mí, la seguridad de mi amante y compañero y de mis dos hijas mayores, todos ellos se quedan en tierra, me empujan en mi sueño, me invitan a viajar.

Éramos doce, que compartíamos anhelos y sueños por conocer lo que quedaba de la revolución. Doce estudiantes de Educación Social, deseosas de conocer un mundo miles de veces imaginado pero sobre todo queríamos aprender, saber todo lo que los humanos somos capaces de hacer aún y estando al limite. Doce soñadoras juntas arrastrando a un niño de diez años.

Nicaragua luz de luna, Nicaragua tierra de fuego.....

El sueño durante horas acumulado no me permite dormir, entre risas, escucho a los niños de la casa quienes sigilosamente abren la puerta de la habitación y nos observan. Me encojo en la cama junto a mi pequeño y pienso en que durante el día he de colgar la mosquitera. Cuando siento el silencio, me escapó hacia la calle, siento un olor intenso de flores más potente aún por la calor. Alboroto infantil, a las doce salen los pequeños de la escuela y entran los mayores, la calle llena del color blanco y azul, el mismo color de la bandera nicaragüense.

Nicaragua olor al viento, Nicaragua brisa en el aire....

Se enlazan días de extrema tranquilidad, con días de aventuras sin fin. Es posible escuchar una dulce canción en la espesura del bosque? Puede despertarte un toque de Las mañanitas a las cuatro de la madrugada? En Nicaragua la vida es así, no deja de sorprenderte.

Vivo mi vida entre niños, muchos de ellos tienen más obligaciones que nuestros adultos, camino, canto, escucho....intento superar mis traumas de infancia en un país que por momentos me trae a mi niñez en España.

Junto a los niños, descubro el temblor de las dormilonas. Flores en el río, si, inseguras como yo, recogiendo sus hojas tan sólo las rozas.

Nicaragua que rinde culto al valor de la humildad, que acoge, que atrapa....

Hoy 12 de septiembre de 2016, veinte años después Nicaragua sigue en mi alma.















* Con cariño para Doña Pastora, mi mamá de Nicaragua.
A Adiack, el ángel guardián de mi hijo Lleir.
A Zadya, mi amiga y confidente.
A Zadya quien me encontró casi 20 años después.
Y a Heydi, Yaoska, Gaddiel, Luis....niños todos en aquellos años, adultos magníficos hoy.

12 comentarios:

  1. Me imagino cómo te habrá marcado ese viaje!! Gracias por compartir! 👌

    ResponderEliminar
  2. Me imagino cómo te habrá marcado ese viaje!! Gracias por compartir! 👌

    ResponderEliminar
  3. Una gran experiencia, lo cuentas con cariño y alegría. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Me encanta llegar acá y disfrutar de todas esas cosas que compartis con nosotros, experiencias inolvidables y entrañables que es un placer leer. Gracias por sumarte con tan lindo viaje, de tu mano conocí un poco más de esa tierra no tan lejana a la mía, pero que nunca visité. Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  5. Bellas letras que nos evocan tus recuerdos que sigues llevando dentro de ti.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. No hay placer mayor que el que se siente, al darse a los demás y después comprobar que esa acción no se hizo en vano.
    Experiencia que por si sola justifica una vida.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Es muy emotivo todo lo que guarda en recuerdos esta entrada. Las alusiones a las sensaciones de las calles, los niños y las flores te llevan allí. Me ha encantado :)

    Un abrazo grande :)

    ResponderEliminar
  8. Me emocionaste con tus vivencias y recuerdos.
    Mil gracias por compartir.
    Un beso

    ResponderEliminar
  9. Me ha encantado. ¿Estuviste en Nicaragua? Me encantaría saber más de ese viaje.
    Conozco zonas de México que en alguna forma me hacen comprender lo que dices, pero creo que una y otra tierra, uno y otro ambiente son muy diferentes.
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Un buén reportaje Molí.con estupendas fotos,tal y como es tu costumbre. Has vivido mucho, y simpre tienes cosas que contar. Un besote amiga

    ResponderEliminar
  11. Una bellas flores que quedaron por siempre en tu alma amiga mía, cuan emotivo resulta ese viaje y cuan cargada de lindos sentimientos llenaste la maleta.

    Besos preciosa.

    ResponderEliminar