Páginas

jueves, 28 de diciembre de 2017

TRAVÉS DE SUS OJOS




 Mi amigo puso la voz suave, recuerdo que me dijo:

-         -  Esta nevando – y volvió a repetírmelo a voz de grito.

No entiendo esta forma de hablar de los humanos, les cuesta comprender que nosotros los perros somos capaces de oír el roce de una hoja resbalando por un tronco. Estuve a punto de decirle que ya lo había oído incluso antes de que pronunciase la palabras, bueno más que oír, presentía cada idea, cada gesto de mi amigo. Sabía cuándo estaba triste y entonces me acercaba a el suavemente y le lamia la cara o le tiraba del jersey invitándolo a jugar. No me gusta la tristeza prefiero las risas y el alboroto y más ahora que los miro desde lejos, desde mi cielo.

Como iba explicando, yo tenía una enorme curiosidad por la nieve, mis genes ancestrales me recordaban su tacto frió, el blanco inmenso de su manto cubriéndolo todo, los copos cayendo sobre mi pelo y yo sacudiéndola, pero eso era solo el recuerdo de generaciones marcado en mi mente, sensaciones de días intensos y largos caminos en los que mis ancestros arrastran trineos porteadores de hombres y de otros amigos.

Mientras yo fui pequeño, mi amigo también pequeño jugaba continuamente siguiendo mi ritmo, luego yo fui creciendo me hice adulto y el aún seguía siendo un niño. Nos gustaba estirarnos juntos a veces el me abrazaba explicándome todo lo que vivía hasta sus más recónditos secretos y en uno de esos días le hice una promesa entornando los ojos, porque claro no tenía voz humana, solo ladridos de perro.

-          -Gin, cuando te vayas – me dijo – prométeme que si vuelves a la vida con otra forma me lo harás saber.

Se lo prometí aunque en aquel momento no sabía ni imaginaba los desfases del tiempo. El tiempo es un imaginario humano, diferente del imaginario de un perro, y yo aquí desde mi cielo solo puedo enviarle señales para que sepa que a pesar de la distancia aún continuo queriéndolo, que recuerdo sus últimas palabras y como mi alma se enredó en sus dedos mientras él se despedía de mí en mi último viaje.

-Amigo mi alma de perro estará siempre contigo!  - le grito, aunque si él sonríe es porque lo sabe, ya formo parte del hombre como el formara por siempre parte de mí.


·         *Dedicado a Gin estés donde estés.

Tenia un ojo de cada color, como el jefe de manada de los Alaska Malamutes

Cuando se encontraron Lleïr tenia doce años.

Su mejor amigo y compañero de juegos.


Hasta se agotaban juntos.


Aunque era el mimado de todos

Por descontado que también era mi mimado.....

Gin se dio más prisa en crecer....

Y aparecieron nuevos amigos

                Con quienes podía seguir jugando.....

12 comentarios:

  1. Me encanta que hayas compartido con nosotros a Gin *__* De pequeña siempre me gustaron los Husky y los perros lobo, ¡son preciosos! Una entrada muy emotiva.
    Que el 2018 nos traiga muchas más ;)
    Un besazo y gracias por anfitrionar esta convocatoria juevera

    ResponderEliminar
  2. Ternura total tu relato. Un destaque especial para las fotos que ilustran la historia: me encanta verte en esa fotografía!!!
    Besos Inma.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Molí por tu generosidad de compartir ese recuerdo bello y doloroso , no tengo palabras simplemente lindo , lindo .
    ÉL desde donde se encuentre su alma estará siempre con vosotros.
    Un fuerte abrazo y mi deseo que este Año Nuevo sea bueno para tod@s mukisssss.

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola! Que no puedo con estas historias, me has sacado lágrimas. Hermoso, y las fotos ilustrándola lo hacen aun mucho más emotivo.

    ¡Un abrazo enorme! Y feliz y próspero 2018

    ResponderEliminar
  5. Hola Inma: Puedes recoger mi aportación en http://desgranandomomentos.blogspot.com.es/2017/12/este-jueves-un-relato-traves-de-sus-ojos.html
    Un fuerte abrazo.
    P.D. cuando cierres el jueves literario, pásame a mí la convocatoria para el jueves siguiente ante la ausencia de voluntarios para dicha semana.

    ResponderEliminar
  6. Es un relato muy hermoso, Moli.
    Añoranzas que se quedan atrapadas en la memoria de la infancia. Crecen juntos, se disfrutan pero siempre tiene que llegar la dolorosa despedida. Me encanto tu historia.
    Deseo que disfrutes la llegada del nuevo año. !Felicidades!

    ResponderEliminar
  7. Precioso el perro y el relato. Es una pena que no duren más, porqué es un golpe cuando se van.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. Me permito dos libertades:

    - "Estirarse" (catalán) equivale a "tumbarse" (castellano)

    - Échale un vistazo a esto, probablemente te gustará:
    https://youtu.be/rGyLjHZKbxw

    (aunque mejor la novela)

    ResponderEliminar
  10. Estoy segura que estén donde estén nos siguen cuidando.
    Precioso relato.

    ResponderEliminar
  11. Mi hermana tuvo un husky siberiano y puedo decirte que un día que amaneció nevado, disfrutó muchísimo revolcándose en la nieve, porque se encontraba en su elemento natural.
    Bonita historia Inma.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Que bella dedicatoria para tan hermoso ser, sin palabras.

    ResponderEliminar