Páginas

miércoles, 3 de febrero de 2016

MIS HORAS EN LA PELUQUERÍA, el amigo Alfredo desde su bloc LA PLAZA DEL DIAMANTE, nos invita a contar aventuras y anécdotas peluqueras, 

LA PELUQUERÍA DE PAQUI




Mi odio a las peluquerías se remonta a mi más tierna infancia, aún resuenan en mis oídos las palabras impacientes de la peluquera:

-          Niña puedes parar un momento! Es que no hay manera, ya verás que trasquilones….

Con más trasquilones que con sin ellos volvía a mi casa con mi madre casi siempre enfadada.

Mi adolescencia no me hizo afín a las peluquerías sino todo lo contrario. Eran días aquellos en los que pedías la vez y podían pasar horas hasta que te atendieran, después venían los estirones, los rulos y lo peor de todo aquellos secadores donde te hacían meter la cabeza y aunque te estuvieras achicharrando se olvidaban de ti. Y al final la sorpresa, te encontrabas en el espejo tu rostro con un pelo ondulado que bien poco  que bien poco se parecía a ti. Si realmente odiaba ir a la peluquería y este odio me acompaño durante muchos años. Bueno hasta que conocí la peluquería de Paqui.

Paqui estaba especializada en peinar sobre todo a señoras más mayores así que fue mi madre quien primero la conoció y estaba encantada, vamos le gustaba tanto ir que siempre se negó en redondo a que la peinaran en el Hogar del Jubilado, aunque en este lugar era mucho más barato:

-          Ni que me lo regalen – decía- Yo me voy donde Paqui.

Y como yo seguía probando peluquerías ya más que harta de tintes, gominas, peinados varios que inexorablente desaparecían al día siguiente después de ir a dormir. Pues me fui donde Paqui y me encanto. Paqui te hacía sentir como en casa, cuando llegabas te preparaba un café o una infusión o lo que quisieras, te trataba con sumo cariño, te escuchaba y te explicaba alguna que otra anécdota divertida total que pasaban las horas volando.

Como no podía ser menos, por esta peluquería también pasaban diversos personajes, bueno más bien señoras originales como Teresa. Tere, como prefiere que la llamen, esta cercana a los sesenta pero viste como si tuviera quince. Según ella, tiene un baúl lleno de ropa de los 70, esta ropa es la que ella llevaba cuándo era mucho más joven, pero como es muy cuidadosa pues, aun la conserva  y ahora que vuelve a estar de moda, tenemos a Tere como un pimpollo porque encima esta delgada.

Parlanchina y dicharachera no hay quien la haga callar pero, vino la crisis y Tere venia menos por la peluquería a cortarse las puntas y poco más. Para el tinte supo encontrar los lugares más baratos donde comprarlo y ella misma se lo ponía. Y como la crisis iba en aumento pues fueron muchas las que siguieron el ejemplo de Tere.

Hace unos dos años, estaba yo en la peluquería y aparece Tere con el pelo envuelto en una toalla, haciendo muecas, desesperada.

-          Es que, hace una semana fui a Amer a comprar tinte en una droguería que cerraba…..

En Amer? – me digo yo – si eso está a chorrocientos kilómetros…..

Pero a lo que iba, según Tere el tinte era un marrón claro y cuando se quita la toalla me le encuentro con una greñas de un rojo desbordante, ni rubio,  ni marrón…ROJO en todo su esplendor.




Cuando Paqui empieza a arreglar el desaguisado, aparece otra de las clientas habituales tapándose el pelo con una toalla. La misma historia y el mismo color, y así hasta cuatro más una detrás de otra. La que fue a buscar el tinte fue Tere pero se ve que trajo botes para todo el barrio. Paqui y yo nos mirábamos y no sabíamos si llorar o reír.

A partir de aquel día Paqui ajusto un poco los precios y los tintes se dan allí, no sea que por barato……



19 comentarios:

  1. ¡Madre de Dios!
    Esta historia se parece a una que sufrió una amiga mía, que se fue a una famosísisima de un famosísisimo, le costó un ojo y parte del otro, y al día siguiente en vez de un pelo rubio, apareció de color verde extraterrestre.
    En fin... que alguna algarada siempre sufrimos...
    A mí no me saben sacar mis rizos. Llego a casa y dos días después ya puedo darle mi mano... :-)

    Besos enormes.

    ResponderEliminar
  2. ajajajaja bien cabe el dicho de que lo barato sale caro..pero vamos...a mas de una le ha ocurrido que por querer cortarse las puntitas termina con el pelo trasquilado..o por pintarse como tere termina en un Pizasso...lo bueno del cabello es que...crece...besossss divertida tu entrada Moli

    ResponderEliminar
  3. Yo tampoco soy afín a las peluquerías ni ahora ni nunca.

    ResponderEliminar
  4. De niña no me gustaba la peluquería ahora solo me gusta el momento lavado de pelo, lo demás me agobia, con decirte que yo misma casi siempre me corto el flequillo y las puntas... Jajajaja...
    Recuerdo esa peluquera que iba al hogar del pensionista a peinar a mi abuela, yo prefería ir a la barbería con mi abuelo...
    Besines...

    ResponderEliminar
  5. De niña no me gustaba la peluquería ahora solo me gusta el momento lavado de pelo, lo demás me agobia, con decirte que yo misma casi siempre me corto el flequillo y las puntas... Jajajaja...
    Recuerdo esa peluquera que iba al hogar del pensionista a peinar a mi abuela, yo prefería ir a la barbería con mi abuelo...
    Besines...

    ResponderEliminar
  6. Es que no hay nada como la peluquera de barrio, y al final todas regresaron.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Me pasaba lo mismo que cuentas en la peluquería, pero veo que para un chico es menos grave, al menos no nos ondulan el pelo.
    Eso sí, la mujer, por lo que leo, muy maja y entregada, porque esas del tinte de Amer era como para mandarlas por ahí, jeje.
    Besos..

    ResponderEliminar
  8. jaja es que esa Paqui debe ser una de las "multitasquin" como dicen, o sea una todoterreno que sabe sacarte de todos los aprietes... merece conservar su clientela!
    Muy divertido tu relato.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Ja,ja,ja, pobrecitas, menudo disgusto! Yo me he llevado muchos berrinches después de salir de la peluquería y mirarme en el espejo de mi casa y ver que no me han cortado cómo yo quería, o me han cortado demasiado...encontrar una peluquería donde te entiendan es todo un éxito y cuando la encuentras ya no quieres cambiar.
    Un beso

    ResponderEliminar
  10. La peluquería de Paqui es casi un centro cívico vecinal. ¡Yo quiero ir! Eso sí, paso de colorines, pero vida social toda la que me echen.
    Gracias por participar.

    ResponderEliminar
  11. La peluquería es como el confesionario, mejor no cambiar para que los pecados no se aireen jajajajaja .Mi pelo es así de rojo, pero no por equivocación, si no por puro gusto.
    besossss

    ResponderEliminar
  12. La peluquería es como el confesionario, mejor no cambiar para que los pecados no se aireen jajajajaja .Mi pelo es así de rojo, pero no por equivocación, si no por puro gusto.
    besossss

    ResponderEliminar
  13. Pues sí, no te falta razón, muchas veces, lo barato, de balde es caro.
    Yo soy una perezosa para ir a la peluquería, pero comprendo que cuando salgo me veo mucho mejor.
    Agradezco tu visita en mi espacio, vuelve cuando gustes, yo siempre tengo por costumbre devolver la visita.
    Cariños y buen fin de semana.
    kasioles

    ResponderEliminar
  14. ¡¡Qué bueno, qué risa!!
    La de mi barrio solamente sabía hacer el "casco de bombero" a todas las señoras, jajajaja.

    Beset.

    Compi, la reserva la haces tú o yo si me das los nombres y los días?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A que reserva te refieres a la de Vilafames?

      Eliminar
    2. A que reserva te refieres a la de Vilafames?

      Eliminar
  15. Por Dios!! ...me has hecho recordar a una compañera de secundario, rubia, tan rubia que parecía tener ya blanco el pelo... y eso que el agua en Buenos Aires hace que el cabello se oscurezca... pero ella insistía que no "usaba" nada y que mantenía un rubio platinado natural... hasta que un día se apareció en la escuela con un mechón "verde"... y todo había sido culpa del henna... seeeee... jajajajajajaja!

    Besos Molí!

    ResponderEliminar
  16. Moli, gracias por tu visita a mi blog...Me encanta leer las curiosidades que ocurren en las peluquerías. No suelo ir, pero si alguna vez voy me quedo admirada de las confianzas entre clientas y peluquera...Mi abrazo y mi cariño.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  17. Moli, gracias por tu visita a mi blog...Me encanta leer las curiosidades que ocurren en las peluquerías. No suelo ir, pero si alguna vez voy me quedo admirada de las confianzas entre clientas y peluquera...Mi abrazo y mi cariño.
    M.Jesús

    ResponderEliminar