Páginas

domingo, 27 de septiembre de 2020

 CONVOCATORIA JUEVERA PARA EL JUEVES 1 DE OCTUBRE:

HABLEMOS DE LIBROS

Haciendo cuantas el otro día, fui consciente que en estas alturas del año ya llevo leídos como veinte libros. Veinte historias con las que he convivido en momentos duros y no tan duros unas mejores y otras no tan buenas. Mi convocatoria va por aquí, os invito a escribir sobre algún libro en concreto que hayáis leído a lo largo de este año tan atípico, seria como una especie de reseña, ¿os a gustado? ¿Qué os ha hecho sentir? ¿Por qué lo recomendáis? o ¿Por qué no?...Todo lo que se os ocurra que un libro da para mucho. Intentar no pasaros de las 350 palabras, aunque a veces hay excepciones...

miércoles, 23 de septiembre de 2020

EL ADIOS

 CONVOCATORIA JUEVERA PARA EL JUEVES 24 DE SEPTIEMBRE, LA AMIGA MAG DESDE SU BLOG LA TRASTIENDA DEL PECADO, NOS INVITA A ESCRIBIR.....

ENCUENTRO CON MI PASADO



EL ADIOS

Atravesé las diferentes puertas con prisa, con la misma celeridad con la recorrí los pasillos sin percatarme apenas de quien me acompañaba en mi recorrido. Te encontré estirada y tapada en aquel box que te habían asignado como último cobijo en espera de una habitación. Cuando me acerque a ti, Víctor me dijo que seguramente que no te enterarías de que habíamos llegado porque hacía unos minutos que te acababan de sedar. Pensé que aún y con la sedación hay un vínculo de amor que une a una hija con su madre, me acerqué a tu oído y te susurre lo mucho que te amaba, lo mucho que te había querido a lo largo de mi vida a pesar de una adolescencia complicada y de otros desencuentros normales en las relaciones madre e hija.

Estábamos todos allí, de la forma en la que a ti tanto te gustaba. Porque si había algo que te hiciera realmente feliz era encontrarte en medio de ese revoltijo de hijos y nietos. Poco que ver con esos últimos años de residencias a las que nunca acabaste de adaptarte del todo.

Sabía que te ibas, que ya no había marcha atrás posible. Mi experiencia me hacía conocer todos los síntomas, la muerte no se presenta de golpe como erróneamente creemos, nos vamos muriendo poco a poco, pero aún y así me deje engañar.

No sé si fue esa pastilla inútil que puso la enfermera en tu boca siguiendo el ritual de tu medicación habitual, o ese esperar una habitación. La cuestión es que pensé que nos quedaba algo más de tiempo y salí cinco minutos a hablar con los que estaban fuera y a comerme una manzana que reposaba en mi bolso. Antes de eso, tu abriste tus ojos y miraste a tu alrededor sonriente y le dijiste a Ruth después de lo de la pastilla.

--Anda a ver si puedes despistar a esa enfermera y nos vamos todos a tomar un chocolate con churros…

Si tú también me engañaste, de la misma forma que lo hacías cuando escondías tus lágrimas en mis entradas al hospital o cuando ibas a visitarme y todo ese día se convertía en un día de fiesta, te llevabas mis risas en la sepulvedana mientras tus lágrimas rodaban cara abajo. Aunque yo eso, lo de tus lágrimas, lo supe mucho más tarde, cuando ya no estabas entre nosotros.

Tenía que haber sabido, que era el despertar de tu último aliento. Te bese y te dije un: ahora vuelvo. Y cuando volví ya había pasado todo. Me he dicho tantas veces a lo largo de estos seis años que maldita manzana y malditas casualidades. Supongo que necesitabas el sosiego de Víctor para iniciar tu nueva etapa. Tu hijo, puede que el más miedoso ante la muerte, estuvo a tu lado acompañándote y eso aún hoy me reconforta.

Después, cuando no estabas y estabas, cuando mis lágrimas se mezclaban en tu rostro, cuando miles de imágenes se filtraban en un momento y un espacio, aprendí que hay adioses que no acaban de verse nunca. Mis hermanos y yo somos tus frutos que ya hemos echado nuevas raíces, hay nuevos frutos, nuevas raíces y así hasta el infinito gracias a ti que un día exististe.



 *  
A Roció mi madre, nacida el 2 de febrero de 1927 en Membrilla (Ciudad Real). Falleció el 24 de septiembre del 2014 en Martorell (Barcelona).

 

domingo, 20 de septiembre de 2020

CIERRE DE LA CONVOCATORIA

CIERRE DE LA CONVOCATORIA

Desde el final del domingo cierro la convocatoria de esta semana sobre INSUMISIÓN, soy consciente de que no os lo he puesto fácil por eso agradezco doblemente vuestra participación. Como no he tenido tiempo de visitaros a todos, prometo hacerlo durante esta semana. Para la próxima semana nos vemos en el BLOG de MAG

miércoles, 16 de septiembre de 2020

Y LOS RELATOS INSUMISOS VAN LLEGANDO.....




                   MOLI DEL CANYER














IMAGENES DE DIANA DOWEK: PAISAJES INSUMISOS




INSUMISA

Cada año me rebelo ante la inevitable marcha del verano, intento mantener esa alegría inmensa con la que te acaricia la brisa en el mar. Pero de golpe y sin saber porque un día viene a visitarme la melancolía, dicen que es la luz solar que va cambiando y que aunque el calor se niegue a marchar, el sol se va despidiendo camino de otros hemisferios. Yo que no estoy muy puesta en el tema, me niego a sucumbir.

--¡Me niego a que se vaya el verano!—grito

Pero mi grito cabalga en un vacio inerte es pos de los últimos rayos de sol. Mi rebeldía me lleva a múltiples locuras: alargar los días de baño en el mar aún y cuando el agua este en menos de 10 grados, vestir con vestidos de tiras hasta bien entrado diciembre y por descontado caminar con mis sandalias. También soy de las últimas en abandonar el chiringuito de la playa y me enfado cuando desaparecen los puestos de los artesanos.

--¡Insumisión!-- grito y cada año convoco manifestaciones a las que nadie acude e incluso hubo un año en el que comencé una huelga de hambre. Pero una de mis hijas acabo sobornandome con una taza de chocolate caliente con churros y la huelga no duro ni doce horas…

Ese estado mezcla de tristeza y insumisión, me lleva a negarme a poner la calefacción en los días fríos del otoño, a coger guantes gorro y anorack. Es como con si con mi rebeldía pudiera conseguir un verano eterno. Pero una mañana, de forma imprevisible veo ante mi los Pirineos nevados, ese día me traiciono a mi misma y me dejo sucumbir al hechizo. Unos días después, me calzo mis botas forradas por dentro, me cubro con mi anorack más potente y con gorro guantes y puf encamino mi coche hacia las montañas. Ese día cambio los baños en el mar por una buena batalla con bolas de nieve, es el día que por fin me someto de lleno al invierno.




sábado, 12 de septiembre de 2020

CONVOCATORIA JUEVERA PARA EL JUEVES 17 DE SEPTIEMBRE.



INSUMISIÓN

Buscando en el diccionario el significado de la palabra, me encuentro con diferentes definiciones: Acto de rebeldía, falta de sumisión u obediencia....En España, hubo unos años en los que la palabra no nos sonaba extraña gracias a los cientos de insumisos que se negaron ha hacer el servicio militar y cuya lucha dio como resultado que el servicio militar obligatorio fuera abolido en nuestro país. Ahora, en tiempos de pandemia, miles de padres se niegan a llevar a sus hijos al colegio, su lucha se basa en la insumisión escolar, otros se niegan a llevar las mascarillas . Hay muchas formas de ser insumiso, miles de historias en las que personas con razones diferentes se han rebelado contra normas establecidas con más o menos exito. Hoy mi convocatoria va por ahí, historias inventadas o no en las que la insumisión de una o varias personas han provocado cambios, o problemas o....la imaginación es libre.

miércoles, 9 de septiembre de 2020


Convocatoria juevera para al jueves 10 de septiembre. La amiga Monica desde su blog NEOGEMINIS nos invita a escribir sobre monstruos....





PETIT MONSTRE1

El día había sido ajetreado, pero cuando la oscuridad de la noche lucía con todo su esplendor, el pequeño, justo después de la cena intentaba alargar una sobremesa que era privilegio de los mayores. Se iba a la cama a regañadientes y se mantenía sentado con las luces encendidas, le tenía terror a aquel negro que envolvía la habitación. Creía, que dentro de la oscuridad habitaban los monstruos más terribles, aquellos que con un solo soplo eran capaces de destruir su habitad y por descontado a toda su familia. No hacía ni cinco minutos que estaba en la cama….

--¡Papa! Corre que vienen los monstruos….

Con el libro de cuentos en sus manos, papa se dirije a la habitación con un suspiro. Otra noche más que no le queda otra que apaciguar miedos, visitando el mundo pacifico de los monstruos.

--El monstruo Vendaval se dedica a soplar sobre las nubes, así en los días oscuros y de lluvia ayuda al monstruo Sol a salir de su guarida.

--El monstruo Pataslargas calza unas medias a rayas de colores, tiene un largo pico con el que remueve los charcos para conseguir dar color a sus medias.

--El monstruo Ogrotón está muy gordo porque se pasa el día comiendo hamburguesas con ketchup. Pero hace unos días que se ha enamorado de la monstruo Supersana y se dedica a comer verduras junto a ella. Ayer incluso los vi volando al son de los soplidos del monstruo Vendaval y es que al monstruo Ogrotón se le está poniendo un tipito que ya lo querría yo…

--El monstruo Torpedo no deja de dar vueltas y tiene el resto de los monstruos hartos, el país de los monstruos se está llenando de socavones por culpa de la energía sin fin de este monstruo incordioso.

--La monstruo Bandida lleva una media que le cubre la cara, se dedica a disparar con sus pistolas chorros de mermelada.

--El monstruo Dentetes tiene por costumbre morder todo lo que se le pone delante, pero lo que prefiere sin lugar de dudas es morder los deditos de los niños que están en la cama..

El pequeño aplaude entusiasmado.
--Así papa, ¿Los niños humanos también tienen miedo a la hora de ir a dormir?

--Claro que si Petit Monstre, de hecho los humanos nos tienen miedo porque los monstruos vivimos gracias a su imaginación….

En el dormitorio, los tres niños medio dormidos ya sienten a mama como sale de la habitación y antes de apagar la luz, les dice en voz baja lo mismo que cada noche repite papa monstruo:

--Bona nit I vigila que en Dentetes no et mosegui cap dit….2


1Pequeño monstruo
2Buenas noche y vigila que Dentetes no te muerda ningún dedo...





* Este relato es un pequeño homenaje al cuento que acompañaba cada noche a mis hij@s: El Petit Monstre s'en va al llit (El pequeño monstruo se va a la cama) de Mercer Mayer.