Páginas

miércoles, 12 de septiembre de 2018

Convocatoria juevera para el jueves 13 de septiembre, la amiga Diva desde su blog DIVAGACIONES NOCTURNAS nos invita a escribir sobre.......

XENOFOBIA (mi experiencia)



1970 L’Hospitalet de Llobregat – dentro del área metropolitana de Barcelona
Solo tenía once años y no pude elegir, tampoco me importó mucho ya que para mí era toda una aventura; Barcelona con su inmensidad, con su mar, con sus calles por descubrir……atrás quedaba Madrid y mis dos años de hospital y Membrilla.
En sueño de la inmensidad quedo concentrado en las cuatro paredes de una habitación alquilada, en esta y con derecho a cocina convivíamos mi madre, mi hermana y yo en un barrio lleno de emigrantes de una gran población del área metropolitana. Todo estaba por hacer: no había suficientes pisos para la avalancha que llegaba, no habían ni escuelas, ni hospitales, el ejemplo de lo que una ciudad urbanísticamente nunca ha de ser lo tenía día a día ante mis narices: l’Hospitalet de Llobregat era el sitio.
Mi contacto con la lengua “extranjera” era escaso, tuve que hacer rodar bastante la ruedecilla del transistor para encontrar una emisora donde se hablara en catalán, la encontré y hice todo lo posible por comprender los entresijos de la lengua nueva, la cual con el devenir de los años paso a ser la lengua materna de mis hijos y de mis nietos, solo añadir que la única de la familia que de alguna forma “renegó” de sus orígenes fui yo quien huía cual posesa de lo que yo creia un terrible pasado.




1984 Banyoles – provincia de Gerona
Hace unos años que el paro asola muchas de las ciudades del área metropolitana, por otro lado siempre he creído que la gran ciudad no era el lugar ideal para que crezcan los hijos (mi infancia en Membrilla me precede). Nos ubicamos en una casita donde antes vivía una de las familias de masovers[i], en pocas semanas me encuentro adoptada por la familia de masovers que aún se resiste a marchar enfrentándose a la especulación salvaje de sus tierras, aprendo casi todo del cultivo del campo, veo nacer terneros, me siento cuidada y querida al igual que mis hijas y marido, rara excepción de la Cataluña profunda para quienes todos los que llegamos de pocos kilómetros a la redonda somos poco más que extranjeros. Mis niñas no siempre son bienvenidas a algunas casas  “ niña no te juntes con esas que parecen gitanas….” Nuestra vida aparte de mi nueva familia se desarrolla entre hippies y neo rurales. En 1986 mi hijo pequeño nace en Can Puig de la Bellacasa, me atiende la comadrona de Banyoles acostumbrada ya a la extraña costumbre de los neo rurales que paren a sus hijos en sus casas.



2018 Banyoles – comarca del Pla de L’Estany – provincia de Girona

Ha llovido bastante desde mi llegada pero aun no tengo claro si soy banyolina[ii], años en los que mi pequeña ciudad se ha ido llenando de inmigrantes de Gambia, Senegal, Marruecos, Argentina, Ecuador, Honduras, Peru, Rumania, Polonia……múltiples tonos de piel, de colores de ojos, de cabellos….la riqueza de la multiculturalidad que atrae y repudia a la vez a una población que se define de per se más clasista que racista.
De una forma u otra a estos nouvinguts[iii]pasan a vivir en el barrio gueto donde antes vivieron: andaluces, murcianos, gallegos o extremeños, nunca serán de aquí, nunca seremos de aquí…..mi posición económica nunca ha sido muy boyante al igual que la de ellos, no pertenezco a ninguna de las familias admiradas por la cantidad de propiedades o por vivir de las rentas, tampoco es fácil aunque te lo propongas estudiando romper el techo que separa el tener un buen trabajo en Banyoles o no tenerlo ¿es cuestión de xenofobia o no?
En mi pequeña ciudad, el sentimiento independentista va bastante de la mano de la posición económica y también a la par de la cantidad de apellidos que se remonten geneologicamente, aparte de hablar perfectamente el catalán tanto como casi renunciar a tus orígenes, así que yo soy algo así como una charnega[iv] desagradecida porque considero que el mérito de ser quien soy se lo debo íntegramente a mi esfuerzo y mi trabajo, y a aquellos catalanes que me acogieron con amor pero nunca a lo que se llama “tierra de acogida”.
Mi naturaleza ácrata me lleva a estar a años luz de nacionalismos varios, el cambio se produce por actitudes, por respeto, por aceptar y no imponer. Los nacionalismos sean del color que sean siempre van de la mano del racismo y la xenofobia.






[i] Cultivaban y vivían en las tierras del señor y propiewtario de las tierras, tenían derechos adquiridos por generaciones.
[ii] No porque yo no lo sienta sino porque los banyolines de pura raza siempre nos lo hacen sentir asi.
[iii] Venidos de nuevo
[iv] Nombre por el que de denomina en Cataluña a los venidos de fuera, pero sobre todo a los hijos de un/a catalán y de una venida de fuera de Cataluña.

L'Hospitalet 1972 barrio de La Florida preparando el piso de mi hermana.

lL'Hospitalet barrio de Pubilla Casas con mi primera generación de catalanas.

Banyoles 1984 en nuestra casa en Can Puig de la Bellacasa

Banyoles 1985 en Can Puig de la Bellacasa

Banyoles 1986 mi hijo nació en Banyoles cuando los niños de aquí ya nacían en el hospital de Girona pero se les inscribe como banyolines, a pesar de eso el nunca sera un banyoli de pura cepa, de los de toda la vida.........







jueves, 6 de septiembre de 2018

CONVOCATORIA JUEVERA PARA EL JUEVES 6 DE SEPTIEMBRE, ESTA SEMANA NOS CONVOCA MUJER VIRTUAL DESDE SU BLOG DE RAICES Y ALAS

CON EL PIE IZQUIERDO


Adoro mi pie izquierdo, es fuerte, mágico, sublime…..todos los adjetivos buenos me parecen poco para él. Mi pie izquierdo es serio y responsable a la vez que alegre y divertido. Gracias a el he podido dar miles de saltos, caminar miles de kilómetros, pedalear y pegar patadas con fuerza a pelotas imaginarias e incluso a veces reales, tampoco importa mucho ya que el futbol no es mi fuerte, pero con todo y con eso mi pie izquierdo siempre ha sabido salir airoso en eso de las patadas aunque estas fueran dadas a un niño incordiador.

Me gusta mi pie izquierdo el cual esta magníficamente diseñado y tan bien fabricado que de forma solidaria desde que recuerdo siempre ha trabajado por dos. Con todo esto no quiero decir que no le tenga cariño a mi pie derecho, pero claro el hace solo lo que puede, es como mi pequeño mimado que siempre obliga a ser cuidado, nada que ver con el izquierdo a quien siempre le ha tocado aguantar todo el peso de mi cuerpo.

Gracias a mi pie izquierdo he podido andar, correr, brincar……y lo hacia todo casi solo ya que la fuerza de mis dos pies se concentraron solo en él. Pocas veces se ha quejado, solo la edad y el SPP lo han  llevado a que ahora tenga que descansar más.


Si ya sé que la convocatoria nos invita a hablar de días en los que nos levantamos con el pie izquierdo, pero resulta que desde que tenía 18 meses y a partir de un día fatídico en que la polio quiso ser mi compañera de vida, las secuelas de esta enfermedad quedaron ancladas en mi pie derecho al que siempre he tenido que tratar con mucho mimo y olvidando bastante al otro el que siempre ha hecho un trabajo excepcional. Así que no puedo hablar de días marcados por levantarme con el pie izquierdo ya que cada día quiera o no me levanto con dicho pie y hablar mal de el es como hacerle una putada ¿Me comprendéis?

jueves, 30 de agosto de 2018

Y POCO A POCO LOS LUGARES Y LOS RELATOS VAN LLEGANDO.......













*Las fotos que acompañan a los enlaces han sido tomadas en Los Arribes de Duero en la parte de Salamanca



miércoles, 29 de agosto de 2018

SE DE UN LUGAR……….AL FONDO EL DUERO



La carretera serpenteante parece a veces caer en picado, nueve kilómetros separan el pueblo de Saucelle de la presa y de su antiguo poblado, casi a la mitad del camino nos paramos para mirar hacia abajo y entonces se produce la maravilla ¿Cómo puede una imagen representar tanto? ¿Por qué el esplendor de la naturaleza más salvaje te lleva a decidir tantas cosas?

Caímos en el Salto de Saucelle casi por casualidad, bueno soy más bien yo que no aguanto mucho recorriendo ciudades y piedras, siempre lo he dicho u lo mantengo soy más de verde, de naturaleza viva, de animales que aparecen de golpe y sorprenden.

Bajamos a una especie de ecoaldea de la que no sabíamos mucho, nos apartamos del mundo casi diez kilómetros y quedamos casi en medio de la nada, sintiendo el paso suave del Duero y viviendo en la hora de Portugal ya que el rio en ese punto hace frontera con los dos países. Mágico lugar!!!
Con los días fui sabiendo más de lo que intuía, Salto de Saucelle representa un microclima donde es posible cultivar naranjas, vides y oliveras pero hay más…..

A inicios de los años 50 se construyó allí un pequeño poblado, con sus casas blancas, con su plaza, con su iglesia, todo preparado para dar cobijo a las familias que por cientos habitaron el lugar, el objetivo fundamental era la construcción de una presa y un enorme puente que uniría España con Portugal. Mi imaginación se dispara creando historias y momentos vividos en tan recóndito lugar, no llego a imaginar la magnitud de un lugar donde hasta ese momento cruzar el rio significaba hacerlo en barca entre las paredes encrespadas donde aún habitan buitres, águilas y cigüeñas negras entre otros. Supe que los contrabandistas cruzaban sus cargas de un país a otro a base de tirolinas, que los burros que cargaban por los desfiladeros con todo lo traspasado estaban entrenados para correr cual alma que lleva el diablo, solo con ver el uniforme verde y el tricornio de la guardia civil.

Supe de otros años y del ingenio humano para sobrevivir en lugares donde la vida parece imposible hoy en día. Era un lugar mágico y aun hoy lo es.

Después de meses y meses de contradicciones, de pensar si me quedo o si me voy  vivir unos días lejos de todo me lleva a meditar y ahora si se lo que necesito. No soy urbanita, no se ni quiero vivir en una ciudad, necesito el verdor de los árboles, el azul del cielo y del agua, el sonido del viento y de diferentes pájaros que me hablan. Se dé un lugar que me ofrece todo eso y mucho más desde hace más de treinta años, a pesar de algunas de sus gentes, a pesar que puede no ser fácil…..me quedo.

El despertar en Salto de Saucelle


El Duero en su paso por Saucelle 1950


Se inicia la construcción del poblado

Se inicia la construcción de la presa

Paso del puente de la presa frontera entre España y Portugal


Construcción de la presa



sábado, 25 de agosto de 2018

CONVOCATORIA JUEVERA PARA EL JUEVES 30 DE AGOSTO.


SE DE UN LUGAR......
Un lugar magico, un lugar que hace tiempo que conoceis o que acabais de descubrir, un lugar donde todo es posible, donde suceden hechos fantasticos o al menos inspira vuestra imaginación, este jueves os invito a compartir un poquito de ese lugar.

miércoles, 22 de agosto de 2018

CONVOCATORIA JUEVERA PARA EL JUEVES 24 DE AGOSTO, ESTA SEMANA NOS CONVOCA LA AMIGA RHODEA BLASON, QUIEN NOS INVITA A QUE EN NUESTRO RELATO HAYA: PAÑUELO DE SEÑORA, CORBATA O AMBAS COSAS......


DORALINA

“Me siguen desde lejos y poco a poco acortan la distancia. Si les pregunto algo, apiñan las cabezas, ríen avergonzadas y hacen ademán de retroceder a su escondite. Pero al final acaban por convertirse en alegres lazarillos que no me perderán de vista hasta el oscurecer. Ya sé cómo se llaman: Amelia, Basilisa, Enedina y Ludivina. Tan líricos nombres resultan más sorprendentes bajo la capa de mugre, tierra y mocos que cubren los vertidos y la cara de las niñas. La alegría de mis acompañantes crece por momentos, y no hay duda de que lo están pasando muy bien. Palmotean y saltan, y escoltado por ellas llego a una explanada donde se alza la escuela. Es de una planta y está bastante desmochada y decrépita, pero recién construida, con sus paredes encaladas, debió de parecer una paloma en medio de la negrura ruinosa del pueblo.
Cuando las niñas se colocan en el escalón de entrada a la escuela para que les haga una fotografía, pasa una mujer conduciendo un carro y me pregunta si puede poner en el grupo a su hija. Le digo que sí y la baja del carro. Esta lleva un pañuelo a la cabeza y se llama Doralina”

Donde las Hurdes se llaman Cabrera  – RAMON CARNICER



-         ¡Doralina!!, venga que es pa hoy...

La oscuridad llena el habitáculo, padre la recorre con el candil de aceite, madre prepara los apeos del campo, Edelmira la hermana mayor va masticando cortezas de pan y con sumo cuidado las introduce en la boca de Joaquín el más pequeño de los seis hermanos, tal y como lo hacen los pajaricos, le recuerda cada día madre porque Edelmira aunque es la más grandota aún no cumplió los nueve años. Doralina es la mediana y tiene cinco y ya tiene sus tareas asignadas, es tiempo de siega así que no queda otra que cada día subir al carro y acompañar a madre.

Doralina se coloca la vieja bata que antes fue de su hermana y antes de su tía y antes ni se sabe lo mismo que los zapatos de cuyas suelas originales no queda ni rastro. El tajo queda a unas dos horas del pueblo, Edelmira se cuidara de la casa y de los hermanos menores: Luis de tres años y Joaquín que aún no ha cumplido uno. Blas  y Sebastian ayudaran a padre con las vacas y con todo lo que se tercie.

Subida en el carro se duerme, cuando llega al tajo recoge las espigas que otros dejan atrás, cuando el sol aprieta madre le coloca un pañuelo blanco en la cabeza, este si antes fue de madre y eso la enorgullece. Al mediodía paran a comer madre siempre lleva pan y tocino, más pan que tocino eso sí, por eso madre con la navaja le hace trocitos muy pequeños, para que el tocino dure tanto como el pan, aunque Doralina suele quedarse dormida antes de terminar y algunos días madre le busca una sombra y la deja allí dormida. Cuando se despierta tiene que darse prisa con las espigas no vaya a ser que otra más espabilada se las quite.

Cuando vuelve a casa las ve, esas que se pasan el día zascandileando, es lo que dice madre porque a ella le gusta juntarse con las otras niñas y jugar. Hace días que un hombre de esos que saben de letra se ha instalado en el pueblo, ha sentado a las otras niñas en el escalón de la escuela y les dice que se estén quietas mientras él se pone tras un aparato extraño, entonces madre la baja del carro y le coloca bien el pañuelo, hace que se siente junto a ellas.

-       -   Doralina, sonríe que te van a retratar…….

Y ella sonríe más que nadie, sabe que es la más guapa porque es la única de las niñas que lleva un pañuelo blanco.


·       *  Mi relato está inspirado por la foto que lo acompaña, buscando información he sabido que dicha foto pertenece al libro: Donde las Hurdes se llaman Cabrera escrito en 1963 por RAMON CARNICER quien desentraña la dureza de la vida en lo que se vino a llamar Las Hurdes leonesas.

miércoles, 15 de agosto de 2018

CONVOCATORIA JUEVERA PARA EL JUEVES 16 DE AGOSTO, ESTA SEMANA LA AMIGA MONICA DESDE SU BLOG NEOGEMINIS NOS INVITA A ESCRIBIR UTILIZANDO, UNO, DOS O MÁS DE LOS CINCO ELEMENTOS.


GABRIEL


Dicen que abrir la puerta de una vieja casa viene a ser como el rito que rompe con sus maldiciones, que hay una formula ancestral la cual pasa de padres a hijos cuando por cualquier circunstancia una puerta se cierra para siempre, pero a mi esa fórmula nadie me la ha pasado no me queda otra que adivinar, porque nadie me la dijo.

Cuentan, y yo lo recuerdo desde que tengo uso de razón, que tío Alberto fue durante dos décadas el mejor violinista de al menos las tres cuartas partes de Europa, que su violín acariciaba con sus notas hasta las almas menos sensibles, que no había nadie que quedara al margen de su embrujo, que hasta el mismo sol apartaba las nubes en los días más oscuros ante la magia de su violín, al menos eso es lo que me han contado siempre los mayores.

Comentan, que la historia de amor entre tío Alberto y Alicia fue como un cuento de hadas, que como no podía ser de otra forma fue la música la que los unió, que ella era una de las mejores bailarinas del ballet nacional quien en su día dejo de lado todo por cuidar con esmero a aquel pequeño diferente que nació. Eso comentan yo aún no había nacido por eso tengo que creerlos.

Susurran a mis espaldas que Gabriel, no pudieron elegir mejor nombre que aquel para un angelito como aquel, a pesar o puede que gracias a su diferencia les lleno de dicha en los siete años que vivió. Que se fue para siempre un atardecer mientras tío Alberto interpretaba para el su mejor melodía con acordes acompasados de amor.

Nadie sabe dónde marcharon, hay quien dice que cruzaron el inmenso océano para nunca más  volver. Siete candados cerraron para siempre la puerta de la inmensa casa familiar, nunca más nadie atravesaría su verja al menos mientras alguno de los dos viviera, esa era la maldición.

Camino lentamente mientras por el largo camino crujen las hojas de otoño que apenas hace unas horas acaban de caer, en mi mano dos argollas entrelazadas sostienen encerradas siete llaves, es su legado, soy su única heredera. Cuando atravieso el umbral miro al cielo y entre nubes veo a un querubín que me señala y sonríe complaciente mientras en mi oído va susurrando la formula.