miércoles, 28 de junio de 2017

Libera - Agnus Dei

CONVOCATORIA JUEVERA, JUEVES 29 DE JUNIO, NOS CONVOCA LA AMIGA CHARO INVITÁNDONOS A ESCRIBIR UN RELATO QUE NOS INSPIRE UNA FOTOGRAFIA,  DESDE SU BLOG ¿QUIERES QUE TE CUENTE?

* Os animo a leer mi relato escuchando el vídeo que lo acompaña.


ALAS DE ANGEL

Paseando por el camino del ensueño, allí donde los ojos se posan entreabiertos, es donde puedes verlos jugar, y si más no, si la imaginación no te es propicia, puedes sentir una brisa que te roza la cara.

Es una especie de aire fresco, con olor a azucenas blancas y jazmín porque,  allí donde reposan nuestros sueños habitan los ángeles. Querubines de mejillas sonrosadas que agitan sus alas al compás de su cuerpo, alas de colores indefinidos mezcla de blanco, violeta o rosa.

Sus juegos, al igual que los de nuestros niños, pasan de la tranquilidad a la persecución del coger y parar. Sus risas siempre infantiles, se mezclan con el zumbido constante de las alas. A veces, si los sigues con los ojos entreabiertos, puedes observar como briznas pequeñas de color purpurina se desprenden formando arco iris de colores múltiples.

Un día, apreté los ojos fuerte, muy fuerte, creía en mi inocencia, que si yo no los veía ellos ignorarían mi presencia y así, cuando menos lo esperasen, yo abriría los ojos y los sorprendería. Mi intención era la de poder jugar con ellos por un instante. Así que me deleité con los ojos cerrados en seguir el viento que acariciaba mi cara, aspire fuerte el olor inconfundible de los ángeles y sentí el vibrar de sus voces suaves y dulces.

Agnus dei, agnus dei……música celestial que empuja al viento, música que me empapa, que me cubre, dándome una sensación de paz inmensa. La claridad de la mañana, el sol que nace, el agua que corre y fluye en forma de voz angelical. Seguía con los ojos cerrados, reteniendo instantes al tiempo, feliz de vivir aquel momento. Porque en el fondo sabía que la felicidad en su grandiosidad es solo eso: momentos únicos e irrepetibles.

No me atrevía a abrir los ojos, no quería dar fin a todo lo que sentía, ángeles que juegan a la rueda, infancia constante, rizos negros, castaños, dorados, alas que se entremezclan, juegos y risas, risas y juegos.

Si quieres volar al país donde habitan los ángeles, allí donde el tiempo se detiene y se hace tuyo. Necesitas solo una cosa: volver a ser niña. Cierras los ojos, los vas apretando y te mantienes así, tranquila, esperando. No tardaran mucho en aparecer, primero de forma tímida, poco a poco, uno a uno. Poco después sus juegos irán en aumento, su perfume envolverá el aire, sus colores atravesaran tu piel y sus alas pasarán rozándote apenas un poco ¡no sea que los descubras! , mantente quieta ¡no abras los ojos!. Porque si lo haces, se habrá disipado la magia del instante, tu estarás aquí, en el mismo momento y lugar en que cerraste los ojos, los ángeles ya invisibles, seguirán por siempre cerca de ti, pero tú ya no podrás verlos.


11 comentarios:

  1. Sabes leyendo tú relato me has trasmitido tranquilidad espiritual y escuchando el vídeo la he alcanzado .
    Muchas gracias por volvernos niños y ver lo bonito y celestial de la vida .
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta esta fotografía, a mí me trae a la cabeza a las hadas, gnomos y demás habitantes de los bosques, pero me ha gustado mucho lo que te ha inspirado a ti, porque sí, ahí podrían jugar siempre los ángeles, en una eterna infancia. La música que has puesto le queda perfecta al relato.
    Muchas gracias por participar!
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Un buen ejercicio de visualización.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Bellísimo relato! Cerrar los ojos y volver a ser una niña, que lindo. Me dejaste llena de paz.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Un lugar mágico que has descrito igual que si hubieras estado en él.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Preciosa la música y precioso el relato, te hace soñar.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Hermoso relato , me a encantado y vaya que si es cierto, yo también los he sentido en más de una ocasión y doy fe de que si existen y que están junto a nosotros

    ResponderEliminar
  8. Una narración mágica y evocadora. Preciosa. Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Ha sido mágico Inma. Qué belleza de música y de relato. Cerraré los ojos de vez en cuando para ser la niña que hay en mí y veré los ángeles a mi alrededor. Gracias por tan bellas palabras.

    Un beso

    ResponderEliminar
  10. Toda la espiritualidad y magia detrás de los párpados, bella tranquilidad se siente.
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Encantador y soñador relato. Cuando vi esta fotografía también me imagine unas alas, lastima que no pude participar ese jueves. Te quedo una sublime y mágica inspiración, Moli.
    !Abrazo!

    ResponderEliminar