domingo, 5 de julio de 2015

INMA BLANCO




ESPERANDO A CLARA

En las primeras horas del día esta como en duermevela, siente las voces de las chicas:
 -Venga María, a levantarse, hoy toca ducha.

Se encoge en la cama, hace tiempo que odia la ducha. El momento en que se encuentra desnuda mirando un cuerpo que ya no reconoce como suyo. Cuerpo arrugado, flácido, feo….algún extraño robo su cuerpo precioso y terso.

Después de la ducha, desayuno. Que hace ella en medio de tantos viejos?. María que ya no reconoce ni su rostro en el espejo. Y piensa en el rostro de….no recuerda su nombre. Sube a la habitación deprisa y coge una foto enmarcada puesta sobre su mesita. Desde la foto un rostro dulce le sonríe, un rostro que ella mira más de cien veces durante el día. Detrás del marco un papel: - Para recordarme de Clara.
Abre un cajón y coge una pequeña libreta. Aquella donde Clara le dijo que había de escribir todo lo que le ocurriera.
-       Esta será tu memoria – le había dicho Clara, su hija el único rostro que aun recordaba.
Poco a poco, fue leyendo,  todos los días parecían igual, ni rastro de Clara. Cuantos días hacía que no venía?.

Baja hacia la entrada y se sienta esperando, como cada día hace espera la llegada de Clara. Se siente perdida y tiene miedo, en el tiempo que lleva en ese lugar ha visto infinidad de caras. Rostros desconocidos a los que se va acostumbrando, personas que la ayudan, que la cuidan, pero también que le impiden hacer muchas de las cosas que a María le gustaba hacer.

Se va a la salita y coge su libro, aquel libro de historias cortitas que le regalo Clara: - Son cuentos que solo duran un minuto, es para que los recuerdes.
Pero ella se pone a leer y se queda dormida, puede leer, conoce las letras, pero muchas veces no entiende las palabras.

Abre los ojos, es la mañana o es mediodía? Y Clara no viene?. Vuelve a la habitación, coge la libreta y cuenta los días donde no ha escrito nada sobre Clara.
Pasó mediodía, ya comió, se sienta ante un televisor en el que ve imágenes que no comprende, un murmullo de fondo, el audífono hace meses que no funciona, o no se lo saben poner….

Dormida, soñando….un beso la despierta. Su rostro se ilumina, si la felicidad tiene un nombre este es el rostro de María cuando tiene ante si a Clara.
-       Vamos a pasear? Pregunta María.
-       Hoy no podemos, llueve- responde risueña su hija- Pero ven sígueme….
María la sigue cogida de la mano, suben a la habitación. Allí esta aquel álbum, un album de fotos que Clara le hizo poco después de entrar a vivir a aquella residencia.
“María, tu vida, tu familia” pone en la tapa. Y allí esta María, joven, fresca y lozana. La María que ella reconoce y no aquel rostro desconocido que cada día la mira des del espejo.
Casi de noche Clara se marcha: - Recuerda de escribir en la libreta todo lo que recuerdes de este día.

Se despiden con un beso, María va hacia el comedor, es la hora de la cena. Clara, la guardiana de los recuerdos de María, siente como otros muchos días como las lágrimas resbalan por su cara.


DEDICADO A MI MADRE

16 comentarios:

  1. Vale Inma, acabo de actualizar el vínculo de esta entrada, ya es el directo que me has pasado y funciona.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Te puedo decir, que reconozco bien estos días, son duros!!
    Me dio gusto leer tu relato y llegar a tu blog
    cariños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si que son muy duros pero no se porque cuando se van te queda la parte hermosa....

      Eliminar
    2. Si que son muy duros pero no se porque cuando se van te queda la parte hermosa....

      Eliminar
  3. Esos días son complicados, pero hay que estar ahí, vivirlos, por todo lo que son, por todo lo que han sido.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Esos días son complicados, pero hay que estar ahí, vivirlos, por todo lo que son, por todo lo que han sido.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es parte de la vida aunque cueste, son esos dias que nos hacen crecer como personas.

      Eliminar
  5. Me acabas de sacudir el alma... parte de mi trabajo es este, asistir a una persona anciana, y hay muchas veces que todo resulta muy cuesta arriba.

    Un abrazo fuerte fuerte... y un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Solo darte las gracias por tu comentario y porque estas al lado de una persona anciana, se lo que es porque a mi la vida me llevo a cuidar de muchas y a poder aprender y aunque creia saber ya todo mi madre fue otra cosa, es realmente como un trocito de ti que vas perdiendo dia a dia, pero nunca me cansare de agradecer a todos aquellos que los cuidan.

      Eliminar
    2. Solo darte las gracias por tu comentario y porque estas al lado de una persona anciana, se lo que es porque a mi la vida me llevo a cuidar de muchas y a poder aprender y aunque creia saber ya todo mi madre fue otra cosa, es realmente como un trocito de ti que vas perdiendo dia a dia, pero nunca me cansare de agradecer a todos aquellos que los cuidan.

      Eliminar
  6. Un día que es un mundo de encuentros y olvidos. Tremenda historia que, no por más conocida resulta menos impactante. Es un día borroso en la vida de los que sin saberlo (ni quererlo) empieza la cuenta atrás. Todo lo que puede hacer Clara es seguir estando.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tube la suerte de poder estar y eso a pasar del dolor me hace sentirme agradecida. Muchas gracias y besos.

      Eliminar
    2. Tube la suerte de poder estar y eso a pasar del dolor me hace sentirme agradecida. Muchas gracias y besos.

      Eliminar