miércoles, 21 de octubre de 2015

¿POR QUE?

Esta semana el amigo Pepe des de su bloc DESGRANANDO MOMENTOS nos invita a desgranar chantajes emocionales varios y yo esta semana me he querido mojar. Mi escrito de esta semana va dedicado sobre todo a muchas de las mujeres victimas de la polio i actualmente del Síndrome Postpolio. Me preguntareis que tiene que ver una cosa con la otra, pues bien: En primer lugar el próximo sábado día 24 es el día mundial de la lucha contra la polio y en segundo lugar, porque partiendo de mi propia experiencia y conociendo la historia de muchas compañeras con polio, se que nuestra historia personal nos marcado tanto que muchas hemos sufrido chantajes emocionales varios, eso sin contar el gran numero de mujeres que han sufrido maltrato físico y psicológico en nuestro colectivo. Quiero dar constancia, a través de mi escrito, de la parte más dura que todas ocultamos de nuestras vidas.

¿POR QUE? 




Alucino, porque aun hoy casi veinticinco años después de nuestra separación, me mira con cara triste y me pregunta ¿Por qué? ¿ Qué fue lo que fallo?. No entiendo porque muchos hombres no llegan a ver lo que es obvio y continúan sus vidas sintiéndose víctimas de un pasado que pudo ser diferente.

Recuerdo que miraba tras la ventana, viendo como mis pequeñas marchaban hacia la escuela, las lágrimas resbalaban por mis mejillas con un inmenso sentimiento de culpabilidad. Yo que tanto había deseado darles la vida, me sentía culpable por no haber sabido elegir para ellas un padre mejor, que nos amara y nos comprendiera así tal y como éramos.

Yo era insegura y tenía un miedo terrible a estar sola, de hecho este miedo hace solo unos años que logre superarlo y todo gracias a la persona con quien actualmente comparto mi vida. Una de las secuelas más graves que sufrimos las personas con polio es este sentimiento de soledad y de abandono. Los años de hospitalización lejos de nuestras familias, nos han hecho así, una gran mayoría tenemos miedo a estar solos. Y en este sentimiento, muchas veces escondido, se regocijan aquellos que quieren dominar nuestras vidas. No es solo mi caso, es el de muchas compañeras con polio, en mi caso no hubo maltrato físico, tengo compañeras que aún sufren este tipo de maltrato y como yo el psicológico.

Todo comienza con un: - Mira yo a pesar de tu cojera te quiero y me casé contigo…..
No es justo, lo sabes, sabes que hasta que lo conociste eras capaz de vivir y de luchar sola, pero….Hay momentos alegres y felices en mi relación con Ginés, pero la sensación de agobio y de miedo a perderle fue superior. Cada vez que lo contradecía, cuando las cosas no eran como él quería, comenzaban las amenazas. Cogía sus cosas y hacia las maletas, la imagen era casi siempre la misma, yo llorando y suplicando, las niñas también.




No sé cuántas maletas hechas y desechas, cuantas noches sola llorando, cuantas suplicas de mi hija mayor para que no se fuera, cuanto ceder y ceder, cuanto sentirme pequeña e inútil, cuanto verme coja y fea cuando antes no lo veía……

Un día deje de quererlo, así de simple, y perdí el miedo, deje de ceder a sus chantajes, busque trabajo, me volví a enamorar, el resto vino rodado. Entonces él se empezó a sentir víctima y a hacerme sentir culpable. 

Lo más duro que recuerdo fue un día en que el recogía sus cosas ya para su marcha definitiva, las niñas estaban en casa y Ginés llamo a la mayor:
-          No te duele que me vaya? – le pregunto
La niña que aún no había cumplido catorce años le respondió:
-          Has estado toda mi vida amenazándonos con irte, haciendo y deshaciendo maletas, vete de una vez, antes me importaba pero ahora no, déjanos en paz.


Me dolió verle marchar, cabizbajo y escondiendo las lágrimas. Veinticuatro años después, cuando le comente que me casaba con la persona que durante todo este tiempo me había apoyado y amado de verdad, me miro a los ojos y me pregunto ¿Por qué? Alucino que aún no se haya enterado.


Mas chantajes emocionales en DESGRANANDO MOMENTOS

15 comentarios:

  1. Me ha conmovido mucho tu historia! Siempre hay personas que se aprovechan de la sensibilidad de otras para lograr sus objetivos. Manipulan todo el tiempo al otro con amenazas, con amagues, hasta que por fin un día el otro despierta y se les acaba la fiesta. Y ahí se vuelven la víctima, pero ya es tarde, porque todos esos daños provocados no tienen reparación.
    Me alegra saber que la protagonista ha podido rehacer su vida, con toda la felicidad que siempre mereció.
    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  2. Ciertamente, la gente abusa de la sensibilidad, del afecto de otras personas. No implica debilidad sino esa otra cosa, llámala miedo como dices, cierta inseguridad... No sé... Pero sea como sea, lo importante es que un día se abren las puertas del cielo y se ve la luz. Se toma una decisión que ha ido madurando sin darse una cuenta y arranca hacia adelante.

    Y la vida, da otras oportunidades.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  3. Muy dura esta historia, pero muy real. La felicidad empieza con el amor por uno mismo, luego llega lo demás. Tu protagonista lo supo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Qué valor el tuyo de lanzar al jueves una historia que podría ser la tuya porque suena, y mucho, a realidad de la vida. Un intento de consuelo es que ese hombre apenas se habrá enterado de la vida en todos los sentidos y que llegará al punto final con el corazón vacío y el alma desgastada por no comprender. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Me parece que él no padecía una discapacidad física, pero sí emocional, al parecer veía normal su actitud.
    Por otra parte, no sabía, pero no me extraña que el colectivo vuestro sea tan proclive a sufrir ese tipo de chantajes. Las personas que conozco son, hasta donde sé, bastante felices en su vida en pareja, también resulta que quienes viven con ella son estupendas personas.
    Besos, un relato que me ha gustado leer.

    ResponderEliminar
  6. Ainsssss Molí... me has emocionado hasta las lágrimas. No hace falta tener los post de una enfermedad para sentirse decir cosas como esas... créeme.

    Te dejo un beso y un abrazo fuerte fuerte... con toda (el) Alma.

    ResponderEliminar
  7. Soy muy consciente de las inseguridades y miedos que acarrea cualquier merma de facultades motoras, de visión, etc. Uní mi vida hace ya 45 años a una persona maravillosa que padece polio. Tuve que vencer esas inseguridades para que me aceptara, potenciar su autoestima y hacerle ver que todos sin exclusión tenemos limitaciones y que más allá de su polio, ella posee muchas cualidades que la convierten en una persona excepcional. Creo que sencillamente tuviste mala suerte en la elección. Celebro que hayas podido encontrar esa persona que te valora por lo que eres.
    Gracias por sumarte a mi convoctoria y por la forma en que lo has hecho.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Tengo un grupo de amigos que desde hace tiempo (y ya no recuerdo la razón de porque lo hacemos) cada vez que uno dice Porqué? uno que otro responde..."porque pudo"....de verdad ya no recuerdo porque lo hace,mos pero hoy cuando leí tu título, mucho antes de leer el relato, me dije..."porque pudo"....
    Y claro que al leerlo me di cuenta que si tenia que ver....pudiste!! cortaste ataduras y al hacerlo le diste entrada a la vida que te merecias...
    Un beso de esos jueveros...pero mas grande

    ResponderEliminar
  9. Dicen que no hay peor ciego que el que no quiere ver. Lo mejor es dejar marchar aquello que envenena nuestras vidas, aunque duela.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. No hay justificación para cualquier chantaje emotivo, pero este que nos cuentas es quizás uno de los más ruines.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Tremendo testimonio.
    Esa persona que no os merecía, tenía una discapacidad en el alma... y eso si que es un drama.
    Un beso

    ResponderEliminar
  12. Tremendo testimonio.
    Esa persona que no os merecía, tenía una discapacidad en el alma... y eso si que es un drama.
    Un beso

    ResponderEliminar
  13. Tremendo testimonio.
    Esa persona que no os merecía, tenía una discapacidad en el alma... y eso si que es un drama.
    Un beso

    ResponderEliminar
  14. Querida Molí: me da ganas simplemente darte un fuerte abrazo y cobijarte con mi cariño.
    Es que debe ser tan duro ese miedo. Y es tan cruel que alguien se aproveche de eso. Evidentemente, no estaba a la altura de un amor como el tuyo y el de tus hijas, pero es bueno saber que hoy tienes un compañero que dignifica el amor.
    Un beso y venga el abrazo!!!

    ResponderEliminar
  15. Bravo Inma!!! A pesar de lo mucho que te entiendo, a pesar de que esta historia, o alguna parecida, la he escuchado en muchas ocasiones, no he podido evitar que un nudo se me haya atragantado en la garganta. Lo has expuesto con una dulzura y una sensibilidad que cala el alma. Sin florituras, sin rencores, sin venganzas, como se han de explicar estas cosas, solo la verdad desnuda que por si misma ya duele lo suficiente.
    Mi cariño que ya sabes que siempre tienes, y mi alegría porque conociendo a esa otra persona, bella y cálidad, sé que te hace feliz.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar