martes, 29 de marzo de 2016

PALABRAS DE SINDEL, CONTANDO SEMANAS, SEMANA 13 DE 52

CIEGO

LOS SEIS CIEGOS Y EL ELEFANTE



Cuento popular que cuenta con diferentes versiones que van des del Budismo, Hinduismo, Sufi y Jainismo.

En la Antigüedad, vivían seis hombres ciegos que pasaban las horas compitiendo entre ellos para ver quién era el más sabio. Exponían sus saberes y luego decidían entre todos quién era el más convincente.
Un día, discutiendo acerca de la forma exacta de un elefante, no conseguían ponerse de acuerdo. Como ninguno de ellos había tocado nunca uno, decidieron salir al día siguiente a la busca de un ejemplar, y así salir de dudas.
 Puestos en fila, con las manos en los hombros de quien les precedía, emprendieron la marcha enfilando la senda que se adentraba en la selva. Pronto se dieron cuenta que estaban al lado de un gran elefante. Llenos de alegría, los seis sabios ciegos se felicitaron por su suerte. Finalmente podrían resolver el dilema. 
El más decidido, se abalanzó sobre el elefante con gran ilusión por tocarlo. Sin embargo, las prisas hicieron tropezar y caer de bruces  contra  el costado del animal. “El elefante  –exclamó– es como una pared de barro secada al sol”.

El segundo avanzó con más precaución. Con las manos extendidas fue a dar con los colmillos. “¡Sin duda la forma de este animal es como la de una lanza!”

Entonces avanzó el tercer ciego justo cuando el elefante se giró hacía él. El ciego agarró la trompa y la resiguió de arriba a abajo, notando su forma y movimiento. “Escuchad, este elefante es como una larga serpiente”.

Era el turno del cuarto sabio, que se acercó por detrás y recibió un suave golpe con la cola del animal, que se movía para asustar a los insectos. El sabio agarró la cola y la resiguió con las manos. No tuvo dudas, “Es igual a una vieja cuerda” exclamo.

El quinto de los sabios se encontró con la oreja y dijo: “Ninguno de vosotros ha acertado en su forma. El elefante es más bien como un gran abanico plano”.

El sexto sabio que era el más viejo, se encaminó hacia el animal con lentitud, encorvado, apoyándose en un bastón. De tan doblado que estaba por la edad, pasó por debajo de la barriga del elefante y tropezó con una de sus gruesas patas. “¡Escuchad! Lo estoy tocando ahora mismo y os aseguro que el elefante tiene la misma forma que el tronco de una gran palmera”.

Satisfecha así su curiosidad, volvieron a darse las manos y tomaron otra vez la senda que les conducía a su casa. Sentados de nuevo bajo la palmera que les ofrecía sombra retomaron la discusión sobre la verdadera forma del elefante.Todos habían experimentado por ellos mismos cuál era la forma verdadera y creían que los demás estaban equivocados.


11 comentarios:

  1. Moli me ha encantado está leyenda que no conocía, una linda reflexión que cada uno saca sus conclusiones de la forma que tienen de entender la vida, y claro no les quites la razón porque muy pocos dan su brazo a torcer.

    Un besazo guapa, pasa una linda semana.

    ResponderEliminar
  2. Es otra versión de esta leyenda... Yo la leí referida a la verdad ....sobre como todo el mundo cree tener la verdad de su lado... Cuando la verdad esta en todos... Besos

    ResponderEliminar
  3. Todos son sabios y describen al elefante correctamente aunque cada uno tiene su versión. Bonita leyenda. Abrazos

    ResponderEliminar
  4. Hermosa leyenda! Cada quien percibe a su modo, como puede.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Hermoso cuento! Todos tenemos una visión diferente de las mismas cosas, depende de que lado y en que situación se nos presente. Me deja reflexionando sobre el respetar las distintas formas de sentir de los demás.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Y es lo que sucede a cada momento, con la percepción que tenemos de la realidad.
    Tal vez se trate de comparar todas las percepciones para tratar de reconstruir la versión completa o lo más cercano a eso.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Nos dejas un cuento muy sabio, amiga...La realidad tiene muchas caras, por eso debemos mirarla desde diferentes perspectivas y no encerrarnos en una sola idea...La verdad tiene colores y matices que debemos descubrir con paciencia y constancia.
    Mi felicitación y mi abrazo siempre.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  8. Todos estaban en lo cierto, pero, a su vez, equivocados. Un gran relato, me da qué pensar. Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Me ha gustado mucho este cuento que desconocía. Pero en vez de compartir sus experiencias y conocimientos se aferran a su absoluta verdad y se quedan ignorantes.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  10. Me encantó esta leyenda que desconocía... y es algo en lo cual reflexiono seguido, sobre lo que es y lo que el otro interpreta, y creo que es allí donde muchos se equivocan. No en interpretar, sino en creer que esa sea una verdad absoluta...

    Felicitaciones Molí, estupendo aporte... un besote.

    ResponderEliminar
  11. Bonito cuento que desconocía, como se suele decir, cada uno vemos a través de distinto cristal.
    Un beso

    ResponderEliminar