Páginas

miércoles, 3 de junio de 2020


CONVOCATORIA JUEVERA PARA EL JUEVES 4 DE JUNIO, LA AMIGA MONTSE DESDE SU BLOG LA BITÁCORA DEL MAR, NOS INVITA A ESCRIBIR A NUESTRO LIBRE ALBEDRÍO




CARNAVAL 

Beatrice se mira en el espejo, en la belleza de su rostro languidecen unos ojos dibujados por amplias ojeras a su alrededor. Nunca hasta el día en que salió de casa su piel se mostró tan blanca, de una hermosura que superaba la perfección. Ventajas de la cuarentena, pensó, lástima que la máscara que cubría su rostro solo permitiera insinuar tal divinidad.

Sabe que ahora viene el trabajo duro, lleva días preparándose para ello. La noche anterior, lavo su cuerpo concienzudamente, restregó con fuerza hasta el rincón más recóndito. En días como hoy solo le queda esperar, en cuestión de minutos comenzará la danza macabra y será un sin parar. Se coloca con cuidado la ropa interior:  las calzas largas, las camisas que metería concienzudamente dentro del pantalón, no deja ni un centímetro sin cubrir. No permitirá que una brizna del aire putrefacto de la ciudad toque su cuerpo.

Beatrice fue educada como la mayoría de las jóvenes venecianas de buena posición, para gozar de los placeres carnales. Un año de matrimonio concertado con un hombre treinta años mayor le concedía la libertad de disfrutar de su cuerpo. La joven casada era más apetecible, más deseable por los jóvenes quienes después podían presumir de haber colocado los cuernos a otro hombre.

Es una ironía que le llamen doctor justo ahora cuando no hay ningún doctor oficial que quiera realizar su trabajo. Se coloca las botas atándolas con precisión dejando los calzones bien dentro de ellas.

El carnaval da una tregua a la infidelidad, la máscara permite pasar desapercibida, solo la apartará levemente de su cara en los momentos de galanteo. Son días con sus noches en los que todo se vale en las artes amatorias. Beatrice goza de un placer que no tiene final: comida y bebida sin tesón y sexo desbordado dentro de una orgía.

Se coloca el largo abrigo impregnado de cera aromatizada con cientos de plantas, enfunda sus manos en los guantes. Al otro lado del gran canal ya se han producido los primeros casos. Se coloca los anteojos de cristal grueso y el sombrero. Como toque final ata tras su cabeza el gran pico lleno de la mezcla de 55 hierbas protectoras. El olor dulzón y ocre de las calles que bordean los canales le recuerda que se avanzan los trabajos de desinfección.

La máscara descansa sobre la cama, el carnaval llegó a su fin y ahora toca reclusión. Beatrice vivirá los próximos días del recuerdo del gozo acumulado, pero ahora su cuerpo pide descanso. Se estira al lado de la máscara y enseguida entra en un sueño reparador.

Il dottore della morte trabaja sin tregua, cuando ya pensaba que era un mal recuerdo la peste ha vuelto a brotar con mucha más virulencia.

--Malditos carnavales—dice para sus adentros.

 Mientras miles de ratas se dan un festín con los restos del carnaval veneciano.




15 comentarios:

  1. Que historia nos has contado, después de dar placer a ese cuerpo, la peste hace de nuevo presencia, tal como lo has dicho imagino esas ratas por los canales de Venecia uinsss ..Tremendo relato.
    Gracias Moli siempre es un placer leerte.

    ResponderEliminar
  2. Oh! las venecianas son como las geishas o así lo he percibido. Un relato increíble, bueno ya no, pero sorprende lo has traído hasta nuestra actualidad y el resultado es brillante. Abrazucos

    ResponderEliminar
  3. Salir a la calle en tiempos de peste, y además mezclarse en orgías desenfrenadas, es jugar a la ruleta rusa. Pero, si puede más la lujuria que el buen juicio, habrá que asumir las consecuencias...

    Gracias por participar.

    Bss.

    ResponderEliminar
  4. Debieron ser terribles aquellos tiempos aunque claramente el paralelismo con la actualidad puede leerse. En ese carnaval del desenfreno se buscaba un escape ante el encierro, pero bien podía ser Una entrada para la tenida peste. Nada es ni fue gratis nunca ☺ un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Un tema muy actual. Grandes fiestas, los carnavales, en la forma acorde a su época, pueden favorecer las epidemias.
    En algunos aspectos, parece que la humanidad insiste en los mismos errores.
    Macabro el festín de las ratas.
    Bien contado.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Son tiempos que siempre han despertado mi curiosidad... grandes fiestas, grandes carnavales y grandes excesos que trajeron de vuelta a la peste...esperemos no sea un anticipo a la actualidad.

    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Nos has presentado un pasaje histórico en un contexto lleno de realidad que la actualidad ha dejado en pañales, quizás porque ahora los protagonistas somos nosotros.
    Muy bien traída la historia, te felicito, a mí me has hecho incluso oler los canales venecianos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Ese es el origen de lo que ahora decimos una máscara tradicional de carnaval, la del pico, cuando era, como dices en la historia, una forma de protegerse del redor de la muerte.
    Como una doble vida. La fácil, la de los placeres. La dura, la de cara a cara con la muerte.
    Me ha encantado esa dicotomía y cómo la has desarrollado. Además, una mujer en aquel tiempo...sí, debía vestirse de hombre y no hablar mucho. Así pasaba.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  9. Parece que todo se repite, volvemos a las andadas, qué cosas.

    Muy buena tu aportación.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar

  10. Ufff duro relato.
    Reflejo de nuestros días, de exceso y demasiada cercanía alocada con fiestas y reuniones.
    cuidémonos..
    beso signorina
    S

    ResponderEliminar
  11. Duros tiempos aquellos, paralelo a los actuales
    Abrazo

    ResponderEliminar
  12. Me encanta haber descubierto tu rincón y me quedo encantada en él. Estaré leyéndote y comentando siempre que pueda. De verdad que he visto a tu Beatrice y la Venecia de esa época en cada una de tus frases. Excelente narración. ¡Enhorabuena!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Estupendo relato. Crudo, siniestro. Carnaval-vida/muerte.

    Y cuantos doctores de la muerte morirían contagiados a
    pesar de las 55 hierbas en ese pico y las precauciones.
    De hecho a tu protagonista ya la veo en la morgue judicial.

    Besotes

    ResponderEliminar
  14. La peste, qué bueno recordar el origen de esas máscaras venecianas de pico. Me ha gustado muchísimo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Un relato muy acorde con los que estamos sufriendo. Ojalá pase pronto todo y volvamos a nuestras rutinas. Un bsote

    ResponderEliminar