Páginas

miércoles, 29 de julio de 2020


CONVOCATORIA JUEVERA PARA EL JUEVES 30 DE JULIO, ESTA SEMANA LA AMIGA MAG DESDE SU BLOG LA TRASTIENDA DEL PECADO, NOS INVITA A DENTRARNOS EN UN LABERINTO.




LABERINTICO

Cuando llegó a la casa por primera vez lo observó todo desde la inmensidad de sus ojos azules. El viaje se había hecho eterno sintiendo el vaivén del coche desde aquel habitáculo oscuro en el que le dijeron sus amigos que se escondiera. Por primera vez había sentido miedo de verdad hasta ese momento no había sido consciente de los peligros que lo acechaban. Una vez abierta la puerta del cubículo el temor a salir lo retuvo unos minutos más, los justos para darse cuenta de que no había escapatoria posible. Nunca había visto muros a su alrededor y ahora los veía perdidos en la inmensidad del cielo.

Los otros, no lo recibieron bien, los gritos y amenazas eran constantes por lo cual fue recluido en otro habitáculo con rejas. ¿Así que de eso se trataba? Lo habían metido en una cárcel sin que el supiera cual era el delito del que se le acusaba.
A ratos lo dejaban salir y una voz dulce lo invitaba a comer tratándolo con sumo cariño, pero el miedo seguía ahí cercenándolo por dentro. Sabía que no había sido bienvenido así que en cuanto tuvo la oportunidad se escapó. Recorrió la casa sigilosamente aprovechando que los otros dormían. Prefirió algún lugar estrecho, intuía que en los lugares oscuros era más difícil que lo encontraran y era posible que uno de aquellos lugares laberinticos lo llevaran a la puerta de salida y de esta a la calle.
Después de seguir espacios inhóspitos se dio de bruces con una especie de cuerda, solo tenía que seguirla ya que recordaba que alguien le había dicho que seguir los caminos más liados llevan siempre a una salida segura. Con sus pequeñas manos fue tirando del cabo principal adentrándose sin darse cuenta en un camino aún más oscuro que se iba estrechando hasta llegar a un punto en el que era imposible seguir. Intentó salir, pero ya era imposible girarse para hacerlo, fue entonces que el terror lo inmovilizó. Luchó con todas sus fuerzas y hasta gritó pero nadie parecía escucharlo, se rindió y entro en un sueño profundo.
--Dream cariño que susto nos habías dado….—la voz dulce lo despertó acompañada de múltiples caricias.
--Justo detrás del armarios escuchó una voz grave—Ya te dije que los gatos son imprevisibles…
* En poco tiempo Dream un pequeño gato callejero se adaptó a su hogar, los otros gatos de la casa lo aceptaron como uno más y el aprendió a superar sus miedos.

14 comentarios:

  1. Tierno y simpático relato, los animales para ellos pudiera ser un laberinto cuando los sacas de su hábitat habitual.
    Esta vez fue muy ingenioso su relato Juevero . Un abrazo y muy feliz semana.

    ResponderEliminar
  2. ¡Ostras, un gato! No me imaginé que se tratará de un gato. Fui pensando en un orfanato, en algún lugar de acogida... Vamos, lejos de ese final, desde luego.
    Impresionante tu reto, amiga.

    Mil gracias por acompañarnos en esta convocatoria y por ¡¡sorprenderme con ese final!
    Un beso muy grande.

    ResponderEliminar
  3. Esos gatos maravillosamente imprevisibles y desobedientes, igual dan 'para un roto que para un laberinto"

    ResponderEliminar
  4. Pues que me has sorprendido!! Un gato, y si ellos son muy encariñados con los lugares y cuando les cambia, debe ser un laberinto de emociones hasta hacer del lugar suyo.

    Un abrazo Moly :)

    ResponderEliminar
  5. Yo había pensado que se trataba de un perro... tan lejos no estuve! jajaja Un beso

    ResponderEliminar
  6. Me producen ternura los gatos. Un final inesperado.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Muy simpático, sin bien al principio es un poco inquietante.

    Por los gatos, esos reyes de las casas. Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Hasta los gatitos sufren en un laberinto.
    Quizás este Dream ni soño que atravesaría uno.

    ¡Toda una sorpresa gatuna!

    Menos mal que no era egipci, lo hubieran momificdo jajaja

    Besotes

    ResponderEliminar
  9. ¡Ah! y Me encantó tu relato con esa dosos de suspenso justa hasta que se desvela la identidad del protagonista.

    ResponderEliminar
  10. Oh..qué ternura de relato..si es que los animales fuera de su día a día...
    Me ha encantado...sobre todo por la dosis de ternura y ése puntito inquietante al principio.
    Un beso

    ResponderEliminar
  11. Muy bien hilvanado, una historia que sorprende en el final.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  12. La curiosidad mató al gato.
    Feliz y curioso final, me gustó
    Un placer leerte

    ResponderEliminar
  13. Yo sospechaba algo como eso, aunque no que se tratara de un gato.
    Bien planteada esa revelación.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Tierno, un bonito final llegar a esa casa que lo acoge con cariño después de deambular por las calles, me gustó
    Abrazo

    ResponderEliminar