sábado, 5 de septiembre de 2015

DEDICADO A P

Para la convocatoria del jueves día 3 de septiembre, la amiga Perla Gris nos animaba a participar con un tema sugerente: Leyendas de nuestra tierra. Yo banyolina de adopción considero Banyoles mi tierra, como otras está claro. Banyoles es una ciudad de agua, famosa por su “estany” o lago.  Cerca del lago que la mayoría conocemos se encuentran otros lagos más pequeños pero no por eso menos mágicos y enigmáticos. No es extraño que las Aloges o Dones d’aigua tengan un papel fundamental en las leyendas de Banyoles.



LES ALOGES
Son frágiles, preciosas, alegres y encantadoras. Les aloges o hadas del agua suelen vivir en aquellos lugares por donde corre el agua: fuentes, ríos, lagos….suelen salir por las noches, por eso es bastante común ver durante la noche algún “despistado” dando la vuelta por el lago y sus alrededores, yo lo confieso, soy una de esas personas despistadas que volteo por el lago algunas noches esperando que en algún rincón aparezcan les aloges con sus mágicos poderes, verlas aun no las he visto, pero sentirlas, si que se sienten, por eso os invito a pasear por el lago alguna noche pero para eso primero tenéis que conocer la historia……



Paratge de les Estunes

Hace mucho tiempo que una viejecita se encontraba paseando por el lago cerca del paraje de las Estunas, la noche estaba iluminada por una gran luna. De golpe vislumbro una luz cerca del agua, la viejecita se desvió de su camino habitual y fue a ver quién o qué cosa producía aquella luz. Lo que vio la dejo muy sorprendida, allí entre piedras y follaje descubrió un grupo de hadas preciosas que danzaban. No queriendo interrumpirlas marcho pero en el camino piso una pequeña rama que grugió haciendo un pequeño ruido. Les aloges sorprendidas la rodearon y enfadadas le dijeron:

-         Viejecita, ya que nos has visto y molestado, cuando amanezca tendrás que lavar nuestra ropa. Un regalo te daremos si cuando salga el sol has terminado. Mil maleficios conjugaremos si la noche se te ha escapado.

Y la viejecita asustada sin pausa se puso a lavar, y en poco rato ya tenía toda la ropa lavada. Entonces las hadas juguetonas cumplieron su palabra.

-         Aquí tienes tu bolsa con tu regalo pero no puedes abrirlo hasta que no llegues a  casa!

Así lo hizo la viejecita y cuando llego a casa y abrió la bolsa vio maravillada que la bolsa estaba llena de oro.
Aquella mañana era día de mercado así que contenta se fue a comprar, aquel día pudo permitirse todos los caprichos que durante años se había negado y aun le sobro mucho oro para seguir gastando. Pero en medio del mercado se encontró con su mejor amiga quien le preguntó cómo había conseguido aquella fortuna y ella de forma discreta le explico la historia de les aloges.

La amiga, ambiciosa, se fue a su casa corriendo y estuvo allí esperando que llegara la noche para ir hacia el lago, pensando en lo que haría con semejante cantidad de oro.

Llego la noche y la amiga salió hacia el paraje de las Estunes y espero, cuando vio a las hadas de agua tiro una montaña de leña armando un gran ruido. Les aloges no tardaron en rodearla y al igual que a su amiga le dijeron:

-         Viejecita, ya que nos has visto y molestado, cuando amanezca tendrás que lavar nuestra ropa. Un regalo te daremos si cuando salga el sol has terminado. Mil maleficios conjugaremos si la noche se te ha escapado.

Y ella muy contenta se puso a lavar la ropa y acabó de lavarla muy pronto, y al igual que a su amiga, las hadas de agua le dieron su regalo haciéndole la misma advertencia:
-         Aquí tienes tu bolsa con tu regalo pero no puedes abrirlo hasta que no llegues a  casa!

Así la amiga cogió el camino hacia su casa pero a medio camino le pudo la codicia y abrió la bolsa encontrando está llena de cebada. Enrabiada y enfadada, cogió la bolsa y la lanzo dentro del bosque.

Cuando llego a su casa todos la miraron maravillados, pues su falda estaba llena de hilos de oro que brillaban con el efecto del sol. La amiga recogido todos los hilos y el polvo de oro que pudo y se fue corriendo hacia el bosque, pero no encontró ni una pizca de oro y preguntando a las hadas estas le dijeron que lo había hecho volar todo el viento.
Y fue así como la amiga volvió a casa igual de pobre y sin querer saber nada más de les aloges.

                        Estanyol de la Cendra


11 comentarios:

  1. Preciosa Molí, me encanta este relato, las hadas de tu historia son parecidas a les Xanes de mis tierrina, son seres que siempre me han fascinado... magia, hechizos, oro, recompensa o castigo... son traviesas todos ellas... Y la avaricia convirtió en cebada el oro de esa mujer...
    Me ha gustado muchísimo... Muchas gracias por participar en esta convocatoria tan especial para mi por partida doble, por P y por ser la primera que llevo a cabo...
    Mil besines...

    ResponderEliminar
  2. Las hadas son seres tan fascinantes, aunque no conviene hacerlas enojar.
    Que buena historia.

    ResponderEliminar
  3. Una bella historia sobre hadas, aloges, xanes, ninfas, pues todos esos nombres reciben esos mágicos seres que aprovechan las noches para danzar en las riberas de los ríos.
    Me ha encantado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Hadas, bosques, lagos, una leyenda encantadora Inma, muy amena y con su moraleja final. Los habitantes mágicos del bosque siempre son personajes fascinantes.
    Las fotografías que has adjuntado son preciosas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Asi son las historias con Hadas y duendes..siempre hay una moraleja que dejan para enseñarnos esta vez, que la avaricia lo único que deja es...nada...besosss

    ResponderEliminar
  6. Me encantan las hadas... en este caso algo traviesas, pero cumplidoras de su palabra.

    La codicia y la avaricia nunca son buenas...

    Me ha gustado muchísimo.

    Mil besos.

    ResponderEliminar
  7. Me encantan las hadas... en este caso algo traviesas, pero cumplidoras de su palabra.

    La codicia y la avaricia nunca son buenas...

    Me ha gustado muchísimo.

    Mil besos.

    ResponderEliminar
  8. Desde luego que es una leyenda mágica...desde luego que apetece pasear cerca del lago, ya no tanto por el premio como por ver a tan maravillosas criaturas...
    Me ha encantado.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Desde luego que es una leyenda mágica...desde luego que apetece pasear cerca del lago, ya no tanto por el premio como por ver a tan maravillosas criaturas...
    Me ha encantado.
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Una curiosa leyenda que castiga la codicia y premia la inocencia. Me ha gustado. Besos.

    ResponderEliminar
  11. Me ha gustado mucho este cuento de hadas, y lo has contado de una forma muy amena.
    Disculpa por este comentario tan tardío.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar