jueves, 1 de octubre de 2015

T’ESTIMO       Cas nuestra amiga uruguaya nos invita desde su Balcón a enamorarnos de las palabras. Mi palabra: t’estimo tiene algo de trampa ya que es la unión de dos palabras, cosas del catalán. Es una palabra que me llego al corazón nada más oírla. T’estimo, no es él te quiero más posesivo, no es te amo, más romántico, no es je t’aime ni I love you. T’estimo va más allá, en el comienzo del mundo, la dulzura, el cariño, la comprensión y el amor.

T’ESTIMO




Cuando traspaso el estrecho túnel de golpe sintió la potencia de la luz, unas manos que la estiraban, el frió, el temblor, el miedo. De manos a manos, un golpe, un llanto profundo que salía de ella. Poco después, unos brazos suaves, unos labios sobre su cara, casi un susurro acariciándola: t’estimo,  justo en ese momento desapareció el frió, el temblor y el miedo, sintió un calor dulce que la cubría, cerró los ojos tranquila y se durmió.

Laia juega, corre, salta solo le faltan alas para volar. En la quietud de la noche, vuelve el miedo y grita: -Mama, no puedo dormir, ven.- Ana corre, casi vuela, coge el libro preferido de su pequeña, lentamente va leyendo, Laia va entornando los ojos, se queda dormida. Un beso y un susurro: t’estimo.

Volando pasan catorce años, Pedro la espera a la salida de la escuela, la coge de la mano, estira de ella, van recorriendo las calles estrechas. En un rincón la abraza, junta sus labios con los de ella. Los labios entreabiertos, la dulzura del beso y casi en un suspiro: t’estimo.

Las lágrimas resbalan por sus mejillas, acaba de cumplir dieciocho años. - El primer amor no es siempre el definitivo- le había dicho muchas veces Ana su madre, junto a ella Sandra su mejor amiga. La abraza, la reconforta y de forma suave sale la palabra: t’estimo.

Veintidós años de vida, acaba de dar su sí más definitivo, mira a Gabriel profundamente a los ojos, el juez espera sonriente, juntan los labios abrazados, vuelve el susurro: t’estimo.

La palabra mágica, la más bella aparece en cada momento de su vida, cuando se comen a besos Gabriel y ella, en los momentos dulces, en los ardientes, después de un enfado, después de un éxito o de un fracaso: t’estimo.

En el instante en que su cuerpo estaba a punto de explotar, cuando creía que no podía aguantar más,  fue cuando vio aparecer la cabecita de su hijo, poco después, con el niño entre sus brazos le susurra tiernamente en el oido: t’estimo.

Pasan los días, los años, Gabriel se marcha, crece su hijo, se queda sola, nacen sus nietos, sus manos vuelven a entrecruzarse con las de otro hombre: t’estimo.

Ana empieza a depender de Laia, los años no pasan en balde, la madre se torna hija, la hija se torna madre. Los papeles se invierten en parte, muchos días llorando se funden en un abrazo: t’estimo.

En la noche más larga no brilla la luna, Ana estirada en la cama de hospital va viendo como los rostros casi olvidados se desdibujan, solo una cara presente, la seguridad de una sonrisa, el aire se agota, la oscuridad absoluta, el frió, el temblor y el miedo vuelven. Unos labios en sus oídos, unas lágrimas, y mientras marcha ya para siempre la palabra más bella sale de la profundidad de Laia : t’esssssstimo.








11 comentarios:

  1. No dire nada...porque el nudo se me atraganta en otro nudo...interpreta este silencio en un t`estimo

    ResponderEliminar
  2. Qué hermoso!...qué profundo!.. muy conmovedora la intensidad de esa palabra que nos presentas!... ha sido un placer enorme conocerla a través de tu aporte. Gracias!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Simplemente, amor. Tan sencillo y tan complicado.
    Tan fácil decir t'estimo... Tan complicado, a veces, demostrarlo.

    Besos enormes.
    Petonets.

    ResponderEliminar
  4. Uffffff Molí... me has dejado con una emoción tan grande... Qué maravillosa palabra has elegido, te aplaudo sinceramente.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Toda una vida de intensos momentos, entralazada a esa palabra. Una palabra para tenerla presente siempre, para decirla y escucharla siempre.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. La vida enlazada a una palabra, una palabra que contiene sentimiento, que tiene corazón, que palpita en los sentidos. Es muy emotivo ese pasaje por cada etapa de la vida de la protagonista -difícil no verse reflejada en varias de sus instancias. Ha sido un gusto leerte!
    Un beso, de otra uruguaya que se asoma con todo el amor que siente por las letras.
    Gaby*

    ResponderEliminar
  7. Qué texto maravilloso! El paso de la vida a través del amor, todas las etapas selladas por esa expresión tan importante para reunir fuerzas ante cualquier adversidad. Me ha encantado leerte, me ha llenado el alma.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  8. Una vida, en su sucesión de hechos, con una constante:el amor. Conmovedora expresión, hermosa, que suena a paraíso encontrado. Una historia que en sus ausencias se va llenando con cariños renovados, como le sucede en la vida, a los que abren su corazón y buscan lo importante; el afecto.
    Bendición que te lo digan, bendición poder decirlo.
    T'estimo, Es bello, sensitivo, esperanzador, inmenso (Dicho por Luis Llach, es particularmente emocionante).
    Te dejo mi cariño, dicho en esa frase, y mi agradecimiento por tan emotiva participación.
    besos

    ResponderEliminar
  9. Una palabra donde comienza la secuencia de los más bellos sentimientos.
    Es un encantador texto, muy sutil con tan elegante palabra.
    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Me ha gustado muchísimo tu relato, y sobre todo esa palabra que significa tanto, " T'estimo" tienes razón el amor es tan importante, y sobre todo decirlo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. La palabra elegida por ti, se me antoja como un pincel que va poniendo color a los momentos importantes de una vida. Ojalá que todos podamos oirla muchas veces.
    Un beso

    ResponderEliminar