lunes, 8 de febrero de 2016

PALABRAS DE SINDEL contando semanas, semana 6 de 52



FRAGILIDAD

Hace unos días fue tu primer encuentro con el mar,
La fragilidad de tu cuerpo frente a toda la inmensidad.
El próximo verano, seguro que cogerás su arena con tus manitas e intentarás comerla.
Te diremos que no y seguro que te enfadaras
Eres frágil aun y vas aprendiendo a través de tu boca todo lo bueno y malo de la vida con el riesgo que eso comporta.
Durante años tu fragilidad se enfrentar a este mar precioso que susurra en tus oídos.
Sentirás la brisa que acaricia tu cuerpecito y acabaras toda tu oliendo a mar.
Sentirás tus piececitos en el agua y como las olas te arrastran con fuerza a la vez que la arena resbalara por tus dedos haciéndote cosquillas.
Junto al cuerpo de mama te adentraras en el mar feliz de aliviar tu calor en toda esa agua fría.
Y escupirás el regusto de sal cuando una ola haga de las suyas.
Con los años pasearas por la orilla o saltaras persiguiendo olas.

Ahora  observa por primera vez tu mar y recuerda:

Frente a él tú siempre serás frágil

10 comentarios:

  1. Qué lindo, ese bebito en la playa viviendo sus primeras experiencias, tan frágil, tan tierno.
    Seguramente irá aprendiendo los trucos para poder manejar su fragilidad y se irá fortaleciendo con los años. Pero es cierto, frente a la naturaleza siempre somos frágiles.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Un niño es frágil por eso debemos velar por el, son lo mejor que el mundo nos ofrece. Muy lindo tu aporte. Abrazos

    ResponderEliminar
  3. Pero que guapo es este nene o nena... No recuerdo bien.
    El mar, la inmensidad del mar... En realidad, somos pequeños ante cualquier acontecimiento, realidad, que la Naturaleza nos brinda.
    Somos pequeños hasta en el sigiloso ruido que hace una hoja al caer de un árbol.

    Un beso enorme y disfruta mucho de ese bebé y del mar. En´señale a respetarlo sin miedo y a amarlo.

    ResponderEliminar
  4. Me recuerda a mi hija cuando era pequeña, que también se comía la arena. Esa fragilidad la tornarà cada día más fuerte para poder disfrutar de ese mar.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Precioso y sensible escrito sobre la fragilidad.
    Así es, cuán frágiles somos en los primeros años de vida.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  6. Que bello relato de esa primera impresión del bebe ante un inmenso mar y en su aparente fragilidad, ira adquiriendo el aprendizaje para ser alguien importante siempre bajo el amor de quien le quieren.
    besos

    ResponderEliminar
  7. Qué llenos están los primeros encuentros con el mundo que nos rodea, es una pena que no seamos conscientes de ellos, pero a cambio los vivimos en hijos y nietos.

    ResponderEliminar
  8. Moli, muy hermoso el post...Has expuesto la pequeñez y fragilidad de un niño frente a la inmensidad y la fuerza del mar...Ahí estamos todos y debemos ser conscientes de ello...Mientras nuestro espíritu, como gaviota, alza el vuelo y nos invita a soñar...
    Mi felicitación y mi abrazo.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  9. Que maravilloso encuentro... todos somos frágiles delante a su inmensidad, pero quien lo ama (y yo soy una de ellas) saca de él una fuerza aún más grande.

    Hermoso, todo y más esa bebé. Un beso.

    ResponderEliminar
  10. La fragilidad de un niño ante la inmensidad del mar. Desde pequeños tenemos que aprender lo limitados que somos y la mejor manera de vivir con esas limitaciones.
    Me ha gustado tu relato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar